La asamblea de Podemos en Haro desautoriza a Carrero

Arantxa Carrero en la presentación de su candidatura. /E. C.
Arantxa Carrero en la presentación de su candidatura. / E. C.

El círculo de la coalición asegura estar activo, con la aprobación del área de Organización estatal, y aborda hoy cuestiones de la política municipal

ROBERTO RIVERA

El círculo local de Podemos Haro trata de recuperar el pulso tras la tormenta que ha provocado, en su seno, el desmarque de Arantxa Carrero al apuntalar el pacto del gobierno tripartito con PSOE y PR, y el de la gestora regional tras el bloqueo provocado en la constitución del nuevo Gobierno autonómico por la diputada Raquel Romero, clave al mismo tiempo en la gestión de los acuerdos alcanzados en otros ayuntamientos de la región, como Logroño y Nájera, además del jarrero.

De acuerdo con la información facilitada por Manuel Larrea, nuevo portavoz del órgano local en la capital riojalteña, el círculo no sólo estaría «activo, con el visto bueno de la Secretaría de Organización» estatal, sino que sitúa a la concejala electa por Podemos Equo en una situación compleja, ya que ha sido «desautorizada» por el órgano de control local al haber «votado contra el reglamento» de la formación de izquierdas que, conforme establece su decálogo de transparencia, le habría exigido explicar «con todo detalle» a qué respondía la modificación presupuestaria a la que dio luz verde junto a sus socios de gobierno en el último pleno, por cerca de un millón de euros.

Tanto a la oposición, que le reclamó la justificación de la propuesta, como a sus compañeros del círculo a los que asegura no reconocer como tales.

Desde el círculo se insiste, no obstante, que se establecieron claras algunas premisas al abordar el proceso de negociación de un pacto del que dicen no haber sido informados, como el resto de los ciudadanos. Y una de ellas, recoge el documento que detalla lo sucedido en el encuentro de Carrero con los gestores de Podemos en La Rioja, era no sumarse a un gobierno en el que apareciesen, apuntaba Larrea, ni la alcaldesa socialista Laura Rivado ni el regionalista Leopoldo García. «Sólo se planteó una alternativa a ese escenario y era abstenerse para poder negociar, desde la oposición, acuerdos concretos de gobernabilidad en aquellos temas en los que estuviésemos de acuerdo». Pero «Arantxa ha optado», lamentaba el portavoz de la coalición, «por anteponer sus intereses personales» (su liberación con cargo a los Presupuestos del Ayuntamiento de los que cobrará 30.000 euros al año), «en contra del programa electoral que elaboró la asamblea y con el que se presentó ante el electorado».

Consecuentemente, los miembros del órgano local de Podemos aseguran sentirse «desvinculados» de las decisiones que viene tomando la concejala que lideró su candidatura, aseguran que «más del 70% de los componentes de la lista» se siente ajenos a esa posición y reclaman al mismo tiempo que se ajuste a los principios del código ético de la formación política, impulsando de esa manera la política de transparencia que ven suplantada en el Concejo jarrero.

Hoy se reúnen en asamblea para abordar cuestiones relacionadas con la gestión del Consistorio jarrero, una de ellas la modificación del Presupuesto ya refererida.