El Consistorio propone ceder al Gobierno pisos de su propiedad para fines sociales

El equipo de gobierno propone la cesión de patrimonio municipal al Ejecutivo regional./ R. SOLANO
El equipo de gobierno propone la cesión de patrimonio municipal al Ejecutivo regional. / R. SOLANO

El pleno debatirá por vía de urgencia la iniciativa del tripartito jarrero, que pondrá a disposición de Fomento viviendas que posee en la Calle El Coso

Roberto Rivera
ROBERTO RIVERA

La cúpula del Ayuntamiento de Haro convoca por sorpresa a los miembros de la Corporación para proceder pasado mañana, y mediante acuerdo de pleno, a la aprobación de una declaración de intenciones que haría explícita su voluntad de ceder «las viviendas de titularidad municipal» localizadas en la Calle El Coso «a la Consejería Fomento y Política Territorial, y a la Dirección General de Urbanismo y Vivienda, para su gestión como viviendas sociales con el objetivo de promover el derecho de todos los ciudadanos del acceso a la vivienda».

La propuesta, que será debatida por vía de urgencia, alude en su preámbulo a la existencia de negociaciones previas entre Ejecutivo regional y Consistorio para resolver el problema, define la colaboración entre lambos como un elemento «fundamental a la hora de dar respuesta a los problemas o necesidades de los ciudadanos y considera «el inicio de este expediente(...) un buen paso para continuar con la senda de colaboración» referida.

Pero sobre todo hace hincapié en que «el Ayuntamiento no es competente en materia de vivienda, siendo ésta dependiente de Fomento». Y sostiene que es «la Administración autonómica la que debe establecer las políticas pertinentes garantes de este derecho». Son los argumentos a los que se aferra para plantear que las viviendas de titularidad municipal existentes junto a la Plaza de Toros «deben ser gestionadas por el Gobierno para que éstas entren a formar parte de los Planes de Vivienda presentes y futuros (...) en las mismas condiciones» que los pisos de titularidad comunitaria.

Asumiendo, pues, que el Concejo no tiene ni competencias, «ni capacidad para administrar el acceso a las mismas», propondrá a la oposición que se manifiesten a favor de «iniciar el expediente de cesión de las viviendas de titularidad municipal a la Consejería Fomento». Hasta ahí la propuesta, tal y como ha sido concebida. A partir de ahí la constatación de que la celeridad con la que se ha tramitado esta iniciativa ha generado enorme sorpresa, no sólo entre los ediles del PP y la concejala no adscrita, Patricia, sino entre los propios técnicosdel Consistorio.

Especialmente en la secretaria accidental del Concejo que remitió a todos los miembros de la Corporación un informe en el que advierte que la convocatoria del pleno y la preparación que se ha hecho de la sesión «se ha realizado sin haber dado cumplimiento» a varios artículos del Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales por varias cuestiones.

El orden del día ha sido fijado por la alcaldesa Laura Rivado «sin asistencia alguna de la secretaria accidental», en el despacho de la asesora jurídica «no consta la apertura del correspondiente expediente que la secretaria debe preparar y poner a disposición de la Alcaldía de cualquier asunto que deba someterse a pleno», tampoco se habría puesto a disposición de los ediles desde el día de la convocatoria (ayer lunes) «la documentación del asunto incluido en el orden del día que ha de servir de base al debate y en su casovotación» y no hay constancia hasta la fecha, señala en su escrito, de que la propuesta «haya sido o vaya a ser previamente dictaminada, informada o sometida a consulta en la comisión informativa correspondiente».

El contenido entregado a los concejales «no recoge nada al respecto y se desconoce dicha información» aunque, advierte la secretaria accidental a renglón seguido, «dicho dictamen es preceptivo» porque «de otro modo no puede incluirse un asunto en el orden del día, salvo que se trate de una sesión extraordinaria y urgente, que no es el caso», deja bien claro en última instancia.