El Consistorio de Haro acata la suspensión de la licitación del contrato de servicio de Banda

La antigua Banda de Música de Haro desfila por la Plaza de la Paz durante anteriores fiestas patronales de la capital riojalteña. /R. Solano
La antigua Banda de Música de Haro desfila por la Plaza de la Paz durante anteriores fiestas patronales de la capital riojalteña. / R. Solano

La junta de gobierno, que asume la disposición del Tribunal Especial de Recursos Contractuales, le recuerda que deberá resolver en dos meses

ROBERTO RIVERA

La Banda de Música, y la contratación de la entidad que debería ejercer como tal, sigue a vueltas. La junta de gobierno del Ayuntamiento de Haro repasó el contenido del acta redactada por la mesa de contratación, después de releer el informe emitido por el comité de expertos al que encargó la valoración de los criterios de adjudicación ponderables en función de un juicio de valor, «así como para proceder a la apertura del sobre C del contrato para la 'Prestación de los servicios culturales y artísticos que tiene por objeto el servicio denominado Banda de Música de Haro'». Y de esa manera tuvo constancia de la existencia de los dos recursos especiales presentados (por Partido Popular y Asociación Banda de Música de Haro), y al mismo tiempo del informe existente sobre «medidas cautelares solicitadas, sin que hubiese constancia en el expediente administrativo de que el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales hubiese adoptado decisión en forma motivada sobre las medidas cautelares solicitadas por los recurrentes».

Antes de que se formalizase, la secretaria accidental ya advirtió al Concejo de que debía adoptar una «decisión en forma motivada sobre las medidas cautelares, y que no se puede continuar con el procedimiento de contratación sin que el Tribunal se pronuncie al respecto, por lo que considera que se envíe un 'email' urgente para que resuelva».

Eso hizo, antes de continuar con el expediente. Y, visto que en la contestación del tribunal se señalaba expresamente que, «como lo recurrido en este procedimiento son los pliegos», se podía continuar con la tramitación del proceso, hasta que se pronunciase el órgano judicial, el Consistorio jarrero aceptó la notificación y optó, en última instancia, por «acatar y ejecutar en sus propios términos la parte dispositiva de la resolución de adopción de medida provisional resuelta por la Secretaría General del Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales».

Y, consecuentemente, hizo suyo lo que éste órgano de la Administración central disponía de forma literal, consciente de que resolvía «la concesión de la medida provisional consistente en suspender el procedimiento de contratación, sin que ésta afecte al plazo de presentación de ofertas (...) de forma que será la resolución de los recursos la que acuerde el levantamiento de la medida adoptada».

En resumen, el nuevo equipo municipal de gobierno suspende «de forma provisional y cautelar el procedimiento de contratación de la 'Prestación de los servicios culturales y artísticos que tiene por objeto el servicio denominado Banda de Música de Haro' hasta la resolución, en plazo, de los recursos especiales, así como el pronunciamiento por dicho Tribunal sobre el levantamiento de la medida provisional solicitada y concedida a los recurrentes».

Pero, al mismo tiempo, recuerda a esa misma instancia que «dispone de dos meses, contados desde el siguiente a la interposición de los recursos especiales, sin que se haya notificado su resolución», y que los interesados podrán considerarlo desestimado.

De acuerdo con los plazos barajados por la Administración riojalteña, «el cómputo de los dos meses se llevaría a término el 17 y 21 de julio de 2019, respectivamente», al tomar como referencia la tramitación de los recursos interpuestos por la junta local del Partido Popular y por la Asociación Banda de Música de Haro, que ha venido prestando el servicio a lo largo de los últimos años.

De acuerdo con el contenido del pliego que recoge las condiciones del proceso de licitación, la Corporación jarrera estaría dispuesta a desembolsar casi medio millón de euros durante los próximos cuatro años (44.200 euros entre septiembre y diciembre de este año, 111.800 euros por cada uno de los tres ejercicios siguientes y 67.600 euros entre enero y agosto de 2023), fijando el número mínimo de actuaciones y ensayos en los que participarán los músicos, siendo 2.600 euros el precio máximo para cada uno de los servicios extraordinarios que incluirían la actuación más los correspondientes ensayos previos.

La propuesta municipal varía sobre la que planteó a la asociación en agosto de 2018, en cuanto al número de integrantes. Entonces se establecía que la banda debía contar con un mínimo de 36 músicos y el pliego actual reduce esta cifra hasta los 21, fijando en cuarenta el número máximo de componentes.