«Cuando más disfruto es cuando pinto flores o paisajes»

Yolanda Capelo, presidenta de Mugartea, posa junto a dos de sus obras./Esti García
Yolanda Capelo, presidenta de Mugartea, posa junto a dos de sus obras. / Esti García

Esta ermuarra, que preside el colectivo de arte Mugartea, define su estilo como impresionista y deja que su estado de ánimo decida lo que tiene que pintar

ESTI GARCÍA

Yolanda Capelo es una artista cuya vida está relacionada con el arte desde que era muy joven. Fue entonces cuando aprendió las nociones básicas de pintura aunque más tarde trabajara utilizando la técnica del damasquinado. Lleva varios años siendo miembro activo del colectivo de arte Mugartea y desde hace unos seis meses lo preside. Además, ha ganado el concurso de pintura al aire libre en dos ocasiones. Tras la pasada edición del certamen tiene claro que la afición de los niños por el arte está asegurada.

-¿Cuánto tiempo lleva usted en el colectivo de pintura?

-Soy parte de Mugartea desde hace unos cuatro años. Conocía a gente que solía venir a pintar aquí y cómo a mí siempre me ha gustado pintar me empecé a animar. Me propusieron venir y vine.

-Antes de ser socia de Mugartea, ¿solía pintar en casa?

-Cuando era más joven iba a la Escuela de Pintura de Eibar, allí aprendí las nociones básicas de pintura. Una vez sabías aplicar bien todos esos conocimientos tenías dos opciones: aprender a pintar al óleo o aprender la técnica del damasquinado. Yo opté por lo segundo, en vez de empezar a hacer cuadros, aprendí a damasquinar. De hecho, después de aprender la técnica estuve trabajando profesionalmente usándola. Más tarde, hará unos siete años, retomé la pintura en la Escuela de Pintura de Ermua, estuve un par de años y lo volví a dejar. Fue después de eso cuando me comentaron la posibilidad de formar parte de Mugartea.

-¿Cómo funciona Mugartea?

-Para poder formar parte del colectivo hay que tener nociones previas de pintura y todos los socios podemos venir a pintar a este espacio que el Ayuntamiento nos ha cedido en Lobiano. Somos 30 socios, pero sólo unos 12 venimos a pintar asiduamente aquí. El resto de las personas que forman Mugartea pinta en otro sitio o vienen de forma más esporádica. Lo bueno que tiene este espacio en Lobiano es que no hay un horario fijo para venir, no tienes la obligación de venir a una hora concreta, puedes venir cuando te apetezca y estar el tiempo que tú quieras. Eso sí, tiene que ser a la tarde, respetando el horario de las instalaciones. Nosotros nos ocupamos de comprar los materiales que vamos a necesitar. Por otro lado, cedemos cuadros que después sortean para colaborar con la Asociación Española contra el Cáncer o la tómbola solidaria. También interactuamos con los Centros Culturales de Ermua y les cedemos cuadros para sus exposiciones.

-¿Cómo llega a ser la presidenta de Mugartea?

-Mi predecesor quería dimitir porque ahora nos exigen hacer los trámites para pedir las subvenciones por ordenador y la gente que lleva siendo socia más tiempo que yo, no se veía capaz de hacerlos, entonces me lo propusieron a mí. Llevo unos seis meses en el cargo, desde el 8 de marzo. Durante este tiempo se ha cambiado toda la directiva, excepto el secretario. Pero las directrices principales de la asociación siguen siendo las mismas.

-¿En qué se inspira para pintar?

-No lo sé. Normalmente me guío por lo que me apetece hacer y eso supongo que depende del estado de ánimo que tengas. Cuando más disfruto es cuando hago flores o paisajes. Mi estilo preferido es el impresionismo y creo que eso se puede ver en mis cuadros.

Participación infantil

-¿Ha cambiado su estilo desde que está en Mugartea?

-No, yo diría que me he mantenido fiel a él, he seguido pintando las mismas cosas desde que empecé aquí hasta ahora. Si que es verdad que mientras que estamos en el local nos ayudamos entre nosotros. Si alguien se queda bloqueado y no sabe cómo terminar el cuadro, siempre le echamos una mano. Hay muy buena relación entre nosotros.

-Todos los años celebran su Concurso de Pintura al aire libre, ¿cómo ha ido esta edición?

-El Concurso de Pintura tiene tanto éxito por la cantidad tan grande de niños que se apuntan, creo que es el pueblo en el que más niños se presentan a algo así. Es increíble la afición que tienen los niños por la pintura. En esta ocasión han participado 35 niños y 22 adultos, de ellos, seis fueron locales. El primer premio de los artistas no locales se lo llevó Eduardo Alsasua y entre los ermuarras el ganador fue Lorenzo Guirnaldo.

-Usted misma ganó el concurso en otras ediciones.

-Sí, lo gané en dos ediciones en 2016 y 2018. Las dos victorias fueron ya una vez era miembro del colectivo.

Temas

Ermua