El ascensor y la urbanización de la zona de Aldatze, listos para finales de año

El ascensor parte desde el callejón de Telefónica, en Julián Etxeberria, y va hasta la zona de Aldatze. /
El ascensor parte desde el callejón de Telefónica, en Julián Etxeberria, y va hasta la zona de Aldatze.

Está previsto que la obra arranque en un mes y tendrá un coste de 720.593 euros

A. E.

El proyecto más ansiado por los vecinos de Jardines-Aldatze, el ascensor desde la calle Julián Etxebarria, será una realidad para finales de año. También este era el proyecto que más debate había generado en los plenos municipales por la demora que se estaba produciendo en su inicio. No obstante, esta vez es la definitiva. Su inicio es una gran noticia que desde hace años esperaban los vecinos de Jardiñeta, pero también las numerosas personas que a diario acuden a la Escuela de Idiomas, al Instituto, a Aldatze o a Itzio, una vez que la únicas vías de acceso son por empinadas carreteras o por escaleras mecánicas. La fisionomía urbana del barrio apenas había cambiado en las últimas décadas y necesitaba una actualización, una mejora ligada a la ejecución del ascensor, para la mejora de la accesibilidad.

Las obras de construcción de este ascensor público que unirá Julián Etxeberria con el barrio de Jardiñeta y la zona de Aldatze, así como la reurbanización desde la zona donde desembarca el ascensor hasta Itzio, han sido adjudicadas a la empresa Artzamendi por la cantidad de 720.593, 62 (IVA incluido) después de que la mesa de contratación valorara las propuestas presentadas para llevar adelante este proyecto. En total, han sido cuatro las ofertas de otras tantas empresas que han concurrido al proceso de licitación.

Con la obra ya adjudicada, se estima que los trabajos se iniciarán en un plazo de mes y medio para tener terminada la obra hacia finales de año, ya que el plazo de ejecución es de seis meses.

Callejón de Telefónica

El ascensor se situará en el callejón entre los números 1 (edificio de Telefónica) y 3 de Julián Etxeberria y salvará una altura de 26,34 metros hasta Aldatze. El espacio sobre la vía del ferrocarril entre el ascensor y Aldatze se salvará con una pasarela metálica de 11,50 metros.

Dado que la altura de elevación es superior a 11 metros, y que por su especial emplazamiento adosado a un edificio y junto a la vía del ferrocarril no es posible establecer paradas intermedias servidas por escaleras de emergencia, se dotará al ascensor de medidas compensatorias que cumplan con la directiva vigente para ascensores.

La cabina dispondrá de trampilla superior de evacuación, lo que exige unas dimensiones mínimas, por lo que se ha previsto un ascensor con capacidad para trece personas (1.000 kilos).

Mejora de la cuesta

El proyecto adjudicado incluye también las obras reurbanización de todo el espacio del entorno de Aldatze donde desembocará el ascensor, hasta alcanzar la zona de las escuelas de Itzio, para lo cual se llevarán a cabo trabajos de mejora tanto de las zonas peatonales como de la propia calle y de los accesos.

Con este proyecto, el Ayuntamiento de Eibar da respuesta a una petición de los vecinos del barrio de Jardiñeta, lo que al mismo tiempo permite seguir avanzando en el plan de mejora de la accesibilidad a los diferentes barrios de la ciudad que los responsables municipales vienen impulsado en los últimos años mediante escaleras y rampas mecánicas así como con ascensores en la vía pública, un plan en el que Eibar sigue siendo una ciudad pionera.

Otras actuaciones

Otros puntos en los que se instalarán ascensores son Jardiñeta 29-31-33-35; un segundo que llegará hasta San Kristobal, desde la trasera de la casa de Potosio; otro más en Amaña, desde Karlos Elgezua, número 1, hasta Tiburcio Anitua, 1-2; y el cuarto ascensor desde el final de esta última calle, para solventar las escaleras que van en las próximidades de la gasolinera al paseo de Amaña.