Vecinos de Mekola podrán elegir cuatro planes de mejora de su calle

El Ayuntamiento propone un parque escalonado o con un único nivel. /M. ASKASIBAR
El Ayuntamiento propone un parque escalonado o con un único nivel. / M. ASKASIBAR

El Ayuntamiento presenta el proyecto de dos ascensores que conectarán la calle San Juan con Arrate Bide

A. E.

Una nutrida representación de los vecinos de Mekola ha asistido, esta semana, a la presentación de las alternativas que ha diseñado el Ayuntamiento para la mejora de esta calle.

Tras el derribo del chalet de Vildosola, efectuado en enero del pasado año, desde el Ayuntamiento se giró el compromiso a los vecinos de afrontar la mejora del solar derribado y la instalación de un ascensor. Para ello, el Consistorio ha elaborado un proyecto con sus correspondientes alternativas que fue dado cuenta a los vecinos de unos viente portales de Arrate Bide y Mekola.

Todo ello parte, desde la firma entre Ayuntamiento y las familias propietarias de los terrenos, en los que se encontraba el chalet, de un convenio de reparcelación de esta zona, tras un largo tira y afloja, lo que posibilitaba el desarrollo de esta área. En base al acuerdo, en la parte alta, más próxima a Arrate Bide las familias podrán construir viviendas. En la parte más cercana a la vía del tren, el Ayuntamiento también estudió contar con un parque y una reserva de espacio para instalar un ascensor.

Esta misma semana, el alcalde, Miguel de los Toyos y el técnico de Urbanismo, Sabas Bedialauneta, explicaron las alternativas que se plantean para esta parte baja del solar derribado y las previsiones de instalación del ascensor.

Entre las propuestas que se presentaron estaba una que permitía la apertura de un parque de 300 metros cuadrados que surgía a partir de los terrenos del solar derribado. El resto de alternativas establecían diferentes parques escolanados, en alturas, cuyas dimensiones diferían según la excavación más o menos profunda a realizar.

También se dio cuenta del ascensor que partiendo de la calle San Juan llegaba hasta la mitad de la calle Mekola de la que surgía un segundo que alcanzaba la calle Arrate Bide. En base a esto, los vecinos hicieron sus valoraciones. En concreto, los del número 16 de Mekola señalaron a los responsables municipales que «el ascensor casi toca nuestras casas y alterará nuestra intimidad», con lo que solicitaban que contase con las modificaciones pertinentes. Otro vecino dijo que «llevamos mucho tiempo esperando a la llamada del Ayuntamiento» y no se explica «la tardanza en llevar a cabo este proyecto».

Deciden los vecinos

Entre otras valoraciones estaba la de otro vecino que apuntó que «a mí me interesa que se haga un parque que unido al paseo hará que la zona gane en esparcimientos, pese a que se tendrá que hacer una fuerte excavación, sobre la que surgirá el murete. Pero a mí me parece más interesante esta alternativa porque así se aprovecha más el paseo por encima de la vía del tren». Conocidas las alternativas, los vecinos mantendrán sus reuniones, en sus propias comunidades, y votarán por una de las cuatro propuestas que será ya la definitiva a realizar.

Todo ello aclarará el futuro de esta zona, ya que el Ayuntamiento cuenta con estos terrenos para su uso como espacio libre de uso público y zona verde, así como a la reurbanización de los frentes sur y norte de la parcela. Después, la propiedad de la parte alta será la encargada de construir o no una vivienda, en base al convenio alcanzado con el Ayuntamiento.

Temas

Eibar