Haro garantiza el servicio de limpieza al margen de la huelga convocada en FCC

Un trabajador de la empresa Fomento de Construcciones y Contratas retira la basura depositada./ I. AIZPURU
Un trabajador de la empresa Fomento de Construcciones y Contratas retira la basura depositada. / I. AIZPURU

La Administración jarrera emitió un comunicado en el que recuerda que esta contrata es gestionada en la ciudad por Valoriza, y trata de esa manera de tranquilizar al vecindario

Roberto Rivera
ROBERTO RIVERA

Haro, aunque no del todo, se mantiene al margen del conflicto sindical que se le viene encima al conjunto de la comarca y a otras zonas situadas en la margen izquierda del Ebro. Pero templa gaitas. Los trabajadores del centro de gestión que la empresa Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) tiene en Haro decidieron en asamblea «ir a la huelga el próximo 30 de julio para pedir mejoras salariales», una vez que su convenio laboral cumplió en 2012 y su salario está «congelado» desde entonces, denunciaban los empleados de la empresa a través del comunicado de prensa emitido en las últimas horas.

El complejo logístico de la firma, que hasta hace algunos años se encargaba de la limpieza viaria y gestión de residuos en la capital riojalteña, cuenta a día de hoy con diez trabajadores que prestan servicios de recogida de contenedores de residuos sólidos urbanos (contenedores verdes) en diversos puntos de la Rioja Alavesa y de la comarca riojalteña, englobando en ese radio de acción a Briones, Ollauri, Cidamón, San Vicente de la Sonsierra, Casalarreina, Ábalos, Briñas, Rivas, Peciña, Ezcaray, Anguciana y Haro, al atender de forma particular a determinadas empresas del municipio, además de la planta de transferencias de basuras de Zarratón.

Y, consecuentemente, la huelga que se prolongará desde el 30 de julio hasta el 15 de agosto «de forma ininterrumpida», afectará a todos estos municipios donde «se dejarán de recoger los contenedores durante más de dos semanas».

Fue el secretario general de la Federación de Construcción y Servicios de Comisiones Obreras (CC OO) en La Rioja, José Antonio Torres, quien desveló que el último convenio pactado por los trabajadores y la dirección de FCC venció «en diciembre de 2012. Desde entonces», venía a lamentar en su comunicado de prensa, «no se ha negociado ningún tipo de mejora salarial. La mesa para acordar un nuevo convenio se formó en marzo de este año, pero la propuesta de la empresa es inadmisible» para los representantes de la plantilla en Haro, «ya que pretende vincular cualquier incremento salarial al absentismo laboral, sea o no justificado».

Comisiones, el sindicato que lidera la negociación, ya ha dejado claro, no obstante, su posición y exige de sus interlocutores «un aumento salarial, como mínimo, de un 2% fijo más un 1% negociable y aplicable» con carácter retroactivo desde 2017 «y en adelante, conforme al acuerdo estatal de negociación colectiva firmado recientemente en Madrid entre CC OO, UGT y la CEOE».

«Los trabajadores no están dispuestos a seguir aguantando», aseguraba Torres antes de desvelar que desde marzo «sólo se han celebrado dos reuniones, ya que la empresa nos está dando largas, argumentando que alguna de las contratas va a salir a concurso próximamente».

La lectura que hace el sindicato de ese argumento incide, por el contrario, en que «no hay ánimo de negociar y se están riendo de nosotros».

A la vista de las consecuencia que la convocatoria de huelga podría tener en el conjunto de la comarca, el Consistorio jarrero se apresuró a emitir un comunicado en el que dejaba claro que «ésta «no afectará a Haro», aunque también matizaba su afirmación con un prudencial «por el momento», recordando que la gestión de los residuos orgánicos depende, en su caso, de Valoriza Servicios Medioambientales.

«Desde el equipo de gobierno han querido pronunciarse sobre esta cuestión ante la preocupación de muchos vecinos por la huelga anunciada entre los días 30 de julio y 15 de agosto», explica la nota en la que el concejal de Servicios asegura estar «en permanente contacto con la empresa que se encarga de este servicio, así como con el Consorcio de Aguas y Residuos de La Rioja».

José María Sáez Morón aseguraba en el comunicado que, aún aceptando que los municipios de la comarca podrían verse afectados por el parón que se va a producir a raíz de la huelga promovida por los trabajadores del centro de FCC en Haro, los jarreros no se verán afectados «en ningún caso, a no ser que los empleados de otros centros se sumen a la convocatoria. Aún así», apuntaba, «lo que se retrasaría es la recogida de envases ligeros y cartón, algo que por el momento, parece que no va a ocurrir».

«En todo caso los residuos orgánicos son competencia de Valoriza, por lo que a día de hoy el servicio está plenamente garantizado», garantizaba el edil regionalista.