PSE y PNV no gobernarán juntos en Eibar

PSE y PNV no gobernarán juntos en Eibar

De los Toyos cree que «los nacionalistas tienen decidido de antemano ir a la oposición», a diferencia de lo que viene ocurriendo en el resto de Euskadi

ALBERTO ECHALUCE

El PSE no espera firmar en Eibar un pacto de gobierno con el PNV «una vez que no se han dado ni las más mínimas condiciones para llegar a una entente de unión», señaló ayer el alcalde, Miguel de los Toyos. El socialista considera que no hay «puertas abiertas, acuerdos y actitudes de llevar a cabo juntos la gestión municipal».

La celebración, el pasado martes, de una reunión entre el PSE y el PNV a la que asistieron el propio alcalde, acompañado del secretario local socialista, Jon Iraola, junto al presidente de la Junta Municipal del PNV, Alex Arriola, y el portavoz en la corporación, Josu Mendicute, dejó a los primeros la percepción de que «el PNV no quiere firmar nada con nosotros».

Desencuentros constantes

A diferencia de otros municipios, «en los que PNV y PSE han sumado sus proyectos estratégicos planteados por cada uno en la formación de acuerdos o pactos, en Eibar ni siquiera se ha intentado llegar a acuerdos en los programas de ambos grupos», aseguró De los Toyos, adelantando que en el caso de celebrarse un nuevo encuentro no habría acercamiento «porque vemos claramente que ellos tienen decidido ir a la oposición».

Los socialistas consideran que «ni siquiera se está cumpliendo el marco general que habían firmado las ejecutivas de ambos partidos». Para ello, se puso como ejemplo el acuerdo de cargos aprobado para la Mancomunidad, que se configura en base a tres representantes del PSE por uno del PNV, «y ni siquiera dieron su voto afirmativo, sino que se abstuvieron, cuando el acuerdo exigía voto a favor».

Por su parte, el secretario Jon Iraola recordaba que «dentro del marco general vasco existía un compromiso de voto favorable de ambos partidos también a la propuesta de remuneraciones de los cargos municipales y el reparto de comisiones, aspecto que el PNV no cumplió al votar en contra», dijo Iraola.

A lo largo de la pasada legislatura, a los pocos días de celebrarse las elecciones municipales, PSE y PNV protagonizaron el primer desencuentro a consecuencia de la situación de la mezquita en el número 30 de la calle Jardines. Los nacionalistas criticaron en Pleno ordinario que «llevan ocho años ocupando un local municipal sin abonar nada». Los socialistas negaron la existencia «ocultismo» y alegaron que «la comunidad islámica, desde tiempo atrás podía utilizarla, hasta que finalizaran las obras de una nueva mezquita».

Después, en el acto de investidura, tras ser proclamado De los Toyos alcalde, Mendicute manifestó que «los eibarreses han visto que tenemos un proyecto diferente y vemos que el nuestro ha recibido un fuerte respaldo. Hemos subido votos y ahora somos segunda fuerza», aunque ya atisbaba «dificultades en alcanzar pactos con el PSE por el diferente concepto de ciudad y porque los socialistas se han pasado los últimos años ninguneándonos».

Todo ello dejaba traslucir la imposibilidad de acuerdos entre ambos grupos. Eso sí, en la pasada legislatura, aunque los socialistas gobernaron también en minoría lograron sacar adelante los cuatro presupuestos municipales y los cuatro de tasas e impuestos. En algunas sesiones consiguieron votaciones favorables de EAJ-PNV o de EH Bildu y en otras, la abstención.

Temas

Eibar