Los residuos de las queserías serán reciclados en alimentos y biocombustible

La dirección de Innovación e Industrias alimentarias del Gobierno Vasco, y AZTI-Tecnalia coordinan el desarrollo de la investigación para eliminar el 80% del lactosuero que se desecha

INNOVA+BILBAO
El lactosuero desechado, al ser materia orgánica, puede ser contaminante. Foto: Jesús Díaz/
El lactosuero desechado, al ser materia orgánica, puede ser contaminante. Foto: Jesús Díaz

La dirección de Innovación e Industrias alimentarias del Gobierno Vasco, y AZTI-Tecnalia coordinan el desarrollo de un proyecto europeo que busca reciclar más del 80% del lactosuero generado en las queserías. La iniciativa, pretende reducir la contaminación que genera la sustancia y evitar la pérdida de nutrientes.

El proyecto 'Valorlact', financiado por el Programa LIFE+ de la Comisión Europea, implica también a los centros vascos NEIKER-Tecnalia, BM ingeniería e Iberlact.

En un comunicado, fuentes de Azti-Tecnalia han destacado el objetivo del trabajo, para "evitar que el lactosuero impacte en el medio ambiente transformándolo en productos alimentarios destinados al consumo humano y animal, así como en biocombustible".

La iniciativa busca, entre otros objetivos, "evitar que el lactosuero sea tratado como un residuo y que pase a formar parte de la cadena alimentaria", lo que supone "una nueva oportunidad de negocio para el sector quesero y para el de producción de alimentos".

Materia orgánica contaminante

El lactosuero de quesería es el líquido resultante de la coagulación de la leche en el proceso de fabricación del queso, tras la separación de la caseína y la grasa. Al tratarse de una materia orgánica puede convertirse en un elemento contaminante si no se gestiona adecuadamente.

El proyecto 'Aprovechamiento integral de lactosuero generado en el sector lácteo' persigue demostrar la viabilidad de nuevas tecnologías para transformar el suero lácteo en nuevos alimentos de alto valor dirigidos al consumo humano y animal.

El programa busca soluciones globales para la mayoría del sector quesero, pero tendrá en cuenta, especialmente, a los pequeños y medianos productores, "para quienes supone una oportunidad de diversificar su oferta y, por tanto, de ser más competitivos".

Las pequeñas y medianas queserías no cuentan actualmente con herramientas que les permitan gestionar y dar valor al lactosuero, por lo que el proyecto "les puede resultar de gran utilidad para darle una salida sostenible". Además, les facilita "cumplir con la legislación ambiental y reducir los costes derivados de los vertidos".

Para humanos y animales

También considera que pueden beneficiarse otros Sectores como el de la alimentación humana y animal, ya que los especialistas de las organizaciones participantes quieren conseguir nuevos productos alimenticios en forma de lácteos, sopas o bebidas "que aporten distintas funcionalidades y que redunden en la salud de los consumidores".

Para el sector de alimentación animal supondría la ocasión de acceder a una materia prima de bajo coste y que, además, mejora la calidad nutricional de los piensos, al contar con ingredientes de valor añadido.

Fotos

Vídeos