Haro se despierta tras un gran susto

El domicilio donde se produjo el suceso y resultaron intoxicados los dos vecinos de Haro, se encuentra en una urbanización conocida como La Atalaya./R. Solano
El domicilio donde se produjo el suceso y resultaron intoxicados los dos vecinos de Haro, se encuentra en una urbanización conocida como La Atalaya. / R. Solano

La presencia de una tercera persona en el domicilio pudo evitar que acabase en una tragedia el reciente caso de intoxicación

ROBERTO RIVERA

Haro se sacude el susto que le asaltó en la tarde del sábado, al advertirse a las siete y diez de un caso de intoxicación, al parecer por inhalación de monóxido de carbono, apuntaron los bomberos que participaron en la operación de rescate, y que se saldó con dos heridos graves, trasladados al Hospital San Pedro de Logroño, donde parecen recuperarse con normalidad de las lesiones sufridas, y dos más de carácter leve que fueron atendidos en el Centro de Salud de la propia capital riojalteña, donde se les asistió administrándoles óxigeno durante un mínimo periodo de tiempo.

Pero el relato preciso de los hechos, y sus detalles más significativos, dejan entrever que en la localidad jarrera se rozó ese día la tragedia.

De acuerdo con la información recavada por este medio en cuerpos de seguridad y asistencia, la presencia de una tercera persona en el interior del domicilio de la Calle Toloño donde se registró el suceso, en concreto la hija del matrimonio directamente afectado por la inhalación del monóxido de carbono que podría haber generado la mala combustión de la caldera de gas, resultó determinante para evitar que sus progenitores permaneciesen demasiado tiempo en contacto con el gas, letal a todas luces.

Según pudo saber este medio, la menor, de unos dieciséis años de edad, se encontraba en ese preciso momento en el baño, maquillándose después de la ducha cuando, al acceder al salón del domicilio familiar, vio que sus padres se encontraban, ella tumbada en el sofá, totalmente inconsciente, y él en el suelo después de tambalearse y desplomarse, tras perder de repente la consciencia, al igual que su pareja.

Los desesperados gritos de alerta de la menor consiguieron que se personasen en sla vivienda, y de forma inmediata, dos vecinos del edificio que advirtieron del caso a SOS Rioja (112), accediendo él marido al interior del piso para abrir todas las ventanas y airear sus dependencias, cerrar las llaves de suministro del gas, antes de intentar reanimar a los dos afectados por la intoxicación hasta que llegaron dos agentes de la Policía Local, dos ambulancias del Servicio Riojano de Salud y hasta el médico de Urgencias, junto a un equipo del Parque de Bomberos de Haro.

Valoración de los médicos

Tras administrar oxígeno a los dos padres, y derivarlos de inmediato al hospital de referencia de la Comunidad riojana, se atendió a uno de los agentes de la Policía jarrera y al vecino que participó de forma voluntaria en el dispositivo, al constatarse que ambos se habían expuesto de forma directa a la emanación del dióxido y presentaban síntomas leves de intoxicación, igualmente, sin que en su caso se considerase necesario remitirlo al Hospital San Pedro de Logroño.

Fue así como concluyó una acelerada tarde que, concluyen los protagonistas de la operación, se vio favorecida por las circunstancias, determinantes en la resolución del suceso con perspectivas éxito.