Ermua aprueba un plan económico financiero para volver a la estabilidad

La corporación ermuarra debatió en pleno la aprobación del plan económico./A. L.
La corporación ermuarra debatió en pleno la aprobación del plan económico. / A. L.

En el pleno de aprobación el alcalde insistió en la «buena salud financiera del Ayuntamiento»

AINHOA LASUEN

La corporación aprueba en pleno el Plan económico financiero presentado por el equipo de gobierno. Se trata de volver, de este modo, a la senda de la estabilidad presupuestaria de la que el Ayuntamiento de Ermua se desmarcó el año pasado para solicitar un crédito de 2 millones para realizar inversiones.

Esta aprobación contó con los votos favorables de EAJ-PNV y PP la abstención de Ermua Ahal da y el voto en contra de Bildu y Ermua Irabazi.

Desde EH Bildu se recalcó que «en el presupuesto de 2018 no estábamos de acuerdo con el tipo de inversiones a las que se destinó el crédito y tampoco estamos de acuerdo con que se restrinjan las inversiones de 2019».

Por otra parte, el PP se mostraba de acuerdo con la medida aunque aclaraba que «aprobamos el plan porque desde el punto de vista legal es obligatorio y porque no asumirlo tendría consecuencias para el Ayuntamiento».

Durante la sesión plenaria en la que se debatió este punto, el alcalde, Juan Carlos Abascal, quiso recalcar que «la salud financiera del Ayuntamiento es buena».

La solución aconsejada por el citado plan local, es no concertar una operación de crédito en 2019, lo que llevaría otra vez al Ayuntamiento de Ermua a encontrarse dentro de la estabilidad presupuestaria establecida. El no concertar esta operación de crédito no supone cambios, según el alcalde, «ya que no va a haber ninguna obra que quede sin hacer por esta situación», explicaba.

En la sesión plenaria en la que se debatió este tema se aportaron diversos datos para corroborar la buena situación financiera de la administración local.

El remanente de tesorería del ayuntamiento de Ermua en 2017 era de 4 millones de euros. La deuda en 2017 representaba un 11,6% de los ingresos no financieros, «y en 2019 representará un 11,51% al no concertar la operacion de crédito», aclaraba Abascal. La normativa legal permite llegar hasta un 60% de endeudamiento.

El ejercicio presupuestario de 2018 fue positivo en un millón de euros y se consiguió un ahorro neto de 1,3 millones de euros.

Según los indicadores financieros recogidos por la Diputación foral de Bizkaia, en Ermua, en 2016 se contaba con un 11,17% de ingresos nominativos, frente a la media de municipios de su tamaño de un 7,69% y de Bizkaia en un 9,50%.

El nivel de inversión en Ermua pasó del 3,19% del 2013 al 13,85% del 2016. La inversión per cápita en el municipio en 2016 fue 166,8 euros por habitante, frente a la media de municipios vizcaínos que fue de 127,02 y de municipios de su tamaño que fue de 89,93 euros por habitante.

La carga financiera (relación de los intereses más amortizaciones) en 2013 era de 6,27 euros por habitante y en 2016 fue de 34,81.

La deuda municipal por habitante ha pasado de 65,17% de 2013 a 15,5 euros por habitante de 2016, frente a la media de Bizkaia que era de 100 euros.

La evolución de la deuda municipal pasa de los 10,8 millones en el año 2000 a los 139.000 euros de 2018. La evolución del patrimonio ha ido de los 11,11 millones en 2000 a los 100 millones de euros en 2018.

En el caso de Ermua en 2016 el endeudamiento del Ayuntamiento fue de 15,47 euros por habitante frente a los 106 de la media vizcaína, los 221 de la CAPV y los 563, 27 de los municipios españoles.

Temas

Ermua