Intervención pone reparo a facturas de alumbrado por unos 33.500 euros

Iluminación urbana, con la mitad de las farolas apagadas, en la Calle Taranco de Haro./R. Solano
Iluminación urbana, con la mitad de las farolas apagadas, en la Calle Taranco de Haro. / R. Solano

El departamento delega la aprobación de su pago en el Consistorio jarrero que cumplirá el contrato, al asumir el informe del Consejo Consultivo

ROBERTO RIVERA

La cúpula del Ayuntamiento de Haro asume, mediante acuerdo de la junta de gobierno, la ejecución y cumplimiento del contrato de 'Mantenimiento y reparación de

las instalaciones de alumbrado público y de las instalaciones eléctricas de los edificios y servicios municipales, así como de la red de fibra óptica municipal' que decidió resolver allá en el mes de abril. Y lo hace «conforme a lo señalado por el Consejo Consultivo» que, en su informe, tiraba por tierra los argumentos jurídicos esgrimidos por el Consistorio jarrero dejando claro que no concurre, como sostenía su secretaria, «causa legal para acordar su resolución, sin perjuicio de que las partes contratantes deban acomodar su

conducta a los términos expuestos en el Fundamento de Derecho Tercero del presente dictamen».

El tripartito asume, en fin, la resolución del órgano autonómico, que la Administración local reconoce abiertamente «vinculante» en la redacción de su acuerdo, y esperará al cierre del año para poner fin a la relación contractual que inició en enero de 2017 con la empresa ADE.

Pero se aferra a ese último matiz, el que alude al tercer fundamento de derecho, para ordenar que se cumpla «en los términos indicados por la señora Interventora en el suyo, en relación con las facturas emitidas y que se emitan en el futuro hasta la finalización del contrato el 31 de diciembre de 2018».

Ahí es donde se introduce un pequeño matiz que suscita, no obstante, importantes consecuencias sobre la resolución del contencioso que mantienen abierto desde primeros de año la empresa concesionaria del servicio público, al frente del mismo durante años, y la Corporación actual.

A la vista de lo dispuesto por el Consejo Consultivo, Intervención deja «sin efecto» el reparo que había puesto al pago de cuatro facturas cuyo importe global se sitúa por encima de los 7.100 euros, aunque algunas de ellas quedan «pendientes de resolución de la discrepancia por Alcaldía». Y reconoce, al mismo tiempo, la obligación que tiene el Concejo de liquidarlas, una vez catalogadas como «facturas pendientes que tienen visto bueno y corresponden a precios presupuestados».

En el caso de las que «corresponden a precios presupuestados (...) que no tienen visto bueno», cuya suma asciende a 3.500 euros, la técnico municipal sostiene en su informe que, «si los trabajos han sido realizados al amparo del contrato y de acuerdo con el dictamen, una vez obtenidos los vistos buenos correspondientes, se deberá reconocer las obligaciones relativas a dichas facturas».

De ahí que hayan sido trasladadas «al departamento técnico a los efectos oportunos».

Dudas sobre 33.500 euros

El problema radica en «el resto de facturas, las correspondientes a precios» que la interventora considera «no presupuestados». En ese caso, ésta advierte al equipo de gobierno que «corresponde al departamento encargado de su conformidad esclarecer la situación y el modo de proceder con las mismas».

Se trata de apuntes contables que tienen un alcance económico de cierta relevancia y que han sido clasificados en dos lotes. Las facturas que «tienen reparo de Intervención y por tanto corresponde a Alcaldía resolver la discrepancia» suman en total 19.907 euros; las que «están pendientes de visto bueno» y en las que «no procede, por tanto, reconocimiento de las obligaciones para estas facturas hasta que se adopten las resoluciones o se dé la conformidad correspondiente», 13.566.

En el alero quedan, consecuentemente, 33.473 euros. Al menos.

En vista de que la aprobación final de todos estos pagos queda supeditada, bien al criterio final de Alcaldía, bien al esclarecimiento de los funcionarios y departamentos que solicitaron la realización de los trabajos, por parte de la cúpula municipal se ha optado por «iniciar expediente de contratación para designar un responsable del contrato que proceda a la verificación de las facturas emitidas», asumiendo de esa manera un gasto extra al solicitar asesoramiento externo.

 

Fotos

Vídeos