El jarrero Chavarri recupera al compositor de la Catedral calceatanse con Filarmonía

Los componentes de la Academia de Música Antigua Rioja Filarmonía regresan de nuevo a la Catedral de Santo Domingo./E. C.
Los componentes de la Academia de Música Antigua Rioja Filarmonía regresan de nuevo a la Catedral de Santo Domingo. / E. C.

El concierto anunciado para el día 31 servirá de homenaje a Diego Pérez de Camino, maestro de capilla de los templos

ROBERTO RIVERA

La Academia de Música Antigua amparada por el proyecto cultural Rioja Filarmonía, puesto en marcha por el musicólogo jarrero Eduardo Chavarri, aprovecha el tirón generado tras el éxito que obtuvieron sus miembros el pasado 24 de agosto y confirma su regreso a la Catedral de Santo Domingo de la Calzada para homenajear al maestro Pérez de Camino.

Será este próximo sábado, 31 de agosto, y a las nueve menos cuarto de la noche, cuando ofrezca en el templo calceatense un concierto que figura dentro del programa diseñado con motivo del Año Jubilar Calceatense-Milenario del fundador de la ciudad riojalteña (1019-2019) y que se presenta al público bajo el título 'Maestro camino, sol de La Rioja'.

Con él se recupera al compositor Diego Pérez de Camino, maestro de capilla de las catedrales de Santo Domingo de la Calzada y Calahorra, ya que en el transcurso del mismo se interpretarán piezas que resultan «de la pluma del maestro, de origen burgalés, y que raramente son interpretadas hoy en día», después de haber aguardado «en silencio y entre las paredes del archivo de la catedral» calceatense a su puesta en escena, detalla el músico de Haro.

El título bajo el cual se anuncia la actuación de Rioja Filarmonía «toma prestada la letra de un villancico dedicado al Santo de la ciudad», aunque el encuentro dará mucho más de si ya que, «junto a las obras de Pérez de Camino, se podrá escuchar además una selección de otros compositores coetáneos que permitirán tener una visión global de la diversidad musical del Barroco europeo, fruto de la comunicación y las múltiples influencias» que se registraron entonces, apunta Chavarri.

La actuación abarcará, «desde un ambiente sacro y solemne, hasta la música incidental con aires de danza. Diversas piezas irán sucediéndose a lo largo de un concierto de carácter divulgativo en el que se busca acercar la música antigua a todos los públicos».

En este caso concreto, la Academia de Música Antigua de Rioja Filarmonía interpretará, junto al repertorio seleccionado de Camino, obras de Lully, Purcell y Corelli, ajustándose al siguiente calendario: de Jean-Baptiste Lully (1632-1687), se recupera la 'Marche pour la cérémonie des Turcs' de Le Bourgeois Gentilhomme; de Diego Pérez de Camino (1740-1796), el villancico 'Pues no me deja el afecto', la 'Tonadilla nueva' y 'La gustosa tonadilla', con Diego Fuertes como tenor, Patricia Muro, Natalia Callejo, Marta León y Ana Lasaosa como violinistas, Andrea Oliva a la viola, Leticia Muro al violoncello, Marcos García al contrabajo, Sandro Rodrigues a la guitarra barroca, Iker Idoate a la percusión, Jorge Nicolás Manrique al clavicémbalo y en la dirección; de Arcangelo Corelli (1681-1767), el 'Concierto en Re Mayor Opus 6 número 4', con Patricia Muro y Natalia Callejo como violines solistas; y de Henry Purcell (1659-1695), la 'Suite de Abdelazer'.

Rioja Filarmonía inició su actividad en el año 2014 con el objetivo de «promover y difundir la expresión artística de una nueva generación de músicos y artistas, compuesta fundamentalmente por jóvenes profesionales». Desarrolla para ello recitales y conciertos en los que los intérpretes riojanos muestran y comparten sus capacidades con la sociedad; se difunde el patrimonio musical y cultural a través de mesas redondas, conferencias y festivales de música, y se da importancia a la investigación musical y a la creación, promoviendo la participación de compositores, musicólogos y otros intelectuales.

Su propuesta, trazada desde Haro hasta Santo Domingo, es un ejercicio que se enmarca, por tanto, dentro de esa misma filosofía.