Ermua pondrá en marcha de nuevo la rehabilitación de Aldapakua

Zona enjos. /a. lasuen.
Zona enjos. / a. lasuen.

Convocará el concurso público para el derribo parcial y rehabilitación para crear el paso hacia la plaza

AINHOA LASUEN

El Ayuntamiento de Ermua volverá a sacar el concurso público para el derribo y rehabilitación del caserío Aldapakua, ya que se declaró desierto en su primera convocatoria. En la actualidad se estudia qué cambios realizar en la licitación para que esta resulte más atractiva.

Este nuevo concurso corresponderá al derribo de un tercio de la construcción y rehabilitación de la edificación para que posteriormente sirva como equipamiento municipal. Una vez de que se abra el nuevo paso a la plaza, junto a este caserío, la edificación podrá dar servicio a toda la actividad cultural que se realiza en la plaza Cardenal Orbe.

El alcalde, Juan Carlos Abascal, aclara que «este caserío no es un edificio histórico, pero forma parte de la historia del municipio y tendrá su uso en un futuro, por lo que se mantendrán dos tercios del caserío, que pasarán por un proceso de recuperación».

De momento, en agosto se derribó ya el antiguo estanco, que tapaba la fachada del caserío y con el nuevo concurso se abordará el retranqueo de la fachada de Aldapakua y su posterior rehabilitación.

De este modo se ponen en marcha las actuaciones del proyecto que comunicará en un futuro Erdikokale con el lateral del frontón de la plaza Cardenal Orbe.

Se prevé que para 2020 únicamente quede pendiente la apertura del acceso, que se estrenará también el año que viene, permitiendo la conexión entre la plaza y la zona de la fuente de Santiago y la estatua de Don Teodoro.

El objetivo final de este proyecto es el de unir el parque Marqués de Valdespina con la plaza Cardenal Orbe, creando una gran zona peatonal.

Acceso en rampa

En el paso de Erdikokale a la plaza se creará una rampa que permitirá acceder a la cota del frontón de Cardenal Orbe, aunque también habrá una escalinata de acceso a esta zona. El paso se realizará a través del muro que actualmente se encuentra junto al frontón con un acceso de 3 metros de alto y ancho.

Esta actuación forma parte de un proyecto más amplio. Hay que tener en cuenta que una vez se derribe el añadido de la iglesia, que se encuentra en este lugar, quedará una zona abierta rodeada de calles peatonales. La urbanización se desarrollará en 240 metros cuadrados.

Se trata de un proyecto que ya se incluía en el Plan General de Ordenación Urbana del municipio.

Cabe destacar que esta será una de las zonas de Ermua que sufrirá un mayor cambio en los próximos años, bien por la apertura del acceso a la plaza, bien por la comunicación con la nueva senda verde que se pretende generar en un futuro en el espacio que han dejado las vías del tren.

Temas

Ermua