Caos en Venezuela

La UE mantiene el grupo de contacto pese a la expulsión de los eurodiputados populares

Los cuatro europarlamentarios españoles expulsados de Venezuela, a su llegada ayer al aeropuerto de Madrid./Nico Rodríguez / efe
Los cuatro europarlamentarios españoles expulsados de Venezuela, a su llegada ayer al aeropuerto de Madrid. / Nico Rodríguez / efe

Bruselas «lamenta» el veto de Caracas a los parlamentarios y Borrell recuerda que se representaban«a sí mismos»

Salvador Arroyo
SALVADOR ARROYOCorresponsal

La reunión ayer de los ministros de Exteriores de la Unión Europea en Bruselas se había programado para estudiar un refuerzo de las medidas de presión contra el Gobierno de Nicolás Maduro antes de que el Ejecutivo chavista impidiera el domingo la entrada en el país a cinco europarlamentarios que habían sido invitados por el «presidente encargado» Juan Guaidó. Pese a que una de las opciones sobre la mesa era suspender los contactos del grupo mediador de trabajo que se creó cuando estalló la crisis política en el país latinoamericano y que promueve una serie de reuniones con los dirigentes bolivarianos, los cancilleres defendieron la labor de un instrumento que consideran fundamental para conseguir unas elecciones libres y democráticas en Venezuela.

El popular Esteban González Pons, uno de los cinco eurodiputados expulsados por Caracas, reclamó a su llegada a Madrid que la Unión Europea se retire del grupo de contacto, sancione al ministro de Exteriores venezolano por impedir su entrada en el país y despoje de sus credenciales a los embajadores de Maduro ante Bruselas. Los cancilleres comunitarios «lamentaron» el veto a la delegación del Partido Popular Europeo (PPE) pero defendieron el grupo de contacto, un 'puente' que se incorporó a la declaración de condena aprobada por el Parlamento Europeo en enero. Un texto promovido inicialmente por el PPE que reconocía la legitimidad de Guaidó y que salió adelante por una amplia mayoría de eurodiputados, entre ellos los socialistas, precisamente por incorporar la fórmula de negociación paralela.

El mecanismo de diálogo se incorporó a la declaración del Parlamento Europeo

La continuidad de este mecanismo de diálogo no se cuestionó ayer, según explicó en rueda de prensa la Alta Representante de Política Exterior de la UE. «Todos los Estados miembros reafirmaron lo crucial que es tener este instrumento que, probablemente, es el único que podemos utilizar para estar al mismo tiempo en contacto con los actores relevantes con el objetivo claro de elecciones democráticas, pacíficas», defendió Federica Mogherini. Esta misma semana, un funcionario de su departamento prevé entrevistarse en Caracas con miembros del Gabinete que 21 países del club (encabezados por España, Alemania, Francia o Austria) desacreditaron tras reconocer como mandatario legítimo interino a Guaidó.

Los cinco eurodiputados expulsados, según relató el popular Estebán González Pons, integrante de la delegación, fueron arrestados a su llegada al aeropuerto venezolano, encerrados en una habitación (estuvieron acompañados por los embajadores de la UE, España y Países Bajos) y privados de sus pasaportes antes de ser embarcados en un avión de regreso a España. Una decisión que recibió enérgicos mensajes de condena de los ministros de España y Francia. Josep Borrell, tras relatar los intentos frustrados para que se permitiera el acceso al país de los representantes del Parlamento Europeo subrayó que «nosotros habríamos deseado que entraran y condenamos la actitud del Gobierno de Venezuela, del señor Maduro, Gobierno que como saben está puesto en cuestión, de no dejarles entrar».

González Pons sostuvo que la invitación de Guaidó convierte su visita en un «viaje oficial»

Ministro «chavista»

En los mismos términos se expresó el responsable francés, Jean-Yves Le Drian. «Protestamos enérgicamente por las condiciones en las que fueron expulsados cinco diputados europeos que iban a preocuparse por el proceso democrático en Venezuela», dijo. Además de Gonzalez Pons, en la expedición figuraban Esther de Lange, vicepresidenta del Grupo del Partido Popular Europeo (PPE) y Paulo Rangel, también vicepresidente de este grupo. A ellos se sumaban José Ignacio Salafranca Sánchez-Neyra, integrante de la comisión de Asuntos Exteriores del PE; Gabriel Mato Adrover; y Juan Salafranca, secretario general adjunto del grupo parlamentario PPE.

El ministro español de Exteriores quiso dejar claro que los eurodiputados no viajaban en nombre de una institución europea sino que se representaban «a sí mismos». Por ello, Josep Borrell consideró «despropoporcionado» pedir a España que se retire del grupo de contacto. González Pons arremetió contra el canciller, al que tildó de «chavista» y consideró situado de parte del «tirano» Maduro. «Por eso no le invitan los demócratas de Venezuela», dijo, al tiempo que consideró una invitación de Guaidó como un «viaje oficial».

Guaidó recuerda los cinco años de detención de Leopoldo López
Juan Guaidó

El presidente del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, reconocido como mandatario interino por más de medio centenar de países, afirmó que «no va a ser a través del miedo» como el gobernante Nicolás Maduro va a «prohibir el ingreso de la ayuda humanitaria». En una rueda de prensa por el quinto aniversario de la detención del líder opositor Leopoldo López, Guaidó dijo a quienes «hoy usurpan funciones» de gobierno, como considera que hace Maduro, que «no ha sido a través de la violencia (...) como han podido detener la lucha democrática». «Y no va a ser a través del miedo como van a prohibir el ingreso de la ayuda humanitaria. No va a ser a través de la persecución, a través del bloqueo de una vía», subrayó.

Una coalición internacional ha comenzado a almacenar ayuda humanitaria para Venezuela en un centro de acopio en la ciudad colombiana de Cúcuta con la cual Guaidó espera atender las necesidades más inmediatas de unas 300.000 personas que, afirma, están en grave riesgo. El Ejecutivo de Maduro ha bloqueado y desplegado militares en el puente de Tienditas, una moderna infraestructura sin estrenar que conecta los dos países y por la que se esperaba que llegara parte de la asistencia.

«Si algo le debe quedar claro hoy al régimen de Maduro, quien usurpa funciones a través de la persecución, de la cárcel, del asesinato político tampoco ha podido detener a un pueblo de Venezuela que quiere cambio, que quiere vivir bien, que quiere prosperidad», dijo Guaidó. Con estas palabras el dirigente opositor hizo alusión a López, líder de su partido, Voluntad Popular (VP, socialdemócratas), y a otros presos. Mandó un mensaje a López, bajo régimen de prisión domiciliaria, a quien dijo que «si hay un testimonio hoy (...) es que la unidad siempre se sobrepone a la dificultad».

Ayuda para Cúcuta

«Esta fecha (de la detención de López) se va a recordar no como la de un encarcelamiento, sino de resistencia, de que no han podido detener las ganas de cambio, de transformación, del espíritu democrático del venezolano», clamó. Para Guaidó, Maduro ha pretendido «usar los recursos del país, saqueándolos, robándolos» para «doblegar» a la oposición y «ejercer control social y miedo».

El Gobierno chavista, por su parte, anunció un concierto de dos días, los próximos 22 y 23, en la frontera colombo-venezolana, paralelo al recital con artistas internacionales organizado por el multimillonario Richard Branson a favor de la entrada de ayuda. «Hemos acogido una propuesta de una gran cantidad de artistas venezolanos que solicitaron un encuentro cultural, un gran concierto por la paz y por la vida con dos lemas (...): 'Para la guerra, nada' y 'Hands off Venezuela' (Manos fuera de Venezuela)», anunció el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez. Caracas enviará además 20.000 cajas de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) a la población vulnerable de la ciudad colombiana de Cúcuta.