Las Ayudas de Emergencia Social se estabilizan en un total de 617 solicitudes

Las Ayudas de Emergencia Social cubren amplias necesidades de la población eibarresa. /Félix Morquecho
Las Ayudas de Emergencia Social cubren amplias necesidades de la población eibarresa. / Félix Morquecho

Supusieron un desembolso de 488.277 euros en 2018, frente a los 485.277 de 2017 con 606 instancias

A. E.

El Ayuntamiento de Eibar atendió el pasado año un total de 617 solicitudes de Ayudas de Emergencia Social (AES), con un desembolso hacia los beneficiarios de 488.277 euros. Unas cifras, tanto en lo referente a peticiones atendidas como a la cantidad aportada, similares a las del año anterior. Lo que denota que, aunque continúan siendo cifras importantes, la situación está empezando a estabilizarse. Si bien en 2016 fueron 452 las ayudas concedidas y en 2017 se elevaron hasta 606 (485.229 euros), el pasado año se detuvo la tendencia al alza y la cifra se estabilizó en 617. Hay que tener en cuenta que el número de ayudas tramitadas en 2015 fueron 230, un número que no llega ni a la mitad de lo visto en 2018.

En cuanto a los conceptos por los cuales las personas demandantes de las AES solicitan estas ayudas, estos están relacionados con el mantenimiento del hogar y la energía. Así, en 2018 se entregaron 212 ayudas de este tipo, frente a las 200 del año anterior. También siguen siendo significativas las ayudas para sufragar el alquiler de la vivienda (subarriendo, arrendamiento, pupilaje u hospedaje), con 119 concedidas en 2018 frente a las 120 del año anterior.

Otra de las partidas destacadas es la referida a gastos de préstamo para vivienda o endeudamiento. El pasado año el Ayuntamiento dio por este concepto 40 ayudas, cuatro menos que en 2017. En el caso de la atención a necesidades primarias, como arreglo de dentadura o adquisición de gafas, se entregaron 29 ayudas el pasado año, cuando en 2017 fueron 30.

Y finalmente, las ayudas entregadas para compra de electrodomésticos y mobiliario fueron 4, por 7 en el ejercicio anterior.

El Ayuntamiento asegura que «sigue garantizando, de esta forma, las necesidades sociales básicas de sus vecinos», y en ese sentido, desde el departamento de Servicios Sociales han expresado su satisfacción por el hecho de que la cifra de demandantes «se haya estabilizado en 2018, lo que denota que la situación económica de los eibarreses ha mejorado».

Entre el perfil de personas que presentan las solicitudes se presentan, mayormente, viudas y pensionistas, en base a la tipología de los demandantes.

Aportación extra municipal

Las Ayudas de Emergencia Social son una competencia exclusiva del Gobierno vasco pero, al igual que viene ocurriendo en los últimos años, la partida destinada por la administración autonómica resulta insuficiente para atender todas las solicitudes cursadas. Por esa razón, nuevamente el Ayuntamiento se ha visto obligado en 2018 a aportar una importante cantidad económica para poder hacer frente a las peticiones.

El Gobierno vasco concedió a Eibar en su momento 306.475 euros para afrontar las peticiones de AES en 2018. Ante la previsión de que fuera una cantidad insuficiente, en el presupuesto municipal del pasado año 2018 se incrementó esta cantidad hasta los 385.697 euros (es decir, el Ayuntamiento añadió de sus fondos otros 80.000 euros al dinero que había puesto el Gobierno vasco).

A mitad del ejercicio, y al constatarse que aun así no era suficiente para hacer frente a todas las solicitudes, el Ayuntamiento hizo una modificación de créditos y dispuso otros 200.000 euros más, de los que finalmente no ha sido necesario utilizar en su totalidad. De esta forma, y tras cerrarse el ejercicio y el balance de la concesión de ayudas, el Ayuntamiento ha tenido que desembolsar en 2018 en torno a 93.000 euros por un servicio del que es únicamente competente el ejecutivo autonómico.

Pese a todo, el alcalde, Miguel de los Toyos, ha insistido en que «seguiremos aportando el dinero que sea necesario para hacer frente a las necesidades básicas de la ciudadanía y mantendremos nuestra apuesta por ofrecer unos servicios sociales de calidad. En todo caso, también instamos al Gobierno vasco a que asuma, porque es su competencia y su obligación, la totalidad de las Ayudas de Emergencia Social».