Continúa en Ermua la huelga indefinida de los trabajadores de la piscina municipal

Continúa en Ermua la huelga indefinida de los trabajadores de la piscina municipal

El colectivo aclara que esta huelga es la consecuencia de la precariedad de sus condiciones laborales tras año y medio de conversaciones

AINHOA LASUEN

El colectivo de personas que presta el servicio en las piscinas del polideportivo municipal completan una semana de huelga indefinida en defensa de «unas condiciones de trabajo dignas, ante una situación que no es sostenible por más tiempo». Aclaran que «hace más de un año y medio que llevan teniendo conversaciones con Aiteko y con el Instituto Municipal de Deportes, pero sin resultado».

Según explican desde su representación sindical, de ELA, «las causas que motivan la huelga son muchas, pero el conflicto tiene su origen en que la empresa Aiteko, subcontratada por el Ayuntamiento, viene realizando recortes desde el inicio de la adjudicación del servicio».

La plantilla responsable del servicio explica que «el tiempo de preparación de las sesiones se venía computando como jornada, hasta la entrada de Aiteko. Desde su entrada algunos trabajadores han visto modificadas sus condiciones y ponen de su propio bolsillo el tiempo necesario para preparación de música, preparación de clases, colocación de materia, evaluaciones, reuniones, estudios,...».

Esto supone como ejemplo que «algunos trabajadores deben dar 2.948 sesiones anuales para alcanzar la jornada completa. Y pierden 500 horas al año en la preparación de esas clases». Apuntan a que «desde la externalización del servicio los incumplimientos legales han sido reiterados y la precariedad se ha extendido, obligando a muchos trabajadores a interponer continuamente reclamaciones judiciales».

Este colectivo asegura haber interpelado al IMD en numerosas ocasiones, para que interviniese y dignificase sus condiciones, «pero su única respuesta ha sido siempre desentenderse y responsabilizar a Aiteko». Entienden que «la administración pública que subcontrata un servicio público es responsable directa de las actuaciones que realiza la empresa subcontratada. Debe garantizar que el servicio se da en condiciones normales y que se están respetando las condiciones laborales de la plantilla».

Los trabajadores acusan al IMD de actitud «inmoral, por subcontratar un servicio para ahorrar dinero a costa de la precariedad de la plantilla subcontratada». Es más, explican que «aún siendo ya conocedor del problema, en el último concurso, el IMD cambió la manera de facturar las sesiones, abaratando el servicio y agravando más la situación».

Los trabajadores se preguntan «¿a dónde va el dinero que se ahorra el Instituto Municipal de Deportes a costa de los trabajadores de la piscina, que están haciendo trabajos no remunerados? ¿Por qué se ha tomado esa decisión? Si los usuarios pagan sesiones completas, ¿Por qué el IMD lo fracciona?».

Llegados a esta situación de conflicto, la plantilla exige «la reversión de los recortes de jornada mencionados y las mejoras en sus condiciones de trabajo (salario, jornada, horarios, salud laboral,...), que no han sido revisados desde 2017».

La postura de la empresa

La dirección de la empresa Aiteko M. S.L., en relación con esta huelga indefinida quiere poner en conocimiento de las personas abonadas que su firma «aplica el convenio colectivo sectorial vigente de Locales y Campos Deportivos de Bizkaia y que durante meses ha llevado a cabo una negociación abierta y franca con la representación de los trabajadores, con el fin de llegar a un acuerdo cuanto antes».

Entienden que «han puesto sobre la mesa de negociación compromisos asumibles y distintas propuestas de mejora del convenio colectivo sectorial que la representación sindical no ha aceptado».

Apuntan a que han «aceptado varias de las pretensiones reclamadas por la representación sindical que, no satisfecha con ello, ha exigido que se acepten el resto de todas y cada una de las demás, que consisten en incrementos salariales anuales de IPC, del 3% para 2019, 2020 y 2021, reducción de la jornada laboral de 50 horas en 2019, hasta alcanzar las 1.592 horas en 2021 y retribuir las sesiones de 35, 45 y 50 minutos de los cursos que se imparten como si fueran de 1 hora; algo que resulta inasumible», aclaran.

Además aseguran que «se han venido aplicando las subidas salariales cuando el convenio lo ha marcado» y califican la actuación de la plantilla como «desproporcionada y abusiva» y «sin posibilidad de negociación». Desde la empresa desean que «se retome el dialogo».

El IMD por su parte, aclaró en el momento del cierre de la piscina que «este no se considera un servicio esencial o estratégico por lo que el Instituto Municipal de Deportes de Ermua no puede fijar servicios mínimos y, por priorizar la máxima seguridad de personas usuarias en general y cursillistas en particular, se cerrará la instalación mientras se mantenga el conflicto y no se desconvoque la movilización». Aclaran que están dispuestos «a trabajar y a mediar entre trabajadores, representantes sindicales y la empresa».

Temas

Ermua