Enoturismo de élite en el corazón de Haro

Recreación del tobogán con el que tratará de salvarse la diferencia de cota entre los edificios del proyecto de Bodegas Berceo./E. C.
Recreación del tobogán con el que tratará de salvarse la diferencia de cota entre los edificios del proyecto de Bodegas Berceo. / E. C.

Manzanos Wines desvela detalles concretos sobre el proyecto que desarrollará en Bodegas Berceo, en el que se incluyen habitaciones, restaurante y solarium

ROBERTO RIVERA

Lucrecia Arana, y el escalón que asciende al Cerro de las Eras, previo paso por la Calle de las Cuevas que se erige en el otro histórico enclave de concentración de bodegas, sueña con recuperar el pulso que la convirtió durante el siglo pasado en uno de los ejes comerciales más importantes de Haro, la 'gran superficie' a la que se llegaban gentes de toda la comarca jarrera para hacerse con aprovisionamiento de alimentos y materiales con los que trabajar en talleres y campos.

En ese horizonte, mucho más halagüeño que la imagen que muestra en la actualidad, con la fachada de Caja Madrid plagada de pasquines y carteles, la interminable cajonera de Felipe Pérez acumulando polvo desde hace años, sin la asistencia técnica de Asenjo y con Antolín Fuentefría oteando desde su cuchillería ese universo de nostalgias, las lonjas que ocuparon los Coloniales de Juan de Pedro se saben clave para la recuperación del futuro.

Una vez más de la mano de la inciativa privada que sigue aportando oxígeno al centro histórico de la capital riojalteña.

Tal y como reveló este medio meses atrás, el grupo vitivinícola Manzanos Wines quiere convertir Haro en su joya de la corona con un proyecto enoturístico sin precedentes en el conjunto de la Comunidad riojana que acabará tomando forma en la parte alta de la ciudad, allá donde los calados socavan las faldas de la ladera de Las Eras.

A lo largo de las últimos días, el responsable de relaciones públicas de la bodega, Rubén Quintana, confirmaba la informacion avanzada hace algunas semanas por este medio y desvelaba detalles más concretos sobre el macroproyecto en el que comenzarán a trabajar de forma inminente durante su intervención en el XIII International Wine Forum de Logroño, organizado por el Club de Márketing de La Rioja, y cifraba en torno a 15 millones de euros la inversión que Manzanos está dispuesto a realizar, de forma inicial, para convertir su complejo en «algo único que no hagan los demás».

Quintana se refirió al proyecto jarrero como un 'wine park' que incluirá entre los múltiples módulos que se habilitarán en el conjunto de edificios adquiridos para su desarrollo, estancias hoteleras de lujo, un tobogán gigantesco que conectará la zona alta del complejo con el edificio social (salvando un desnivel de siete plantas de altura) e, incluso, un 'Porsche Studio' en el que los visitantes podrán alquilar vehículos de alta gama.

En su carta de servicios también habrá, según detallaba el listado de recreaciones gráficas proyectado durante el encuentro, un restaurante que estará regentado por un «reputado cocinero de renombre nacional», una terraza mirador con vistas a la ciudad, un 'spa', un solarium y un «tiovivo del vino».

Entre apuntes que acabaron siendo desvelados por el grupo vitivinícola, se especificó que el complejo realizará un recorrido virtual por «la historia y la cultura de Rioja y del vino, desde 1733 hasta 2022», el ejercicio en el que sus promotores esperan poder abrir las puertas de su complejo enoturistico, de cumplirse los plazos previstos.

El responsable de enoturismo y relaciones públicas de Manzanos Wines reiteró que los trámites administrativos están ya resueltos y que el próximo verano podrían ejecutarse los derribos de los edificios que se 'interponen' entre la zona alta del proyecto, el que ocupa la Calle de las Cuevas y asciende hasta el plano inferior del Cerro de Las Heras, y la cota inferior, que se asienta sobre el antiguo establecimiento de ultramarinos, en una margen de la Calle Laín Calvo, y en la otra, compartiendo fachada con Prim, el que se conoce como Palacio de Tejada, que se convertiría en el centro social de todo el entramado.

Los calados naturales que minan los subterráneos de las tres fincas, servirán de vía de conexión para la gestión de la bodega en sí.

 

Fotos

Vídeos