La Banda de Haro presenta su oferta; la de Covaleda es elegida para fiestas

Los componentes de la Agrupación Musical Santa Cecilia de Covaleda recorren las calles de la localidad soriana. /H. C.
Los componentes de la Agrupación Musical Santa Cecilia de Covaleda recorren las calles de la localidad soriana. / H. C.

La agrupación jarrera se reafirma en el cobro por número de asistentes a los conciertos, con un máximo de facturación por 48 y la asistencia mínima de 24 músicos

ROBERTO RIVERA

La Banda de Música de Haro registra su propuesta de contrato en las dependencias del Consistorio, tal y como pactó hace ahora un mes con la delegación municipal que encabezaba Leopoldo García, y el concejal de Cultura anuncia en rueda de prensa que será la Asociación Musical Santa Cecilia de Covaleda la que amenice los actos programados el 8 de septiembre, festividad de la Virgen de la Vega. Todo ello en menos de veinticuatro horas y sin apenas margen para evaluar las consecuencias que esa coincidencia en el tiempo podría llegar a tener en el desarrollo futuro de unas negociaciones ya de por sí viciadas, después de casi un año de colapso administrativo, si es que llega a tenerlas.

Lo más revelador del caso es que el documento presentado por la agrupación de casa respeta los términos económicos fijados en su contrato por el tripartito, eliminando el apartado de 'sanciones por ausencias' pero introduciendo dos párrafos especialmente novedosos.

El primero. «La facturación se realizará mensualmente y estará referida al número de actuaciones del mes y a las asistencias de los músicos a las actuaciones, siendo el número máximo a facturar 48 músicos asistentes (facturación máxima por actuación 2.860 euros). Si se producen ausencias de los músicos en las actuaciones (constatadas en el informe mensual del contratista), se deberá facturar únicamente de acuerdo a los músicos que han asistido».

El segundo. «El contratista se reserva la facultad de que asistan a las actuaciones un número de músicos superior a 48, siempre y cuando todos ellos ostenten la condición de miembros de la Asociación Banda de Música de Haro. En este caso el Ayuntamiento facturará solamente hasta un máximo de 48 músicos», que se remarca como referencia a la hora de facturar, aceptando que la cifra de liquidación será proporcional, en todo caso, al número de músicos realmente presentes en conciertos y actuaciones públicas.

Se desprende de todo ello que la cuantía establecida como «valor estimado del contrato», 168.000 euros, engloba los 43 servicios programados para el próximo ejercicio (123.000 euros), los que se prevé realizar entre octubre y diciembre del presente (30.700 euros), y las cuatro actuaciones extras que podrían ser requeridas por el Concejo al cabo del año (14.300 euros).

Porque, a la vista de todo lo sucedido a lo largo de los dos últimos años, en la asociación cultural de la Banda no se plantea otro umbral de vigencia que vaya más allá de diciembre de 2019, aceptando la posibilidad de prorrogarlo por un año más en función de la naturaleza de las relaciones entre las partes.

Por lo demás, el texto entregado a la Administración reseña que «la inspección de la prestación será efectuada por el concejal encargado del área (...) pudiendo dictar instrucciones al adjudicatario, si fuera preciso, para una eficaz realización del trabajo», y dejando claro que «si estas instrucciones fueran comunicadas por escrito tendrán el carácter de obligado cumplimiento».

Se le reconoce, además, capacidad para «proponer a la Alcaldía, previo apercibimiento al interesado, la ejecución a cargo del adjudicatario de las labores deficientes u omitidas que, reiteradamente denunciadas por escrito a la Administración municipal y previa comprobación(...) no hubieran sido subsanadas por el contratista a requerimiento de aquel». Y al Ayuntamiento «las prerrogativas de dirigir el servicio, interpretar lo convenido, modificar la prestación según las conveniencias del servicio y suspender la ejecución por causa de utilidad pública, indemnizando, en su caso, a la empresa los daños y perjuicios ocasionados en los términos establecidos por la legislación de contratos del Sector Público». Porque sí se acepta la imposición de sanciones cuando se constate un «incumplimiento en la prestación del servicio imputable al contratista» que «deberá poner a disposición del director de la Banda de Música en cada actuación pública un mínimo de 24 músicos». Pero conforme a lo dispuesto en el pliego y en la Ley de Contratación de los Servicios Públicos.

El gobierno tripartito, con esa oferta en la mano, tiene ahora la palabra.

 

Fotos

Vídeos