El PNV propone trasladar el cementerio de Urki a la Avenida de Galicia

Desde la casa derribada de Urkizu se plantearía, vía ascensor, el acceso al cementerio de la Avenida de Galicia, junto a un vial que baja desde Txantxa Zelai hasta Txonta./
Desde la casa derribada de Urkizu se plantearía, vía ascensor, el acceso al cementerio de la Avenida de Galicia, junto a un vial que baja desde Txantxa Zelai hasta Txonta.

Descartan la ubicación de Altamira, solicitada hace 30 años, «por los recelos que existen y por problemas de accesibilidad»

A. E.

El portavoz del PNV y alcaldable, Josu Mendicute, acompañado de la edil Mertxe Garate ha presentado un proyecto, en el debate de revisión del Plan General de Ordenación Urbana, consistente en el traslado del cementerio de Urki a unos terrenos rurales de la Avenida de Galicia. El planteamiento jeltzale incluiría la urbanización del número 2 de Urkizu, cuya casa fue derribada, para su acceso al cementerio, vía ascensor y escaleras mecánicas. Al mismo tiempo, en el camposanto de Urki proponen llevar a cabo un parque verde.

Frente a la antigua propuesta del PNV de trasladar el cementerio a Altamira, postura mantenida a lo largo de más de tres décadas, ahora los nacionalistas «ante los recelos que tenía esta ubicación» redimensionan la propuesta inicial «en base a las necesidades actuales y futuras, en un espacio más amplio que el actual cementerio, y que además resuelve la accesibilidad plena para todas las personas», aspecto que Altamira, por estar encima de Unbe, «no conseguía». Ahora la propuesta nacionalista es construir escaleras y un ascensor desde Urkizu hasta Avenida de Galicia, « y allí mismo estaría la puerta del cementerio, a menos de dos minutos del parque de Urkizu», explica Mendicute.

Esta ubicación trata de resolver los problemas de estacionamiento de la zona al construirse un vial que parte de Arane y por detrás de Bidebarrieta desemboca en Urkizu-Txonta. «La propuesta es crear una fuerte dotación de aparcamientos en batería a lo largo de todo Avenida de Galicia e incluso estamos abiertos a estudiar otras fórmulas para lograr cerca de 200 plazas de aparcamiento», adelantó Mendicute.

Camposanto arbolado

Los jeltzales han tomado de referencia el cementerio de Arrigorriaga, un recinto que «parece más un parque verde, sin una imagen tétrica del lugar donde descansan los restos mortales de nuestros seres queridos». Así, los nichos no serían visibles desde el exterior del camposanto, desde donde se vería más una zona arbolada. Además, una gran parte de los nichos serían para depositar cenizas, «una tendencia al alza ante la que queremos ofrecer un columbario digno en un entorno agradable».

El alcaldable nacionalista considera que este nuevo cementerio «se puede poner en marcha en cuatro años» aunque ha reconocido la consecución de un parque en Urki llevará más tiempo «porque primero hay que dejar de enterrar allí, y después, una vez abierto el nuevo cementerio, el proceso de traslado puede durar varios años y tendremos que hacerlo con mucha sensibilidad y hay que tener en cuenta también a las familias que cuentan con panteón». En ese sentido, ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad «porque lo que queremos es un sitio mejor para todo el mundo y que el proceso no sea traumático para nadie». En cuanto al futuro espacio público de Urki, ha adelantado que «articularemos procesos de participación, queremos que lo que se haga allí sea bueno para todos».

Regeneración urbana

A partir de la apertura del nuevo cementerio, en la Avenida de Galicia, se pasaría a trasladar restos de nichos y panteones y afrontar la construcción de un amplio parque, con zonas verdes, a lo largo de sus 7.500 metros cuadrados. El edil jeltzale considera que el futuro Plan General tiene que apostar por resolver el problema de aparcamiento, recuperar las calles para los peatones, rehabilitar el patrimonio arquitectónico y generar suelo industrial. «Más y mejor empleo y calles más cuidadas», resume, «así como zonas verdes». En ese contexto, además de convertir el paseo sobre las vías del tren en un gran parque ajardinado, Mendicute defiende las dos grandes zonas verdes que los jeltzales vienen proponiendo: el cuartel de la Guardia Civil, «asunto en el que el grupo municipal EAJ-PNV ha trabajado insistentemente, y también en colaboración con el Grupo Vasco en el Congreso de los Diputados»; y, por otro lado, una gran zona verde entre Errekatxu, Sansaburu, Armagin y Urki, trasladando el cementerio a otro emplazamiento. «Necesitamos afrontar proyectos tractores y pensamos que este es uno de ellos».

Asimismo, Mendicute adujo que «la zona baja está abandonada, con un proyecto como el de Txonta que ha sido un gran fracaso, y una calle Barrena, sin ninguna inversión, salvo lo que dicen los vecinos que lo único que se ha hecho es llevar el dispositivo invernal, para transeúntes a nuestro barrio». El candidato también dijo que «vamos a tratar de buscar un consenso con el resto de grupos», con lo que nosotros pensamos que «es un proyecto estratégico como es contar con un nuevo vial, desde Txantxa Zelai a Urkizu-Txonta que permitiría la peatonalización diaria de las calles Fermín Calbetón, Bidebarrieta y Urkizu».