La plataforma de Errebal pide «transparencia y reparación»

Numerosos vecinos asistieron a la reunión convocada por la plataforma Errebal. /Mikel Askasibar
Numerosos vecinos asistieron a la reunión convocada por la plataforma Errebal. / Mikel Askasibar

Denuncian que «una parte de la ciudad ha tenido un desarrollo discriminatorio de forma palpable y evidente»

A. E.

La plataforma de Errebal piensa solicitar «transparencia» y un «seguimiento continuo» de las obras, pendientes de adjudicación, del edificio multiusos de Errebal. Tras la reunión convocada con los vecinos, a la que asistieron cerca de 150 personas, desde la plataforma han hecho una valoración «muy positiva» de este encuentro al quedarse «la sala pequeña ante la gran presencia de personas».

En la valoración del acto de este colectivo «la asamblea ha dado un fuerte espaldarazo a las personas encargadas de coordinar la plataforma». En este sentido, a raíz de la reunión, según han indicado, «se les ha encomendado la tarea de activar las movilizaciones necesarias para conseguir que el proyecto de Errebal llegue a buen puerto respetando las conclusiones del proceso participativo, de reparar el daño causado a toda la zona y, asimismo, de actuar con transparencia real».

La representación de vecinos concluyó que Errebal «está lleno de 20 años de promesas incumplidas, cuando las consecuencias las pagamos todos y las responsabilidades no las asume nadie». En el transcurso del encuentro, los componentes de la plataforma hicieron entrega de un informe relativo al proceso de gestación de este plan, en el que incidieron en que «los vecinos tenemos memoria, pero suele ser bueno refrescarla. Queremos hacer el relato verdadero de las decisiones que ha sufrido esta zona. Eso sí, pagado todo desde las arcas municipales, con dinero de todos», recogen en su informe. Para esta plataforma «una parte de la ciudad ha tenido un desarrollo discriminatorio de forma palpable y evidente».

Así, mostraron como en 1999 «una de las propuestas del PSE fue apoyar la renovación del Mercado de Errebal, pero lo único que hicieron fue derribarlo más tarde. Aunque en 2003 mostraron un fotomontaje con un nuevo mercado y en 2006, solo cinco días antes de las elecciones, aprobaron la venta y enajenación del solar de Errebal a una empresa privada».

«Especulación»

Acusaron los miembros de la plataforma a esta empresa «de especular en el ámbito de megacentros comerciales, cuando curiosamente en el registro mercantil de aquellas fechas, el 13 de noviembre de 2006 se había constituido bajo el nombre de Eibar Boulevard, y el 12 de diciembre se aprobó el Plan General de Ordenación Urbana que da cobertura a un macro centro comercial».

En esta dirección, los componentes de la plataforma mostraron su malestar «porque las grandes decisiones sobre este proyecto siempre se adoptan antes de las elecciones, como la adjudicación ahora de un nuevo proyecto».

Ya con el proceso de desarrollo de Errebal se criticó la venta del solar en 650.000 euros, «bajo la justificación de que una vez realizado el Centro Comercial el Ayuntamiento recibiría una plaza de Abastos y una planta de parking valoradas en 3,5 millones de euros». La «especulación» para la plataforma se manifiesta en que «la compañía, Eibar Boulevard, sin sede social, recibió una valoración de la operación realizada por Hypo Real State Bank cifrada en 40 millones de euros y se hipotecó después el solar por ese valor. Sin embargo, el valor de lo que hubiera revertido al erario público fueron 650.000 euros y el parking-plaza quedaría valorado, supuestamente, en unos 4 millones. ¿A qué huele?».

Al mismo tiempo, la plataforma denuncia la existencia de «irregularidades urbanísticas con una volumetría que sobrepasa en un 45% lo legal, o que la plazoleta frente al Coliseo no respeta 830 metros cuadrados del Plan General». A partir de aquí, juzga la platafoma que «el PSE no reclama penalizaciones tras los reiterados incumplimientos, y antes de elecciones se optó por la recompra saliendo 1,3 millones de euros para la empresa especuladora, a la que se le pagó los derribos, los desvíos de redes, y el pueblo se quedó con un Errebal siniestro, aunque antes de las elecciones se expuso como logro la recompra del solar». Por otro lado, destaca el colectivo que «gracias a su intervención se pudo convocar un proceso participativo donde no se dieron los pasos para hacerlo realidad hasta poco antes de las siguientes elecciones».

Finalmente, se requirió información de los costes que ha tenido este proceso y consideraron «insuficiente» conocer tan solo que «se están abonando 807 euros al mes para el alquiler de bombas de achique de agua y otros 786 euros al mes por el alquiler de la grúa de trabajo».