Arrate se llena de celebraciones

Arrates. Algunas participantes en el encuentro de mujeres que llevan el nombre de Arrate./Morquecho
Arrates. Algunas participantes en el encuentro de mujeres que llevan el nombre de Arrate. / Morquecho

Tres citas coinciden en el Santuario y su entorno una semana después de las fiestas

FÉLIX MORQUECHO

El alto de Arrate es lugar emblemático y motivo de orgullo para Eibar, pero la tranquilidad que reina habitualmente en este entorno se ve alterada de vez en cuando. El pasado fin de semana fue uno de esos momentos. Una semana después de que Arrate viviese sus días más agitados con la celebración de las fiestas de la Virgen varios eventos, independientes unos de otros, coincidían en el entorno del Santuario.

Las Arrates fueron las más madrugadoras a la hora de visitar a la Patrona de Eibar que les da nombre. Hace ya más de dos décadas que se reúnen una semana después del Día de la Cofradía, y fieles a su cita forman un grupo consolidado. En la soleada mañana del domingo, las más duras afrontaron las rampas del camino de los Pasos, aquel que consiguieron que se reabriera en su primera reunión.

Arriba se juntaron con el resto de las participantes para disfrutar de una jornada de hermandad, una tradición asentada pero que adolece de falta de relevo. Ya no es muy común que las recién nacidas lleven el nombre de Arrate, aunque siempre hay excepciones.

Las citas del domingo coincidían en Arrate pero cada una de ellas no tenía nada que ver con las otras. Así, las Arrates acudieron a misa primero, y para el mediodía ya estaba listo el siguiente evento. El edificio que albergaba el hotel Krabelin acoge desde hace pocos meses una congregación de religiosas, y este fin de semana celebraron su inauguración. El Santuario acogió la consagración del nuevo convento de las Madres Carmelitas Samaritanas. Además de la decena de religiosas que han convertido Arrate en su hogar acudieron también varias decenas de compañeras llegadas de otras localidades. Llamó la atención la música de las guitarras en una misa que fue oficiada por el obispo José Ignacio Munilla, que se encontró con la protesta del colectivo feminista local a su entrada.

Música en la Cruz

Cada 8 de septiembre la imagen de la Virgen de Arrate se lleva hasta la Cruz, desde donde puede contemplar el núcleo urbano de Eibar. Hasta ese mismo punto se acercaron este fin de semana los integrantes del Orfeón Debabarrena, que escogieron este paraje para ofrecer un concierto. Parte del público se acomodó en las sillas pero también se dispersó entre el talud y las escaleras de la propia Cruz.

Fue una experiencia diferente a lo habitual en los conciertos que se celebran en recintos cerrados. A pesar de que el sol dejó de calentar Arrate, coralistas y público disfrutaron de un concierto que sirve de prueba de cara a la visita que el Orfeón hará a Segovia.

Temas

Eibar

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos