La falta de acuerdos con propietarios impide habilitar nuevos parkings

En la parte baja del Instituto se planteó la construcción de un parking. /FÉLIX MORQUECHO
En la parte baja del Instituto se planteó la construcción de un parking. / FÉLIX MORQUECHO

Varios de los proyectos previstos por el Ayuntamiento en los últimos años se han visto frustrados

ALBERTO ECHALUCE

Conocedor de los problemas generados por la falta de aparcamiento en la ciudad, el Ayuntamiento lleva años trabajando en encontrar otras fórmulas que permitan aumentar las plazas en la zona centro, que mejor se ajusten a las necesidades de los ciudadanos, teniendo en cuenta las limitaciones de espacio urbano y generando el menor número de afecciones posibles. Sin embargo, diferentes problemas, entre ellos la falta de acuerdo con propietarios de los terrenos afectados, han impedido que algunos de los proyectos previstos se llevaran a cabo.

Así, en el año 2017 se planteó la ejecución del parking de Aizarna, muy cerca del campo de fútbol de Ipurua, dentro de las mejoras de los entornos urbanos. El Consistorio incluyó, de hecho, una partida relativa a la habilitación de una zona de estacionamiento en este punto, tras firmar un convenio con la propiedad del caserío Aizarna para la creación de medio centenar de plazas de aparcamiento en la parcela situada junto a la finca. El solar estaba en desuso desde hacía muchos años y el consistorio consideró una prioridad habilitar allí una zona de estacionamiento.

El acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento de Eibar y Cesilur SL, sociedad propietaria del inmueble, permitía al consistorio hacer uso del terreno de forma gratuita, para habilitar entre 40 y 50 plazas de aparcamiento distribuidas en dos plantas. No obstante, el pasado año la propiedad comunicó al Consistorio que estaba interesada en el desarrollo de viviendas, en vista de la mejora de la situación económica. Esto hacía que quedara roto el acuerdo, sin posibilidad a corto plazo de poder hacer el ansiado parking.

En Aldatze

A lo largo de este año, se llegó a plantear también la construcción de un parking de dos plantas (planta baja y primera) en la parcela municipal ubicada en el número 2 de la calle Aldatze, que pondría a disposición de la ciudadanía 58 nuevas plazas de aparcamiento (21 de ellas cubiertas), dotando así a la zona centro de Eibar de un nuevo espacio a tal fin. No obstante, al poco de difundirse la noticia algunos propietarios de las viviendas de protección oficial se posicionaron en contra al considerar que se eliminaba la única zona verde de la calle.

El PNV, por su parte, propuso la construcción de un total de 60 plazas de estacionamiento unto al taller de Laster, en Tutulukua, pero esta idea no ha contado con el respaldo del equipo de gobierno socialista. También planteó la construcción de 35 plazas en Bidebarrieta que no han tenido posterior desarrollo.

Entre las alternativas barajadas para aumentar las áreas de estacionamiento estaban la de construir, en el año 2011, una nueva zona de aparcamientos y garajes en el frontal de las instalaciones del Instituto Ignacio Zuloaga, en el barrio de Jardines. La complejidad del proyecto radicaba en que el Ayuntamiento quería actuar en unos terrenos que son propiedad del departamento de Educación del Gobierno vasco al estar adscritos a la titularidad del propio Instituto. En la propuesta planteada estaba la creación de un total de 140 plazas de garajes, que serían ofrecidos a los vecinos de la zona bien en propiedad mediante su venta o a través de un régimen de concesión administrativa. Pero las negociaciones con Educación no han tenido continuidad en gran parte por las repercusiones negativas que podía tener en el transcurso del curso académico, al tener que cerrar la entrada al centro para la realización de las obras.

Aprovechar solares vacíos

Ante la falta de estacionamientos, el ayuntamiento se planteó como prioridad aprovechar solares vacíos para tratar de crear el mayor número posible de plazas. Así se realizó con un solar de Txonta, ahora ocupado por vehículos. Vista la experiencia también se planteó utilizar el solar vacío que dejó la casa incendiada de la calle Arragueta para la construcción de un parking. Sin embargo, el escaso número de estacionamientos que cabría contar y la dificultad de salida hacia la N-634 han impedido avanzar también en esta iniciativa.

En cualquier proyecto de este tipo se juntan también dificultades de acuerdos de propietarios y otros de calificación urbanística que impiden llevarlos a cabo. En el caso del solar libre de Ego-gain, junto a la estación de autobuses, es de propiedad privada, y los vecinos habían planteado llevar a cabo la construcción de una nueva vivienda, para lo que han seguido realizando estudios sobre la viabilidad.

Otras zonas sobre las que se llegó a plantear nuevas áreas de estacionamiento fueron las de Axua Erreka o también en Errekatxu (Aranberri), pero también han existido diversos problemas para su ejecución.

En el año 2010, el Ayuntamiento afrontó un estudio para ver las posibilidades de construir un aparcamiento subterráneo en las inmediaciones de la calle Zuloaga, ocupando -para luego volver a reponerlos-, los parques que bordean la iglesia de San Andrés. Según la idea barajada, se trataba de derruir las edificaciones situadas en la parte derecha de la calle Zuloagatarren y que forman parte del conjunto de la parroquia de San Andrés. Estos terrenos comprendían dos pequeños parques, uno ocupado por juegos infantiles y el otro donde se sitúa el monumento al pintor Ignacio Zuloaga.

Aunque los terrenos forman parte del conjunto arquitectónico que bordea la iglesia, son de titularidad pública, por lo que el Ayuntamiento podría actuar sobre ellos. No obstante, desde la parroquia San Andrés, cuestionaron la puesta en marcha de este proyecto «porque tenemos constancia de que los terrenos son del Obispado y siempre nos ha sorprendido el interés del Ayuntamiento por construir un parking», señalaban.

A la espera de Errebal

Únicamente, queda esperar como nueva zona de estacionamiento la que se plantea habilitar en Errebal. El proyecto previsto contendrá dos sótanos: un parking para residentes, con 90 plazas, y un aparcamiento rotatorio, almacén y accesos, de otras 90 plazas, un total de 180 plazas. No obstante, este proyecto no será realidad hasta 2021.

Temas

Eibar