Bolsonaro culpa a ONGs de provocar el incendio en el Amazonas

Vista aérea del incendio./REUTERS
Vista aérea del incendio. / REUTERS

El presidente atribuye a la «acción criminal» de estos grupos los 71.497 focos activos en la selva, considerada el pulmón del planeta

MARCELA VALENTEBuenos Aires

En un nuevo exabrupto contra los ambientalistas, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, sugirió este miércoles que el dramático incremento de los incendios forestales en la Amazonia es obra de organizaciones no gubernamentales a las que les cortó el financiamiento.

Mientras el ruego por la Amazonia era tendencia mundial en la red social Twitter debido al fuego que está arrasando el mayor bosque tropical del globo, Bolsonaro dijo que «puede haber, sí, una acción criminal de esos 'oenegeros' para llamar la atención contra mí y contra el gobierno de Brasil». Y añadió: «es la guerra que nosotros enfrentamos».

Según el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE) hay 71.497 focos de incendio en Brasil, la mayoría en la Amazonia. Se trata de un desastre que supera en un 83% los incendios registrados en el mismo período de 2018, uno de los años más trágicos.

Los expertos señalan que el fuego no es producto de la sequía sino de la deforestación. Este mes Bolsonaro destituyó al titular del INPE después de que el organismo divulgara que en junio la deforestación había registrado un aumento del 88,4% respecto al mismo mes de 2018.

La falta de compromiso del gobierno brasileño por la preservación del pulmón del planeta hizo que Noruega y Alemania cortaran el financiamiento que entregaban al Fondo Amazónico, un gesto que potenció los reclamos de los ambientalistas.

«Que reforeste Alemania»

En respuesta a Noruega, que frenó el envío de 27 millones de euros, Bolsonaro publicó en Twitter un video de la muerte de ballenas promovido presuntamente por ese país. En realidad, las imágenes pertenecían a Isla Feroe de Dinamarca.

Sobre Alemania, que bloqueó 35 millones de euros, el presidente dijo que Brasil «no los necesita». «¿Cuál era el otro país?», preguntó aludiendo a Noruega. «¿Suecia? Ah, sí, Noruega. Que le envíe (el dinero) a Ángela Merkel para que reforeste Alemania», ironizó.

Bolsonaro lleva a cabo una política favorable a la expansión de la agricultura sobre la Amazonia. Por eso su ministro de Ambiente, Ricardo Salles, fue abucheado por ecologistas este miércoles durante el foro de la Semana del Clima celebrado en Salvador.