El Ayuntamiento de Haro licitará el contrato de la Banda hasta 2022 por 456.000 euros

Los componentes de la Banda Municipal de Música de Haro desfilan por la Calle Lucrecia Arana durante el desarrollo de una de las últimas procesiones de San Felices. /R. Solano
Los componentes de la Banda Municipal de Música de Haro desfilan por la Calle Lucrecia Arana durante el desarrollo de una de las últimas procesiones de San Felices. / R. Solano

La propuesta que la cúpula del tripartito defenderá en pleno reduce a veinticuatro la plantilla mínima de la formación musical

ROBERTO RIVERA

«Mediante procedimiento negociado sin publicidad» y «tramitación ordinaria». Así es como pretende adjudicar el gobierno tripartito del Ayuntamiento de Haro el contrato «privado» para la prestación de «los servicios culturales y artísticos que tiene por objeto la actividad de Banda Municipal de Música de Haro», recoge el título de la propuesta que defenderá mañana en pleno.

El documento, que se pone sobre la mesa siete meses después de que expirase el suscrito con los músicos de la localidad jarrera en 2014 y que permaneció en vigor durante los cuatro últimos ejercicios, no presenta cambios sustanciales con respecto al anterior, pero sí atiende buena parte de las peticiones formuladas por la junta de la asociación cultural que los agrupa.

Por ejemplo. Tal y como han venido reclamando en sus encuentros con la delegación presidida por el titular de Cultura, Leopoldo García, se reduce a veinticuatro componentes la plantilla mínima impuesta por el Concejo, asumiendo 'de facto' el impacto que han tenido las bajas registradas en los últimos ejercicios por fallecimientos o la salida de los jóvenes a otros puntos de la geografía nacional para cursar estudios.

Es más. Establece textualmente que la plantilla mínima estará compuesta por ese número de intérpretes y deja claro que en ningún caso superará el de treinta y seis, aunque abre la puerta a que uno y otro límite puedan ser revisados por la comisión de seguimiento para adecuarse a las posibilidades reales del futuro contratista del servicio, sin que afecte de ninguna manera a la calidad del servicio.

La formación deberá contar, en concreto, con el siguiente listado de instrumentos: flauta primera, flauta segunda o flautín, obóe, clarinete requinto, clarinete principal, clarinete segundo, clarinete tercero, saxofón alto primero, saxofón alto segundo, saxofón alto tercero, saxofón tenor primero, saxofón tenor segundo, saxofón barítono, trompeta primera, trompeta segunda, fliscorno primero, fliscorono segundo, trompa primera, bombardino primero, tuba primera, tuba segunda, percusión primero, percusión segunda y percusión tercera.

Y de no poder contar con alguno de ellos, el adjudicatario se verá obligado, tal y como se contemplaba hasta el año pasado, a subcontratar a los músicos necesarios para cubrir esas bajas. En ese caso con el visto bueno del director de la banda que deberá dar, indispensablemente, su conformidad al músico propuesto y podría llegar a valorar, incluso, la posibilidad de actuar con menos efectivos en función del tipo de actuación o el repertorio que será interpretado por la Banda, en cada caso.

Queda definido, por lo demás, el calendario básico de las obligaciones que deberán ser asumidas por la Banda, en cuanto a actuaciones y ensayos se refiere. Y se toma para ello como base la parrilla del año 2018 que, se supone, acabará adaptándose a los siguientes.

No hay, tampoco en ese apartado, excesivas sorpresas.

En la relación aparecen, desde la participación en la Cabalgata de Reyes y todos los actos incluidos en la programación de la Semana Santa (pregón y procesiones del Encuentro, la Última Cena y el Santo Entierro), hasta el Concierto de Pascua en la Paz, la Procesión del Corpus Christi con cierre en el quiosco de la plaza mayor, el acompañamiento en las vísperas de San Felices y su presencia en la procesión del patrón después de las dianas, el Concierto a la Luz de las Velas que aparece por fin como fijo, la participación en los actos de las fiestas de la Vega (acompañamiento a la Corporación, dianas, Ofrenda de Flores, concierto en la Paz y Rosario de Faroles), conciertos de la Virgen del Pilar y de Santa Cecilia, además de las actuaciones que se consideran de carácter ordinario y serán ofrecidas en el quiosco de la Plaza de la Paz y el Teatro Bretón, descartándose definitivamente el uso, para este fin, del quiosco de los Jardines de la Florida.

Diciembre será periodo de vacaciones. De principio a fin.

Apartado sobre sanciones

Por lo demás, queda meridianamente claro en la propuesta que ha sido trasladada a los grupos de la oposición, para su estudio en comisión informativa de Cultura media hora antes de las dos sesiones de pleno que se han convocado para mañana jueves (19.00 y 20.30 horas), es que el contrato se propone para lo que queda del presente curso 2018 y cuatro ejercicios más. Hasta finales, por lo tanto, del 2022.

Y, paralelamente, el coste global de todas las prestaciones previstas que, de entrar en vigor el contrato en el mes de julio (poco probable por procedimiento), supondría un desembolso próximo a los 456.000 euros, a 92.250 euros por anualidad, sensiblemente inferior a la cifra liquidada en ejercicios precedentes, la parte proporcional al año en curso y las cuatro actuaciones extraordinarias que podrían ser encargadas cada año a razón de 2.145 euros, sin que sea seguro que puedan ser realizadas y generern ese gasto.

Lo sucedido a lo largo de todo 2017 obliga a hacer mención especial, en todo caso, al apartado de sanciones, una constante entre los meses de marzo y noviembre, y el origen del profundo desencuentro que se produjo entre la Banda de Música y la Administración local.

Las leves refieren a la falta de asistencia a los ensayos, sin aviso previo, superiores en un 25% al número total de convocatorias mensuales, y se castigarán con entre 10 y 25 euros. Las graves al incumplimiento del contrato o a la obstrucción de las labores de inspección del Ayuntamiento, entre otras hipótesis, y se sancionarán con entre 25 y 50 euros. Y las muy graves a los casos de indisciplina e incorrección, a las agresiones físicas o verbales entre los miembros de la banda, o al incumplimiento de las obligaciones previamente advertidas por el Concejo, y se castigarán con multas de entre 50 y 75 euros.

El contrato, que será entregado después de ser aprobado en pleno a la dirección de la Asociación de la Banda de Música de Haro, a la que invitará a participar en el proceso de licitación como «única (entidad musical) acreditada en el municipio», contempla la opción de que el Ayuntamiento determine la realización de actuaciones extraordinarias no previstas en el contrato anual, siempre y cuando se consideren de importancia y justificadas.

El contratista está obligado a realizar, de darse esa circunstancia, al menos a cuatro cada año, con sus correspondientes ensayos, que nunca serán más de veinte, y cobrará por cada una de ellas 2.145 euros.

Se supone que el documento superará sin problemas el trámite administrativo en pleno y la oferta será pblicada a continuación.

 

Fotos

Vídeos