Desmantelan uno de los mayores alijos de marihuana de Euskadi en Zumaia y Deba

Focos, tubos de ventilación... las instalaciones de Zumaia contaban con todo lo necesario para albergar hasta 13.000 plantas de marihuana. / Ertzaintza

La Ertzaintza intervino hasta 13.500 plantas de cannabis en un pabellón y un caserío deshabitado. Durante el operativo detuvieron a siete personas e identificaron a otras cuatro, que se mantienen en calidad de investigados

Olatz Hernández
OLATZ HERNÁNDEZ

Un pabellón de Zumaia y un caserío de Deba escondían en su interior unas 13.500 plantas de marihuana en diferentes estados de crecimiento. El equipo de investigación de la Ertzaintza logró dar con la tapadera y desmanteló las dos instalaciones entre los días 29 y 30 de enero. En total se intervinieron 10.000 plantas de cannabis en la instalación de Zumaia y otras 3.500 en el interior de un caserío de Itziar (Deba), así como otros 23.000 cogollos en fase de secado. Se trata de uno de los mayores alijos de marihuana intervenidos en Euskadi.

Durante el operativo policial, los agentes detuvieron a siete personas e identificaron a otras cuatro en calidad de investigados. Además intervinieron dos armas de fuego de 7,65 milímetros, un subfusil, un revólver y una pistola de fogueo.

Imágenes distribuidas por la Ertzaintza del operativo policial. / Ertzaintza

El operativo se puso en marcha a última hora del martes 29 de enero. Los agentes accedieron al pabellón industrial de Zumaia, situado junto a la carretera GI-3760. La plantación, de grandes dimensiones, se encontraba distribuida en dos estancias y, en ese momento, diez personas se encontraban en su interior. Las instalaciones estaban dotadas con focos productores de calor, tubos de aireación, ventiladores, termómetros, pulverizadores y todo lo necesario para cultivar cannabis. Allí, los ertzainas intervinieron dos armas cortas y dos pistolas automáticas de 7,65 milímetros.

Ya desde el mes de noviembre, la Policía autónoma estaba siguiendo los pasos de un supuesto grupo de delincuentes, dedicado al cultivo y tráfico de marihuana en Gipuzkoa. Aunque los primeros indicios apuntaban a Hernani, finalmente el centro de cultivo fue localizado en el pabellón alquilado en el barrio de Oikia, de Zumaia. Fue a finales del pasado año cuando la Ertzaintza detectó movimientos sospechosos de vehículos y personas en los alrededores de la instalación.

No solo eso, el pabellón contaba con un sistema de seguridad propio, con cámaras de videovigilancia y una persona en labores de custodia del lugar. También contaba con un gran generador de electricidad, alimentado por un depósito de gasoil de gran capacidad, para da energía a toda la instalación.

Distribución a gran escala

En las vigilancias efectuadas durante la investigación se comprobó que las actividades del grupo se llevaban a cabo también en un caserío deshabitado de la zona de Itziar (Deba), pero al que los implicados se desplazaban de forma habitual. El inmueble además estaba preparado con grandes tuberías, focos, filtros de aire y un generador eléctrico a gasoil de gran capacidad.

El pasado miércoles, día 31 de enero, la Ertzaintza efectuó la entrada y registro en el caserío de Itziar, localizando en sus diferentes estancias otras 3.500 plantas de cannabis. En el registro de la vivienda del considerado como responsable de la trama, el equipo responsable de la investigación localizó otros 23.000 cogollos en fase de secado, así como un subfusil con su munición, un revólver y una pistola de fogueo, además de una importante cantidad de dinero en metálico y diverso material para el tratamiento de la marihuana.

Los implicados utilizaban una flota de vehículos en sus desplazamientos, en concreto dos furgonetas y seis coches, estacionados en las inmediaciones de la nave industrial de Zumaia. Las investigaciones continúan para esclarecer otros aspectos de esta trama delictiva. La Ertzaintza estima que, por el volumen de la explotación, la marihuana producida podría haber sido distribuida también a gran escala fuera de la Comunidad Autónoma Vasca. En las diligencias policiales constan las siete personas detenidas, cinco hombres y dos mujeres, con edades comprendidas entre 27 y 55 años de edad, a quienes se implica en un presunto delito de tráfico de drogas.