Chicago rompe tabúes con su nueva alcaldesa, negra y gay

La nueva alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot./Reuters
La nueva alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot. / Reuters

Respaldada por el 74,2% de los votos, la abogada Lori Lightfood llega al ayuntamiento con el reto de emprender reformas en pro de la justicia social

MERCEDES GALLEGOCorresponsal. Nueva York

Al Capone no hubiera dado crédito de cuánto cambian las cosas en unas cuantas décadas. La ciudad del hampa que gobernaba con mano dura sigue siendo una de las más violentas de EE UU, con más de 600 homicidios al año, pero ahora será una mujer la que venga a poner orden. Lori Lightfood, de 56 años, ya hubiera hecho historia con cambiar las reglas del patriarcado político al convertirse en la segunda alcaldesa de la ciudad, tras el reinado de Rahn Emanuel, antiguo jefe de gabinete de Barack Obama. Sólo que ahí no queda la cosa.

Con la ola anti 'establishment' que mueve la política mundial los electores quisieron dar un golpe sobre la mesa para reinventar Chicago como una ciudad en la que «no importa de qué color eres, ciertamente no importa lo alta que seas (mide 1,54) y ni siquiera importa a quién ames, mientras ames», proclamó la nueva alcaldesa en la noche de su victoria. «Y dejadme decirlo de nuevo: no importa a quién ames, mientras ames con todo tu corazón», repitió con hincapié.

LA CLAVE

Criminalidad.
La ciudad sigue siendo una de las más violentas de Estados Unidos, con más de 600 homicidios al año

Con su pareja, Amy Eshleman, que cuida a tiempo completo de su hija de 11 años, Vivian, Lighfoot fue en 2013 una de las primeras en plantarse en el ayuntamiento para casarse el día en que se legalizaron los matrimonios homosexuales. Su rival en estas elecciones también era una mujer negra, pero los votantes querían separarse del 'establishment' y Toni Preckwinke era su representante. Lightfoot, una abogada que ha trabajado con la Policía de Chicago y a la que se acusa de ser demasiado blanda con los uniformados, no dudó en despedazarla a la cara durante los debates que han sostenido. Una vez terminada la batalla el martes por la noche, sus primeras palabras fueron para tenderle la mano y trabajar juntas por la ciudad que aman. «Nuestras diferencias no son nada en comparación a lo que podemos obtener juntas», la invitó.

Activismo

No es que le haya ganado por los pelos. La afroamericana de voz firme que tuvo un hermano en la cárcel por «forzar a las mujeres, golpearlas para que se pusieran en las calles y vendieran su cuerpo para él», admite, ha sido elegida con el 74,2% del voto, aunque lo haya ejercido menos del 30% del censo. Por cierto, fue ella quien convenció a sus padres para que no hipotecaran la casa para pagar la fianza de su hermano, que se pasó dos décadas en la cárcel.

Detrás de su elección hay un resurgimiento del 'black power' sembrado por el movimiento Black Lives Matter que surgió hace cuatro años en Misuri tras el asesinato de Michael Brown a manos de la policía. Lighfoot no es parte de ese círculo, pero aceptó de buen grado su respaldo y se ha comprometido a una reforma en pro de la justicia social que, como abogada, jurista, asistenta del fiscal del distrito y administradora jefe del Departamento de Estándares Profesionales de la Policía de Chicago tocará todos los temas que preocupan a los activistas.