Novelas de intriga y románticas, las más solicitadas en la biblioteca

Interior de la biblioteca municipal Juan San Martín de Eibar, que cuenta con una gran variedad de títulos./Morquecho
Interior de la biblioteca municipal Juan San Martín de Eibar, que cuenta con una gran variedad de títulos. / Morquecho

«El lector clásico de periódico es el usuario más fiel, nunca falla», según afirma el bibliotecario de Eibar, Josu Michelena

J. A. REMENTERIA

«Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca» escribió el erudito escritor argentino Jorge Luis Borges. La biblioteca municipal Juan San Martín es el 'paraíso' para muchos eibarreses de distintas edades que satisfacen su hábito de lectura. A lo largo del año cuenta con gran actividad, pero también en agosto, aunque en menor cuantía, ha mantenido su pulso. Llega septiembre, su horario y dinámica, y volverá a restablecerse la normalidad.

El bibliotecario Josu Michelena, que viene sustituyendo una vacante temporal, nos muestra el perfil del usuario de este 'santuario' donde, en sus estanterías, hay volúmenes para todos los gustos. «Tanto en agosto como en el resto de los meses predomina el lector clásico, no falla, son generalmente personas jubiladas. El lector del periódico es un fiel». De la misma manera, «cuando los estudiantes finalizan su curso, sí que se nota bajón en la zona destinada a estudio, aunque, en los últimos días de agosto, ha incrementado un poco su presencia, quizá, el umbral de la vuelta académica comienza a ser clave para ir preparándose. En agosto, en la zona destinada a estudios se detecta una notable inactividad, pero nunca falla la de los periódicos. Otra sección que sufre descenso es la infantil, los escolares una vez terminado el 'cole' se desentienden, no leen cuentos, quieren desenchufarse, aunque se da el caso que algunos se acercan acompañados de los padres que les obligan a leer a pesar de estar de vacaciones porque consideran importante seguir manteniendo la lectura».

El préstamo de libros es un servicio de la biblioteca, ni en agosto se ha detectado su descenso, «no he observado bajón. La gente adulta sigue manteniendo su hábito de hacerse con un libro para leer en la playa, monte, o bien en casa. El perfil de usuario es más que el joven, el préstamo tiene su movimiento. No sabría diferenciar la preferencia del género de lectura en el libro de préstamo respecto al verano o otros meses, pero sí detecto que tiene mucha salida la novela más que la bibliografía del conocimiento, esto sucede todo el año. La novela es la más demandada a lo largo de los doce meses».

El suspense y lo romántico encabezan las preferencias, sin duda, son las especialidades más solicitadas. «La intriga, las policíacas con asesinato y las de temas románticos son las más solicitadas», resalta Michelena, que ha observado de estos días que hay un libro con un alto número de reservas: «Se trata de la trilogía de novela negra de Eva Sáez de Urturi ambientada en Vitoria. Otra de las trilogías que ha tenido éxito fue la de Dolores Redondo que versaba sobre crímenes en el Baztan».

Una biblioteca completa

Josu Michelena, que ha ejercido de bibliotecario en Villabona, Usurbil y ahora en Eibar, considera que en todas las localidades el perfil del lector es similar. «No podría decir que una población es más lectura que otra, entiendo que la proporción se mantiene en función de su número de habitantes. Pero hay algo en común en todos los lugares, es el hecho de que existe un público fiel, tanto en la sección de periódicos como en novelas, al igual que estudiantes, diría que el público se repite al margen de la cifra de habitantes de cada población. No cambian mucho las caras, se repiten, hay gente que es muy aficionada a la biblioteca, ya sea para uno u otro servicio».

A juicio de Michelena, la biblioteca Juan San Martín «es muy completa», no duda en afirmarlo porque habla con conocimiento de causa, «dispone secciones varias de temas locales, digitalización, aprendizaje de idiomas, vídeos, música, y una extensa hemeroteca de revistas y periódicos. Cuenta con una sección infantil dividida, con un txikitxoko aislado del resto para que los niños más pequeños pueden familiarizarse con la lectura, además hay un club de lectores, y se organizan cursos para aprender idiomas. Su temática es tan variada que la hace ser una biblioteca completa».

Temas

Eibar