Los vecinos podrán proponer que se retiren las pintadas molestas

El paso desde Paseo San Andrés a Legarre es uno de los puntos que mayor número de pintadas presenta en Eibar. /Mikel Askasibar
El paso desde Paseo San Andrés a Legarre es uno de los puntos que mayor número de pintadas presenta en Eibar. / Mikel Askasibar

Esta nueva fase está motivada por el éxito que tuvieron las anteriores, en las que sólo las comunidades podían solicitar la retirada

A. E.

El Ayuntamiento ha iniciado una nueva campaña de retirada de pintadas y grafitis de sus calles, que supone una continuación a las dos anteriores que se llevaron a cabo el pasado año, así como a las ejecutadas en ejercicios previos. La decisión municipal de impulsar este nuevo programa de supresión de pintadas está motivada por el éxito de las anteriores, especialmente por la implicación de la ciudadanía a la hora de plantear los lugares de las fachadas de sus edificios donde había pintadas que se debían retirar, así como por el importante volumen de fachadas y paredes que se limpiaron.

Las actuaciones de esta nueva campaña cuentan con un presupuesto de 103.000 euros. A diferencia de las anteriores campañas, en las que era la representación de las comunidades de vecinos la que debía dirigirse al Ayuntamiento comunicando las fachadas en las que había pintadas, ahora, podrán hacerlo los vecinos a título individual, tanto si son propietarios como arrendatarios. El plazo para que se pueda solicitar la retirada de las pintadas está ya abierto, y concluirá el 7 de noviembre.

Los vecinos que deseen que se retiren las pintadas y grafitis de sus fachadas deben acudir a Pegora, donde se encuentra disponible el impreso de solicitud. Posteriormente, deberán entregarlo, junto con una fotografía o imagen impresa en color de la pintada. El formulario está también disponible en la página web municipal ( www.eibar.eus).

Con la solicitud que se realice, el solicitante autoriza al Ayuntamiento a que elimine las pintadas, y aceptará que, dependiendo de las características de los materiales de la fachada, puede que no sea posible limpiarlas con los medios habituales disponibles y no se puedan efectuar los trabajos. Asimismo, el solicitante de cada comunidad deberá aceptar el resultado final de limpieza, y renunciará a cualquier reclamación con relación a su solicitud. De esta manera, recibidas las solicitudes, se preparará desde Servicios el plan de trabajo, y la retirada de las pintadas y grafitis se realizará en los meses posteriores.

Temas

Eibar