Rafael Álvarez 'El Brujo' pone en escena mañana la obra 'La luz oscura'

Interpreta por primera vez una obra basada en el poeta místico destacando el lado lírico de tres grandes poemas

A. E.

El Complejo Educativo acoge mañana a las 20.30 horas una de sus representaciones estelares a cargo de Rafael Álvarez 'El Brujo', con música original y violín por Javier Alejano, con la obra 'La luz Oscura'. Se trata de un monólogo basado en la obra y vida del poeta místico San Juan de la Cruz.

El veterano artista interpreta por primera vez una obra basada en el religioso y en ella destaca su lado lírico con sus tres poemas: 'La noche oscura del alma', 'Llama de amor viva' y algunas estrofas del 'Cántico espiritual'. 'El Brujo' repasa la obra y el pensamiento del poeta carmelita de Ávila, y lo hace desde la reflexión, la profundidad y el sentido del humor.

Según señala Álvarez, «San Juan de la Cruz es la combinación armoniosa de una cultura exquisita, refinada sensibilidad y el espíritu libre de un 'pastor' que se abre paso en el mundo como un rayo de luz entre tinieblas». Si ya de por sí las vidas de Santa Teresa o de San Juan de la Cruz son de una enorme riqueza y una rebeldía verdadera, aunque con apariencia de moderación y obediencia, para 'El Brujo' «en la sociedad actual tienes justamente lo contrario: una rebeldía en apariencia y una sumisión total en el fondo».

Capítulos de la obra del Santo

'El Brujo' recita el verso del fraile con precisión y con la musicalidad del ritmo de su respiración y por el acompañamiento de un violinista. «Cuando vea al público con cara de palo haré algún guiño a la actualidad para relajarles y que no se lo tomen tan a pecho», señalaba el actor en una entrevista en alusión a sus recursos habituales que más consiguen enganchar a los espectadores.

Además, menciona dos capítulos de la vida de San Juan de la Cruz relacionados entre sí, que comienzan cuando tenía cinco años y se cae a un pozo, del que se dice que fue salvado milagrosamente por la Virgen. Y después, de mayor, cuando pertenecía a la Orden Carmelita fue encerrado durante nueve meses por chocar contra las estructuras del poder, y esa misma imagen le guió para ayudarle a escapar. Para el Brujo, «lo grandioso» de la poesía de San Juan de la Cruz es que en ella «confluyen varias fuerzas»: por un lado, la corriente de la poesía popular, donde recoge estructuras métricas y contenidos que se remontan a poetas del Islam y, por otro, la poesía mística.

Pero lo que realmente atrapa al lector y espectador es, sin duda, incide el actor, su contenido. Su poesía, subraya, «habla sobre todo del amor, del amor sin distinciones, del amor divino en toda su totalidad y es una belleza tal» que recomienda a todo el mundo «imbuirse en ella y conocerla».

Para Álvarez es «todo un reto» llevar a este autor al teatro, una sensación que ya ha tenido antes con otras representaciones teatrales como 'El Quijote' de Cervantes, donde ha indicado que «hay allí unas fuerzas que no acaban de armonizarse».

«Sacar lo mejor de la obra»

No obstante, apunta que con San Juan de la Cruz ha ido todo «más fluido», en parte por un trabajo anterior suyo basado en la vida de San Francisco de Asís de Darío Fo, donde siguió las técnicas de narración oral al estilo de los antiguos juglares.

Una de las características de este actor cordobés es que aunque la esencia sea la misma, una función nunca es igual a la siguiente, y la obra va evolucionando con el tiempo al igual que la sociedad, tendiendo así puentes entre los clásicos y el siglo XXI, esperando que obren «algunos milagros».

De hecho, el escenario siempre agradece un violín en casos como estos. Con la ayuda de este instrumento hallamos eso de lo que carece en general la poesía española contemporánea: espíritu o éxtasis, el vínculo perfecto de pensamiento y sentimiento.

«Esas partes del espectáculo, que comparadas con la narración de la vida del santo resultan breves, muy breves, son sublimes». En esta obra 'El Brujo' consigue sacar lo mejor del fraile poeta y comunicarlo a los espectadores: desde lo hondo de la emoción contemplativa, del dinamismo estático de San Juan de la Cruz.