UAGR reclama de Madrid condiciones «más justas» en el reparto del viñedo

Un tren Alvia circula sobre los viñedos más próximos a los Riscos de Bilibio y a las Conchas de Haro, dentro del término municipal de Haro, en dirección a Miranda./
Un tren Alvia circula sobre los viñedos más próximos a los Riscos de Bilibio y a las Conchas de Haro, dentro del término municipal de Haro, en dirección a Miranda.

El sindicato traslada a la Consejería de Agricultura sugerencias para evitar lo sucedido en 2016, de cara al encuentro con la Administración central

ROBERTO RIVERA

La Unión de Agricultores y Ganaderos de La Rioja fija posiciones de cara al encuentro que mantendrán mañana, viernes, los representantes de las diferentes comunidades autónomas españolas con el Ministerio de Agricultura, conscientes de que sobre la mesa se expondrán los criterios de reparto de las plantaciones de viñedo para el próximo año, y reclama del titular de la Consejería de Agricultura, Íñigo Nagore, que defienda en Madrid «condiciones más justas» que las aplicadas a lo largo del curso pasado y duramente cuestionadas por el sindicato agrario UAGR-COAG.

La Unión sostiene en el comunicado que recoge esta reivindicación, que ya se ha perdido «la oportunidad de conseguir que la Interprofesional redujera las plantaciones que van a llegar a la Denominación de Origen Calificada Rioja en 2017», por lo que propone a los responsables de la política agraria en la región el establecimiento de «un límite de hectáreas por solicitud», imponiéndose al mismo tiempo a los solicitantes que coticen a la Seguridad Social agraria para poder acceder al reparto de estas nuevas superficies de viñedo. Tanto en La Rioja como en el conjunto del Estado.

Se trata de demandas que son formuladas desde la perspectiva crítica que los dirigentes del sindicato hacen de lo sucedido durante los últimos meses y la polémica que acabó generando tras conocerse el resultado final de las asignaciones.

UAGR sigue lamentando, en concreto, que las organizaciones implicadas finalmente en la firmadel acuerdo de 2015 por el que se aceptaba el aumento de las plantaciones, no lo hayan modificado con posterioridad, «perdiéndose así la oportunidad de reducir casi a cero las hectáreas que llegarán a la Denominación este año, antes de que se cambien los criterios de reparto tan injustos que sufrieron los viticultores riojanos en 2016», remarca el sindicato agrario en su comunicado.

Sea como sea, y aún aceptando el mantenimiento de la legislación que hace referencia explícita a las autorizaciones de plantación de viñedo, desde UAGR defiende que «sí se puede incidir en las condiciones de reparto en 2017», de manera que estos derechos lleguen «a agricultores reales».

Con esa intención plantea, en concreto, algunas consideraciones, confiando en que pudieran ser consideradas por las administraciones públicas y recogidas en los próximos acuerdos».

Propone, por ejemplo, que se fije «la limitación del número de hectáreas a pedir por solicitante», entendiendo que el cupo máximo no debería superar las tres hectáreas. Y defiende la necesidad de que el Gobierno de La Rioja se encargue de controlar que los peticionarios «no eludan los criterios de prioridad o de admisibilidad, o creen de manera artificial las condiciones y requisitos previstos en cada caso», haciendo alusión a lo recogido en una reciente modificación del Real Decreto de Potencial de Producción Vitícola que lo contempla en esos términos.

«Para ello», viene a remarcar la comunicación de la Unión de Agricultores y Ganaderos de La Rioja, «se debe exigir que estén dados de alta en el Régimen Especial de Autónomos (Rama Agraria) para comprobar que los solicitantes son realmente jóvenes agricultores y no meros testaferros para otros», como sospechaban los dirigentes del sindicato en algunos casos.

El resto de las iniciativas propuestas a la consejería contemplan el seguimiento de los beneficiados de los repartos, de manera que se pueda «comprobar que realmente son Jefes de Explotación, revisando cuestiones como si tienen carné de aplicador de fitosanitarios, si disponen de maquinaria inscrita a su nombre en el Registro, y si perciben ingresos por su actividad agraria». Y, en última instancia, la opción de revocar dichas autorizaciones «si se incumplen las condiciones por las que se les ha autorizado plantar», pudiendo declararse como «viñedo ilegal si ya ha sido plantado».

Son sugerencias que se suman a las ya entregadas el pasado 27 de diciembre al ministerio a través de la Delegación del Gobierno.