El primer trabajo del nuevo Ayuntamiento

Está previsto que las obras puedan iniciarse a lo largo de esta semana, tras cerca de dos años de haber estado paralizadas./MIKEL ASKASIBAR
Está previsto que las obras puedan iniciarse a lo largo de esta semana, tras cerca de dos años de haber estado paralizadas. / MIKEL ASKASIBAR

La corporación que surja de las urnas encargará un proceso participativo para Errebal

A. E.

Una de las primeras actividades que tendrá que hacer la futura corporación municipal surgida de las urnas será la convocatoria de un proceso participativo para Errebal, asunto al que todos los partidos políticos han dado su aprobación. Una vez que no ha quedado tiempo para encargar este plan en esta legislatura, lo deberá hacer el nuevo Ayuntamiento.

Este segundo proceso participativo pretende decidir los contenidos y usos del nuevo edificio multiusos, así como los negocios comerciales innovadores que se alojarán en él, y el traslado de las baserritarras del Rialto al nuevo emplazamiento.

Con el encargo del proceso participativo se trata así de «concretar los usos del espacio polivalente, regular los aparcamientos, la propia utilización de los locales o los negocios comerciales, con el fin de que los ciudadanos decidan cómo quieren que sea Errebal. Hemos quedado en que hay que meter el pincel en este proyecto y por ello todos los grupos queremos poner en marcha este proceso en la próxima legislatura», expresó el alcalde Miguel de los Toyos.

Oferta innovadora

El primer proceso participativo de Errebal descartó la construcción de un centro comercial o de un mercado tradicional al uso apostando más por una «oferta innovadora y redimensionada». Dentro de esta iniciativa, el proceso participativo mostraba la necesidad de introducir una oferta que tuviese una relación clara con los baserritarras, en donde se debía garantizar su espacio con la misma visibilidad que han tenido en el Rialto.

De esta manera, desde este primer proceso de Errebal se apuntaba la necesidad de introducir «una producción local como base del mercado y de proximidad, ecológico, artesanal, con oficios y restauración», según el texto aprobado para llevar a cabo el proyecto de Errebal. De ahí que entre las particularidades del proyecto están la creación de «un espacio dimensionado», para lo que se propone realizar una llamada abierta para conocer el número de comerciantes interesados en esta oferta.

Como se recordará, en Errebal se propone la realización de un espacio multiusos que pueda estar abierto y también cerrarse, para compartimentar su interior para diferentes eventos.

Diferentes usos

Entre los usos elegidos están los de un equipamiento multiusos, incrustado a Muzategi, con una superficie máxima de planta de 2.000 metros cuadrados y con un techo edificativo de 3.000 metros cuadrados como máximo. En el seno de este edificio se contará con un espacio grande de unos 1.000 metros cuadrados para usos polivalentes, y un espacio abierto, frente al Coliseo, de 830 metros cuadrados. «Queremos determinar todo ello. Por eso, se encarga otro proceso».

Temas

Eibar