Viaje en acuarela de Egipto a Urki

Pintura. Santiago Entrena junto a algunas de las acuarelas que expone; 42 imágenes con una variedad de temas. /Félix Morquecho
Pintura. Santiago Entrena junto a algunas de las acuarelas que expone; 42 imágenes con una variedad de temas. / Félix Morquecho

Cuatro bloques temáticos forman la exposición que presenta Santiago Entrena en el Centro social Untzaga hasta este domingo

FÉLIX MORQUECHO

Una afición como la pintura aparece a menudo desde la niñez, y es cierto que Santiago Entrena se hinchó a dibujar láminas de aquellas de Emilio Freixas. Sin embargo fue otra la afición que le robó el corazón: el antiguo Egipto y todos los misterios que rodean aquella civilización. En más de una ocasión ha expuesto la colección de antigüedades que ha ido recabando, pero hace una década se fijó en que los orientalistas del siglo XIX utilizaban la acuarela para ilustrar sus expediciones. Así, se decidió a emularlos usando esta técnica, y desde entonces no ha dejado una disciplina que le ha llevado desde Egipto hasta los barrios con más solera de la ciudad.

El Centro social Untzaga acoge hasta este domingo una exposición formada por 42 pinturas realizadas por Santiago Entrena en la última década. La muestra titulada 'Desde Oriente hasta Eibar. Acuarelas' se puede visitar en horario de 19.30 a 21.30 hasta el viernes y de 12.00 a 14.00 el sábado y el domingo.

El autor recuerda que su interés por la acuarela nació al estudiar el trabajo de los artistas que viajaban a Egipto en el siglo XIX para ser cronistas de un exótico territorio. «Destacan el escocés David Roberts, el alemán Carl Werner, los franceses Jean Leon Gerome o Dominique Ingres y el estadounidense Frederick Arthur Bridgman», recuerda Entrena. Así, consultando láminas y algunos libros, comenzó a hacer sus pinitos en ese intento por añadir una faceta a su afición por el orientalismo. «También es verdad que he acudido a algún cursillo impartido por el excelente pintor bergarés Ricardo Azkargorta y he recibido consejos de otros acuarelistas como el eibarrés Oscar García Guisasola», señala.

Los inicios en la acuarela tuvieron relación directa con Oriente, pero Santiago Entrena descubrió pronto que esa técnica le ofrecía otras posibilidades, y la primera fue la temática relacionada con el mar. «Los puertos, los astilleros, las grúas... es un tema que me atrae muchísimo», señala. El camino que le llevó de Egipto a los puertos de nuestro entorno siguió después hacia las ciudades europeas más importantes. «En vez de una foto hago un dibujo», bromea. De hecho, sus primeras acuarelas en casa le podían llevar cinco o seis horas de trabajo pero la práctica le ha llevado a una mayor agilidad. «Es una técnica rápida, hay que captar la sensación».

Egipto, capitales europeas y puertos forman tres de los bloques temáticos de la exposición, y el cuarto no podía ser otro que Eibar. «Tenemos lugares muy emblemáticos pero también otros que no aparecen tanto. Me gustan los barrios que están más olvidados como Matsaria, Txonta o Urki, barrios que tienen un gran potencial plástico. Me encanta el contraste de edificios viejos junto a casas nuevas que se puede ver en algunas zonas», explica. A estos temas se suman otros como la Lambretta o la afición de la Sociedad Deportiva Eibar de marcado carácter local.

Urban sketcher

Gente de su entorno que conocía su trabajo animó a Santiago Entrena a organizar una exposición «modesta» en la sala del Centro social Untzaga, «un lugar muy accesible en el que me han dado todas las facilidades», agradece. El autor es socio de la Asociación española de Egiptología, y también de la Asociación artística eibarresa, pero más traducción necesita su pertenencia al grupo Euskalherria skechcrawl. «El movimiento de 'urban sketchers' trata de presentar el acontecer de la vida urbana cotidiana y he descubierto que pintar al aire libre es una bomba. Tienes que enfrentarte al medio y es muy interesante», relata.

Formar parte de ese grupo marca una serie de condicionantes como la fecha en vertical que se incorpora a cada dibujo junto a la firma. «Hay pinceles que tienen un depósito de agua, y eso permite que con un estuche y una libreta estés preparado». Este grupo organiza un encuentro mensual en alguna localidad, lo que supone un punto de encuentro para aficionados al dibujo y la pintura callejera de distintas edades. «Además, pintar en la calle hace que mucha gente se fije y se interese por lo que estás haciendo. Es parte de la gracia», reconoce.

No todo son ventajas en la acuarela, ya que esta disciplina tiene sus particularidades. «Cuando pintas al óleo puedes tapar un fallo, pero aquí un error te obliga a empezar de nuevo... o a quedarte con ese error. A veces un trazo que no querías hacer te sorprende».

Con una década de acuarela a sus espaldas, Santiago Entrena observa que en este tiempo su pintura ha vivido una evolución, y los objetivos que persigue van cambiando. «Me gusta captar una imagen que llame la atención. No pinto para la gente pero sí quiero que provoque una sensación».

Temas

Eibar
 

Fotos

Vídeos