Siete viviendas municipales serán cedidas a Alokabide para alquiler social

El consejero de Vivienda, Arriola, y el alcalde, De los Toyos, llevaron a cabo una visita a la oficina de Txonta que tramita los planes de rehabilitación de 221 casas. /Félix Morquecho
El consejero de Vivienda, Arriola, y el alcalde, De los Toyos, llevaron a cabo una visita a la oficina de Txonta que tramita los planes de rehabilitación de 221 casas. / Félix Morquecho

El Ayuntamiento se ha comprometido, además, a incorporar en próximas fechas una octava

ALBERTO ECHALUCE

El consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda, Iñaki Arriola, y el alcalde de Eibar, Miguel de los Toyos, firmaron ayer un convenio por el que el Ayuntamiento cede a Alokabide siete viviendas para destinarlas a alquiler social a través del Bizigune municipal. De momento, el Ayuntamiento se ha comprometido, además, a incorporar en próximas fechas una vivienda más. Las siete viviendas cedidas se encuentran en Amaña (3), en Romualdo Galdós (3) y una en Paguey. La octavar estaría en Santaiñes.

Este programa es una variante específica del programa Bizigune de captación de vivienda vacía de particulares. Fue puesto en marcha la primavera pasada por el departamento de Vivienda, con el objetivo es obtener viviendas de titularidad municipal y ponerlas a disposición de todas aquellas personas que no pueden acceder al mercado libre de alquiler. En menos de un año este programa acumula ya medio centenar de viviendas.

Eibar, como otros ayuntamientos en Euskadi, disponía de viviendas en muchos casos vacías, reservadas a otros fines o, incluso, destinadas a programas de alquiler. Con la cesión de las viviendas a Alokabide, la sociedad pública pasa a hacerse cargo de todos los aspectos del alquiler, tanto a nivel técnico como de trato con los inquilinos, así como del listado y proceso de adjudicación, cálculo y cobro de las rentas, las contrataciones de los servicios, la atención de las incidencias, y el mantenimiento y estado de conservación de la vivienda.

Los requisitos que se exigen a los futuros adjudicatarios es el empadronamiento en Eibar, con un mínimo de tres años, como uno de los requisitos para el acceso a las viviendas, requisito que se sumará a los económicos, sociales y de antigüedad fijados en el programa Bizigune y en Etxebide, exigidos por el departamento de Vivienda para el acceso a una vivienda de alquiler social. La cesión en el Bizigune Municipal se realiza por un periodo de seis años prorrogables, y los ayuntamientos pasan a percibir un canon mensual de arrendamiento, similar al que reciben los particulares suscritos al programa Bizigune del Gobierno Vasco, con un máximo de 600 euros mensuales.

Así, los siete pisos de titularidad municipal cedidos por el Ayuntamiento de Eibar, se arrendarán a personas inscritas como solicitantes de vivienda de alquiler en el registro de Etxebide, que cuenten al menos con tres años de empadronamiento en Eibar. Una de las viviendas cuenta con cuatro habitaciones, dos constan de tres habitaciones y las cuatro restantes disponen de dos habitaciones cada una. La renta anual a abonar por los arrendatarios no superará en ningún caso el 30 % de los ingresos anuales ponderados de los titulares del contrato de arrendamiento que suponen recaudar al Ayuntamiento cerca de 3.360 euros. No obstante, Alokabide ha hecho obras de reforma y adecuación que han supuesto una inversión anticipada total de 96.000 euros, que será descontada mensualmente del canon que ingresa el ayuntamiento en concepto de alquiler. La media que abona una familia vasca con este programa es 250 euros-mes.

Demanda de 824 personas

El consejero Arriola puso en valor la colaboración institucional y el ejemplo de Eibar, localidad en la que el departamento gestiona además 263 viviendas, de las que 134 son bizigunes de particulares. «Son unos números muy importantes que dicen mucho de la conciencia social del pueblo de Eibar», aunque reconoció que resultan insuficientes para atender la demanda existente. A día de hoy, 824 personas empadronadas en Eibar están inscritas en Etxebide en busca de una vivienda, de los que 747 optan por el alquiler.

Arriola animaó a «todos los ayuntamientos que disponen de viviendas vacías e incluso a los que ya están gestionándolas a que confíen en la experiencia y la buena gestión de Alokabide y del Departamento de Vivienda y se sumen a un programa, cuyo objetivo no es otro que el de procurar que todos los ciudadanos y ciudadanas de Euskadi tengan un techo bajo el que vivir». Y señaló que resulta muy difícil entender que existan viviendas de titularidad pública vacías, mientras en Euskadi hay tantas personas con deseo de acceder a una vivienda.

Temas

Eibar