Identificados los grafiteros más activos

El autor de las pintadas que firma como 'Shock', impresa en muchas paredes, ha sido identificado./Mikel Askasibar
El autor de las pintadas que firma como 'Shock', impresa en muchas paredes, ha sido identificado. / Mikel Askasibar

Dos de ellos firmaban sus pintadas con el nombre 'Shock' y los otros corresponden a los apodos 'Aski' y 'Rosk'

A. E.

La Policía Municipal de Eibar identificó hace pocos días a cuatro de los grafiteros más activos de la zona después de que fueran sorprendidos en plena acción cuando se disponían a pintar las paredes. La intervención policial se produjo durante las noches del miércoles y jueves pasados en las zonas de Legarre e Iturburu. Dos de los identificados firman sus pintadas con el nombre de 'Shock' y los otros responden a los apodos de 'Aski' y 'Rosk'.

Tras proceder a su identificación, a los cuatro les fue requisada una gran cantidad de material con la que se disponían a efectuar las pintadas, tales como aerosoles, botes de pintura o rodillos.

La Policía Municipal ha iniciado las diligencias oportunas para abrir un procedimiento sancionador a los infractores, de cara a imponerles sanciones de carácter «ejemplar». La importancia de esta actuación policial radica en que para abrir algún tipo de expediente a estas personas es necesario que sean cogidos 'in fraganti', tal y como ha ocurrido en esta ocasión.

El Ayuntamiento y la Policía Municipal están trabajando de forma activa para que puedan adoptarse medidas sancionadoras más efectivas para evitar la proliferación de pintadas y grafitis en sus calles. De hecho, desde hace tiempo se ha venido constatando que las sanciones de carácter económico que se habían impuesto a los grafiteros eran insuficientes, para lo que ya se están aplicando medidas más drásticas.

Después de conocerse esta última actuación de la Guardia Urbana, el alcalde, Miguel de los Toyos, ha mostrado su satisfacción por el hecho de que se empiezan a concretar los primeros resultados de las campañas contra las pintadas, al tiempo que ha pedido a la Policía Municipal que continúe trabajando en esta misma línea hasta que se logre erradicar este problema.

Asimismo, afirma que «he dado instrucciones a la Brigada Municipal para que limpie, en base a los recursos humanos y materiales de los que dispone, las pintadas y exigiremos a los grafiteros responsabilidades ante sus actuaciones».

Descartada la mediación

Por otro lado, desde el Ayuntamiento se vuelve a hacer un llamamiento al civismo de la ciudadanía para mantener limpias las paredes de la ciudad.

El Ayuntamiento había descartado la vía de la mediación para resolver el problema de los grafitis en Eibar. Desde el Consistorio eibarrés se alcanzó, hace unos años, un acuerdo con estos grafiteros consistente en que si se producía una pintada en las paredes de la localidad su autor quedaba comprometido a llevar a cabo su limpieza.

Dado que estos trabajos vienen firmados, se había alcanzado un acuerdo, en el juzgado, por medio del cual se descartaba la aplicación de sanciones si su autor se comprometía a limpiarlos. No obstante, después se constató una importante aparición de grafitis firmados, con lo que se iría a la vía de la aplicación de sanciones. En principio, se alcanzó algún acuerdo con el autor de un grafiti en el juzgado por la vía de la mediación. Su compromiso consistía en que el dibujante procediese a su limpieza, pero después se localizaron nuevas pintadas, con lo que se demostró que la vía del acuerdo y mediación no era efectiva.

Multas de 300 a 750 euros

Por este motivo, desde las filas socialistas se presentó una enmienda a los presupuestos municipales del 2018, cifrada en 40.000 euros, para la contratación de tres personas para la limpieza de grafitis. Con esta cantidad, se trataba de hacer frente a la limpieza de todos los grafitis, pero se esperaba identificar a los autores y aplicarles sanciones.

En los últimos años, el Ayuntamiento de Eibar había establecido multas para este tipo de faltas, de 750 euros, por una pintada estampada en las paredes. En muchos casos, se trata de menores que obligan a sus padres a hacerse cargo del pago de la multa.

Y aunque se ha querido dejar claro que «no es una conducta grave», sí que supone una «falta de civismo» que «inunda las calles».

La medida de las multas económicas comprendía dos tipos de sanciones: multas desde 300 a 750 euros, dependiendo del tamaño de la pintada y su ubicación; y un segundo pago de la factura expedida por la empresa de limpieza al borrar el grafiti. Ahora se va a hacer un estudio caligráfico de todas las pintadas que se han realizado en los últimos años, para establecer las sanciones en función de las firmas que corresponden a cada autor.

Antes, cuando se identificaba al autor de estas faltas, tenía que hacer trabajos para la comunidad, por ejemplo, limpiar las pintadas. Sin embargo, este recurso tampoco ha funcionado y el Ayuntamiento tenía que destinar 40.000 euros para estos menesteres, una cantidad importante que se podría invertir en otros aspectos.

El Ayuntamiento venía registrando una media de doce multas por pintadas callejeras. Todas ellas eran ejecutadas por menores de edad, la mayor parte chicos y naturales de Eibar. Pero ahora, con la identificación de los autores más activos, que firmaban como 'Shock', 'Aski' y 'Rosk', siendo estas las pintadas habituales, se van a imponer unas sancion es muy cuantiosas, dado el importante número de las que se han podido localizar en Eibar.

Una plaga que asola a todas las ciudades

El de los grafitis es una plaga que afecta a muchas ciudades y que en Eibar estaba cogiendo fuerza desde años atrás. Todo ello hizo

que la Policía Municipal realizase una extensa investigación. Los «terroristas del spray» no respetan nada y además se ceban con el mobiliario urbano recién colocado. Por ello, el Ayuntamiento quiere hacer un nuevo llamamiento a concienciar respecto al daño que producen estas actuaciones, tras instar a la Guardia Municipal a perseguir «con multas» estas conductas.

La Policía Municipal anunció, primero, que se sancionaría con una multa de 300 euros, a la que se añadirían los gastos ocasionadas por la limpieza de las pintadas. Según indica la Guardia Urbana, «esto deberá de ser tenido en cuenta por los padres o tutores en el caso de menores, ya que serán los responsables de hacerse cargo de estos gastos». La aparición y proliferación de grafitis ha sido un tema muy comentado por los vecinos, que en muchos casos se preguntaban y pedían «mano dura» para las personas que con sus pinturas 'decoran' especialmente mobiliario urbano.

El Ayuntamiento ha identificado a los autores de un buen número de pintadas, por lo que sus autores serán sancionados.