Ermua presentó la semana pasada su liquidación presupuestaria de 2018

Abascal asegura haber presentado las cuentas de proyectos como el del suelo industrial en Ureta./A. L.
Abascal asegura haber presentado las cuentas de proyectos como el del suelo industrial en Ureta. / A. L.

El portavoz de EH Bildu solicitó, en la última sesión plenaria, una rendición de cuentas que el alcalde aseguraba haber aportado durante el ejercicio

AINHOA LASUEN

La liquidación de las cuentas municipales de 2018 genera un arduo debate entre el equipo de Gobierno municipal (PSE-EE) y EH Bildu en Ermua.

La liquidación presupuestaria del año pasado se presentó en el Pleno celebrado la pasada semana en Ermua. En esta sesión plenaria el alcalde, Juan Carlos Abascal, aportó los datos destacados de las cuentas municipales del año pasado.

El primer edil insistió en que el Ayuntamiento de Ermua se posiciona de nuevo en el cumplimiento de la estabilidad presupuestaria, la regla de gasto y el nivel de deuda establecidos por ley. Esto se debe a que el año pasado estas reglas se rompieron por la solicitud de un préstamo de 2,1 millones de euros para ejecutar varios proyectos.

En la actualidad, según informó Abascal, el consistorio ermuarra cuenta con 4,2 millones de remanentes, es decir, de ahorro municipal. También tiene una deuda de 876.000 euros (un 4,28% del presupuesto municipal), muy lejos del 60% al que se puede llegar por norma.

Además, aún teniendo en cuenta el crédito solicitado el año pasado, la regla de gasto se encuentra en un 2,6% lo que significa que se cumple con el límite establecido.

La liquidación de cuentas municipales se publicará en el boletín y posteriormente volverá a Pleno para su aprobación definitiva.

En el mismo Pleno se revocó el Plan Económico Financiero que se elaboró el año pasado para poder volver a entrar en la estabilidad presupuestaria que se perdió. Se vuelve a esa estabilidad debido a que se cumple con la solución planteada en el Plan Económico Financiero de no concertar una operación de crédito en 2019. El no realizar esta operación de crédito «no supone cambios», según el alcalde, «ya que no va a haber ninguna obra que quede sin realizar por esta situación», aseguraba.

El portavoz de EH Bildu, Paul Yarza, reiteró su solicitud en el mismo Pleno, para que «en sucesivos años se presente una rendición de cuentas, con los proyectos y el contenido político que abarca». Se mostró de acuerdo con el «acto contable de presentación de la liquidación, pero creemos que el equipo de gobierno tiene la obligación de dar cuenta de los objetivos que se tienen que haber cumplido». Bildu echó en falta «que cuando uno tiene un plan estratégico se debe desarrollar en los presupuestos diciendo lo que se quiere hacer, con objetivos, proyectos marcadores y presupuestos».

El alcalde aludió a que «yo llamo rendición de cuentas a muchos proyectos que os hemos presentado hasta ahora. Hemos puesto en marcha un proyecto de apoyo a la generación de suelo industrial en Ureta con vuestro desacuerdo, hemos traído información sobre la fibra óptica, pero no os importa, hemos explicado la ocupación de Izarra Centre, incluso con los proyectos que nos han presentado las propias empresas, pero tampoco os importa, tenemos una estrategia evaluada con un Sello Europeo a la Excelencia con 97 indicadores que aparecen en la web local, que sólo tienen 7 municipios en Euskadi, y el sello del Buen Gobierno establecido por los indicadores ITA, la estrategia comarcal con la que coincidimos, Ermua Mugi, de servicios sociales, etcétera, pero no os valen». Posteriormente el alcalde emplazó a EH Bildu a mantener esta conversación en el debate presupuestario.