De los Toyos espera «cerrar» este mes la expropiación del convento de Ipurua

El Ayuntamiento tiene interés en adquirir los terrenos de las monjas de Ipurua para ampliar el polideportivo y construir una amplia piscina cubierta/MIKEL ASKASIBAR
El Ayuntamiento tiene interés en adquirir los terrenos de las monjas de Ipurua para ampliar el polideportivo y construir una amplia piscina cubierta / MIKEL ASKASIBAR

Socialistas y jeltzales han mantenido un enfrentamiento por el precio final a pagar a los propietarios

A. E.

El alcalde, Miguel de los Toyos, manifestó ayer que «espera tener cerrada de forma definitiva» la expropiación de los terrenos del convento de Ipurua, «para finales de este mes». Según el regidor de la ciudad, «se han producido avances sustanciales en las negociaciones» que desembocarán en la firma de un acuerdo. Una vez depositada la cantidad acordada, el Ayuntamiento contará con los terrenos propiedad de las Monjas Concepcionistas. En principio, se barajó un justiprecio para la expropiación de 4 a 4,5 millones de euros, misma cantidad que se desembolsó para adquirir el solar de Valenciaga para la construcción del Hospital de Subagudos. Este justiprecio se había acordado con el tribunal de la expropiación, en base a las valoraciones previas que llevaron a cabo los técnicos del consistorio y los representantes de las monjas, dentro del largo trámite iniciado en el 2017. Dicho importe está previsto abonar con cargo al remanente de tesorería que contaba el Ayuntamiento.

La parcela permanece sin ocupar desde la partida de las religiosas, en el año 2009, que dejaron tras de sí un inmueble que se ha convertido en un punto estratégico, por estar situado entre el campo de fútbol y el polideportivo, dos equipamientos deportivos sobre los que se viene planteando una ampliación.

Tasación externa

Desde las filas del PNV, su portavoz Josu Mendicute, solicitó una tasación externa antes de proceder a la expropiación, por mutuo acuerdo, del Convento de Ipurua. El portavoz de los jeltzales eibarreses se reafirmó así en su propuesta, «en el sentido de no me aventuraría a negociar el precio de un solar millonario sin tener una tasación, porque ese dinero es de todos los ciudadanos. Esa tasación no existe, pese a que la hemos solicitado reiteradamente».

Mendicute señalaba que «si no existe una tasación, es posible que el ayuntamiento no pague un precio justo. Y lo hará con el dinero de los impuestos de todos los eibarresas. Yo no actuaría así con mi dinero, y mucho menos con el de todos». Según Mendicute, «no se ha pedido a la propiedad que se ponga un precio. Si no estaba firmado el mutuo acuerdo 15 días después de aprobar la declaración de bienes y derechos, -asunto que tuvo lugar en septiembre- , por Ley debería estar pedida desde hace cuatro meses», señaló Mendicute.

Junto a ello, el Plan Estratégico del Deporte no contempló mantener el convento, sino que se preveía su derribo para ampliar el polideportivo. Así, entre las conclusiones del Plan del Deporte se contemplaba contar con una nueva piscina y eliminar el actual equipamiento interior del polideportivo.

Desde las filas del PSE se planteó en la campaña electoral de 2011 la posibilidad de llevar a cabo la ampliación del polideportivo sobre terrenos del convento. El alcalde, De los Toyos, inició las primeras negociaciones con la autoridad eclesiástica para estudiar las posibilidades de comprar los terrenos en los que se ubica el convento, calificados de equipamiento deportivo de dominio público.No obstante, con el recrudecimiento de la crisis, este proyecto de compra para ampliar el polideportivo, así como la reforma de la plaza de toros, quedaron descartados con el fin de abordar otras prioridades municipales.

 

Fotos

Vídeos