Vecinos de Txikito de Eibar piden que se repare el parque «destrozado» por las raíces de árboles

Vecinos de Txikito de Eibar piden que se repare el parque «destrozado» por las raíces de árboles

El deplorable estado del pavimento dificulta el paso en la parte trasera de la torre de Unzaga

A. E.

Vecinos de Txikito de Eibar y de Txantxa Zelai solicitan la reparación del parque y el tratamiento de los árboles de la parte trasera de la torre de Unzaga, cuyas raíces han fracturado el pavimento.

Los vecinos se quejan de que las raíces de los árboles están afectando a la estructura del parque hasta producir su deterioro, destrozando el pavimento del parque por completo. Por este motivo, solicitan una actuación inminente. «No es la primera vez que el Ayuntamiento tiene que talar un árbol que deteriora un parque. Queremos que se lleve a cabo una actuación al respecto porque el parque está muy mal», señala un vecino de Txikito de Eibar.

No obstante, hay otros vecinos que muestran su oposición a la tala debido a que «al quitar los árboles se dejaría sin sombra a la zona, en un lugar que se está muy bien los días que hace sol. Creo que con extraer las raíces y reparar el parque valdría, aunque lo veo difícil», señalaba un vecino de la torre de Unzaga.

El caso es que no sólo es un problema que causa un determinado árbol, sino que es del conjunto de los existentes en el parque, que afecta también a los bancos. «Han tenido que mover los bancos de su sitio por este problema con las raíces».

La opinión mayoritaria entre los vecinos recogida ayer es que se eliminen los árboles plantados en los parterres de la trasera de Unzaga. «El pavimento está abombado y por ahí no se puede pasar. No es la primera vez que han ocurrido caídas. Si a ello se le une que algunos propietarios de canes no recogen sus heces los problemas se incrementan».

Varias caídas

Según declaraban los vecinos «han sido frecuentes las caídas de los viandantes por lo irregular que está el suelo. Durante las noches no se ve nada con lo que aumentan los riesgos». Otro de los problemas es lo resbaladizo que se vuelve el suelo con la caída de las hojas de los árboles.

Y las dificultades se ven incrementadas para las personas con movilidad reducida y las que tienen que acceder a la calle Txikito de Eibar.

El Ayuntamiento instaló un parque infantil con diversas atracciones en 2010, y después tuvo que modificar el suelo colocando uno nuevo de seguridad. El objetivo de la reforma era adecuar los parques infantiles a las normativas europeas de seguridad. La sustitución del suelo de seguridad por otro nuevo consistió en una especie de asfaltado que debe tener un mínimo de 40 milímetros de espesor con el fin de minimizar daños en caso de caídas de los niños.

No obstante, para entonces los árboles ya estaban plantados en este parque, y no se tuvo en cuenta la repercusión que iban a tener sus raíces en este suelo. «No es la primera vez que unas raíces obligan a modificar aceras y parques, pero así no pueden dejar esto», exponen los vecinos.

Finalmente, otro de los habituales del parque comentaba que «el que plantó los árboles, en su día, no tuvo en cuenta los desperfectos que podían causar estas raíces. Está todo destrozado y se trata además de la zona más céntrica de Eibar y que sirve de paso a muchas personas», expresaba una persona mayor, usuaria también del parque.