España se plantea reconocer a Guaidó si Maduro no convoca elecciones en Venezuela

Borrell, durante su comparecencia de hoy. /Efe
Borrell, durante su comparecencia de hoy. / Efe

Es la opción que ya han escogido otros países como Alemania o Francia y, además, se habla de un período de tiempo «corto»

EL CORREO

El Gobierno español se plantea reconocer al líder opositor venezolano Juan Guaidó como presidente «interino» si Nicolás Maduro no accede a la petición de elecciones «libres inmediatas» en Venezuela. Se trata de una opción que ya han elegido otros países como Alemania o Francia. Así lo ha anunciado este viernes el ministro de Exteriores, Josep Borrell.

«Si no existe la menor voluntad del régimen venezolano de proceder a la convocatoria de elecciones», entonces «nos plantearíamos la adopción de otras medidas, entre las que se incluye el reconocimiento como presidente interino» de Guaidó, quien como presidente de la Asamblea Nacional venezolana tendría la responsabilidad de convocar esos comicios, ha indicado el ministro exactamente.

Más información

Borrell ha explicado que actualmente los países europeos están celebrando en Bruselas una reunión técnica sobre Venezuela, en el marco del Comité Político y de Seguridad (COPS), una instancia encargada de seguir la situación fuera del bloque y formular recomendaciones a sus líderes. Y ha recordado que la UE aboga por la convocatoria de elecciones anticipadas como salida a la crisis. «Se ha planteado la necesidad de que esa exigencia de elecciones vaya acompañada de alguna clase de definición del plazo temporal en el que éstas deberían tener lugar», ha matizado. Por ello, «pedimos al presidente de facto de Venezuela [Maduro] que convoque unas elecciones de manera que podamos garantizar que son libres y justas», ha enfatizado.

Borrell ha asegurado que «la mayoría» de los socios de la UE están en la misma línea, y ha comentado que «si no hay el necesario acuerdo a nivel europeo, no vamos a permanecer inactivos», porque España tiene una «clara voluntad de acción en beneficio de la restauración de la democracia en Venezuela». No obstante, ha matizado que el eventual reconocimiento de Guaidó no tendría «efectos mágicos», ya que este gesto «no le entrega por arte de magia los resortes del poder político y administrativo». En cualquier caso, apostilló, «lo que no vamos a hacer es hacer tuits pidiendo al ejército venezolano que derroque violentamente al régimen». Reconoce así las complicaciones de la posición europea.

No es el momento del diálogo

Borrell no ha querido precisar cuál sería ese plazo que debe fijar la UE, pero ha dejado claro que no puede ser «de la noche a la mañana», porque la UE no debe «hacer seguidismo de otros países», pero tampoco se puede «dilatar» y que se pierda una ocasión en un momento en el que la oposición venezolana ha actuado de manera contundente. En un momento de la comparecencia ha aludido a plazos como cinco o siete días o dos semanas. Para el ministro español, ya no es el momento de «un proceso de diálogo que se pueda eternizar».

Además, ha hecho un llamamiento a los partidos de la oposición en España que muestren «actitud constructiva» que se centre en buscar soluciones, no en «erosionar al Gobierno». Según ha dicho, el Ejecutivo no busca rédito político, sino una solución, y eso le obliga a «hacer algún equilibrio», mientras que «los que no tienen responsabilidad de Gobierno se pueden permitir posiciones» que tal vez no ayudan a la solución.

Así, aunque la UE no reconoce el nuevo mandato de Maduro, porque fue elegido en unas elecciones que el bloque europeo no reconoció, ha justificado que se le dé a él la oportunidad de convocar elecciones porque es quien tiene los «resortes administrativos». Sin embargo, ha subrayado que deberían celebrarse «con supervisión y garantías internacionales».

 

Fotos

Vídeos