La chavalería de Haro actúa por la igualdad

Amaia Sagarna, a la izquierda y agachada, sobre el escenario del Bretón con los intérpretes de la obra que se presenta hoy./R. Solano
Amaia Sagarna, a la izquierda y agachada, sobre el escenario del Bretón con los intérpretes de la obra que se presenta hoy. / R. Solano

El taller de teatro Menudos Shakespeares interpreta hoy en el Bretón 'Operación princesas al rescate'

ROBERTO RIBERA

Hoy es el día. Los chavales que forman parte del taller de teatro Menudos Shakespeares y pertenecen a los colegios San Felices y Virgen de la Vega, saltan a escena bajo la dirección de Amaia Sagarna para sumarse a la lucha que la sociedad españo libra contra la desigualdad entre hombres y mujeres en un desaforado esfuerzo por construir un espacio común más justo y habitable.

Lo hacen utilizando las tablas del Bretón para dar forma a una obra construida por ellos mismos y con la que tratarán de trasladar a los mayores mensajes metafóricos que resultan, sin embargo, meridianamente claros. A partir de las ocho y a beneficio de la Asociación Profesional para la Promoción de la Igualdad de Oportunidades Entre Hombres y Mujeres (APPIOHM). Porque para el desarrollo de sus programas y actividades se dedicará la recaudación obtenida en taquilla, tras el pago de tres euros por localidad.

'Operación princesas al rescate' es el título con el que llega a la cartelera de la sala municipal un relato «repleto de aventuras que hará las delicias de niños y mayores», y que estará protagonizado por «un variopinto grupo integrado por personajes tan dispares como las princesas Disney, Alicia (en el País de las maravillas), Hermione Granger (Harry Potter), Dory (Buscando a Dory) o Pitufina» que, según explicaba especialmente ilusionada con sus jovencísimos actores, «deberán rescatar a una alumna del prestigioso Princess School de Cuentilandia, en las garras de un malvado villano».

La propuesta, tan interesante en la forma como en el fondo, llega a las tablas del teatro jarrero cuatro años después de la puesta en marcha de este taller en el que se trabajan «aspectos relacionados con la creatividad, la expresión corporal y emocional, y la confianza» con niños de Primaria y edades que van desde los seis hasta los doce años.

Comenzaron a dar forma al proyecto educativo ocho escolares. Ya son catorce y en la puesta en escena anunciada para hoy contarán, además, con la colaboración de algunos de sus padres para convertirse en protagonistas, no sólo de una obra, sino en una apuesta más por el respeto desde la diversidad y la solidaridad entre iguales.

Porque el salto cualitativo que da la agrupación resulta enormemente llamativa al implicar a quienes son el futuro de la ciudad en una labor de concienciación que trata de llegar a todas las escalas sociales del municipio, tal y como explicaba a este medio su máxima responsable.

«En este año en que todo se ha teñido de morado, y a pesar de que los niños son quienes inician el proceso creativo de la obra, decidimos construir una obra de corte feminista en la que se reivindicase la igualdad de derechos y se recordase que las mujeres somos princesas, pero princesas guerreras».

Tomando éste como objetivo base del proyecto, Sagarna dejó que sus alumnos eligiesen personajes de cuentos. «Y la mayoría tiró por princesas Disney. El argumento», explicaba al esbozar el proceso creativo que se siguió hasta llegar a este punto, «era el de un secuestro en un colegio. Pensamos que con esos dos elementos nos veíamos abocados a caer en los tópicos, o a darle completamente la vuelta a lo previsible. Y elegimos ese último camino».

«En la obra cada una de las princesas recibe enseñanzas que en un primer momento les parecen inútiles, pero al final comprenden que todo lo que aprendes te acabará sirviendo para algo».

Saltan a escena, por lo tanto, catorce niños de entre 6 y 12 años, con ayuda de mayores para encajar las piezas y hacerles partícipes, al mismo tiempo, de su propia reflexión vital. Y, tal vez por esa extraña fusiones de voluntades y sensibilidad, «se ha creado un grupo muy majo con el que se lleva trabajando ya cuatro años en el taller el teatro. El colofón es esta obra».

La única pega, que este curso sólo se han inscrito chicas. «Desde mi experiencia, somos más participativas. Al final a los niños les coincide con el fútbol y otras actividades y les da más vergüenza cuando se van haciendo mayores». Pero ahí también hay margen de mejora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos