Nueve empresas optan a construir el bidegorri entre Eibar y Maltzaga

Se prevé que las obras del bidegorri se adjudiquen en el mes de marzo. /FÉLIX MORQUECHO
Se prevé que las obras del bidegorri se adjudiquen en el mes de marzo. / FÉLIX MORQUECHO

Se trata de importantes firmas que tratan de hacerse con un proyecto que tiene un presupuesto total de 5 millones

ALBERTO ECHALUCE

Un total de nueve empresas constructoras del País Vasco han presentado sus ofertas para la ejecución de las obras del bidegorri entre Eibar y Maltzaga, tras iniciarse el proceso de licitación el pasado mes de noviembre.

De este modo, en estos momentos se está elaborando el informe técnico de las propuestas y, según las previsiones actuales, en un mes estará preparado este documento que permitirá dar el siguiente paso para la valoración de las ofertas económicas y, posteriormente, proponer a la empresa a la que se le adjudicarán las obras.

Este proyecto cuenta con una inversión de casi 5 millones de euros. El futuro bidegorri contará por 5 pasarelas, dos de ellas con más de 80 metros de longitud, que cruzarán el río Ego por un lado y el río Deba y la carretera GI-627 por otro.

El objetivo es que las obras se adjudiquen en marzo y puedan iniciarse en primavera. La nueva vía podrá estar finalizada, si las previsiones se cumplen, en el plazo de 15 a 20 meses, según la empresa a la que se le adjudiquen los trabajos, es decir para verano de 2020.

El tramo, que dispondrá de aproximadamente dos kilómetros de longitud, tendrá una anchura que rondará los tres metros durante todo su recorrido; un espacio suficiente para que bicicletas y peatones compartan el espacio de manera cómoda. La redacción del proyecto ha contado con una gran complejidad técnica debido a la orografía del recorrido y a las infraestructuras viarias y ferroviarias que debe sortear. «Este es el bidegorri más complejo que vamos a realizar, pero responde a una reivindicación histórica de la ciudadanía de Eibar, que hasta ahora no se había abordado. En cuatro años de gestiones y trámites se ha conseguido sacarlo adelante», aseguró la diputada de Movilidad, Marisol Garmendia.

Dado el encaje con el río, la vía del tren y la carretera N-634, se estudiaron varias alternativas que han conducido a contar con pasarelas, dos de ellas con más de 80 metros de longitud, que cruzarán el río Ego por un lado y el río Deba y la carretera GI-627 por otro, «incluso varias de ellas en pendiente que han levantado expectación y sorpresa en muchos foros relacionados con la movilidad», señaló Garmendia.

El tramo enlazará la calle Barrena con la vía ciclista-peatonal en servicio que partiendo de Elgoibar termina en Maltzaga. Así, se dará continuidad a este recorrido y se completará el eje Eibar y Elgoibar en un proyecto que, a pesar de su longitud no tan prolongada -dos kilómetros escasos-, requería de soluciones técnicas y tramitaciones administrativas dificultosas.

El departamento foral de Movilidad que dirige Garmendia había retomado durante este mandato el proyecto de bidegorri encontrando una solución técnica viable para el recorrido. Esta actuación está cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, en el marco del Programa Operativo FEDER del País Vasco 2014-2020. El regidor eibarrés, Miguel de los Toyos, agradeció la «implicación personal y política» de la diputada, al tiempo que destacó que «este bidegorri será realidad gracias al compromiso institucional del departamento» que dirige Garmendia, «ya que no solo ha detectado y ha sido consciente de la petición de la ciudadanía eibarresa, sino que ha respondido ante la misma».

La orografía y las infraestructuras existentes hacen de este tramo Eibar-Maltzaga un reto harto complicado. Así, se ha optado por una opción que contará con unas pasarelas con una pendiente del 6% en el lugar más delicado del itinerario, que coincide con el trazado ferroviario de Euskotren.