«Las cifras de incidencias de verano se mantienen estables este año»

«Las cifras de incidencias de verano se mantienen estables este año»

Guillermo Argente, subjefe de la Policía Municipal, destaca que «con la llegada del verano la actividad no cesa del todo»

ANDER CURIEL

A falta tan solo de diez días para que finalice el mes de agosto, desde la Policía Municipal de Eibar se ha querido realizar un balance de lo que llevamos de verano. Unos meses «especiales», en los que la situación es completamente diferente a la del resto del año. La marcha de muchos eibarreses que abandonan la ciudad para viajar, a lo que se suman las altas temperaturas, es un binomio con una resultante que condiciona a la hora de atender los diferentes casos e incidencias que se llegan a recepcionar en la Inspección de la guardia urbana armera. Guillermo Argente, subjefe de este cuerpo, hace un balance de estas semanas estivales en nuestra localidad.

Las cifras, generalmente, se han mantenido estables en la mayoría de aspectos. Los casos más comunes continúan siendo las molestias por obras, peleas en la vía pública o avisos por telealarma.

Sin embargo, existen varias áreas en las que los datos se han disparado. Es el caso de las averías en rampas y ascensores, que han pasado de diez avisos durante el verano de 2018 a cuarenta en lo que se lleva del actual verano. Desde la policía municipal aseguran que esto se debe a factores como el mal uso de las infraestructuras como es el caso de los ascensores, en los que, frecuentemente, se meten más personas de las indicadas.

Aviso de avispas

También se han incrementado los casos de aviso por avispas y abejas, que se han disparado de dieciocho a treinta en tan solo un año en el periodo estival. Sin duda, el área que mayor aumento de incidencias se ha registrado es el de los ruidos en bares y tabernas, que ha pasado de diez incidencias el pasado año a treinta hasta la fecha. Unas cifras que a pesar de la estabilidad, preocupan al cuerpo de municipales de Eibar. Con la llegada de los meses de verano, desde la Inspección municipal se asegura que el trabajo no cesa del todo. «Los meses de julio y agosto, Eibar es un lugar tranquilo. Es verdad que el mes de julio suele haber mucho trabajo porque hay muchas quejas, molestias vecinales, hay mucha fiesta y es un mes muy potente», afirma Argente. Con la llegada de agosto y las vacaciones sí que se acusa la bajada de avisos e incidencias, «en agosto, en cambio, baja a la mitad. Mucha gente se marcha y las quejas casi no existen», añade el subjefe de los municipales. Argente asegura que agosto es el mes idóneo para realizar algunas de las obras programadas en la ciudad. «Aprovechamos para que las obras se intenten hacer en agosto, ya que hay cortes de calle como Santa Inés, Calbetón y Legarre, entre otras».

Este año, la petición de la SD Eibar de no jugar en casa durante las tres primeras jornadas ha desinflado un poco las tareas de la Policía Municipal, algo que se ha agradecido. «Este año, por suerte, no hemos tenido fútbol ni lo tendremos estas semanas. Los partidos requieren mucho trabajo, y la plantilla pasa a ser más reducida en verano. Esta vez lo dejaremos para septiembre, que ya estaremos más». Los turnos en verano «se ven reducidos a cinco personas en cada uno, cuando durante el año estamos entre siete y nueve», confirma.

Plantilla renovada

La Policía Municipal ha contado este año con ocho bajas por jubilación, unas cifras que han dejado paso a nuevas incorporaciones a la plantilla. «Todas las jubilaciones han provocado que nos hayamos quedado con poco personal en algunas ocasiones. Esto, más las bajas y el hecho de que muchos agentes sacan plaza en otros municipios o en la Ertzaintza, es un problema añadido», asegura. «Ahora, por ejemplo, se nos van cuatro, pero no nos vamos a quejar, hemos llevado una media muy equilibrada de agentes por turno».

Toda esta situación ha provocado que desde la Policía Municipal hayan tenido que buscar alternativas. «Últimamente hemos tenido un periodo de incertidumbre. Tenemos un montón de agentes que se apuntan a una bolsa conjunta de trabajo, que intentan sacar plaza para tratar de irse a otro lugar» afirma Argente. «Lo que nos gustaría es buscar una estabilidad. Funcionarios con plaza que tengan la intención de quedarse. En la siguiente convocatoria conjunta que empieza en octubre tenemos solicitados otros ocho o nueve agentes. Tenemos que ver cómo queda la plantilla finalmente».

Para Guillermo Argente, lejos de ser un revés, esta situación la toma como una oportunidad. «Estamos consiguiendo que la media de edad de la plantilla se vea reducida. Van a ser un par de años complicados hasta que se asiente la plantilla, pero, a medio plazo, se espera que el servicio municipal se mejore mucho», concluye.

Temas

Eibar