Dos alternativas para el mercado de Ipurua

El Centro de Salud Pública de Ipurua se trasladó al Hospital y esto ha supuesto que se busquen otros usos al inmueble./Félix Morquecho
El Centro de Salud Pública de Ipurua se trasladó al Hospital y esto ha supuesto que se busquen otros usos al inmueble. / Félix Morquecho

El PSE plantea construir apartamentos de alquiler para jóvenes, mientras que Irabazi propone habilitar un centro de acogida para transeúntes

ALBERTO ECHALUCE

El antiguo mercado de Ipurua ha quedado sin uso después de que el Centro de Sanidad Pública se trasladara al Hospital de Otaola. Desde el PSE se plantea la construcción de apartamentos de alquiler para jóvenes, mientras que Irabazi plantea habilitar un centro de acogida para 10 personas. La reutilización del inmueble, cerrado en estos momentos al pasar sus actividades al nuevo Hospital, es un asunto que se está valorando ahora, dentro del presupuesto de este año.

En principio, el equipo de gobierno socialista trata de llevar a cabo la firma de un convenio con el departamento de Vivienda del Gobierno Vasco por el que se cedería el inmueble de Ipurua para la construcción de apartamentos. Éstos estarían destinados a alquileres para jóvenes. El amplio número de solicitudes de jóvenes con el objetivo da emanciparse -un total de 52-, plantea la necesidad de ampliar el número de apartamentos para este colectivo. «Planteamos ceder el edificio al Gobierno Vasco, para que lleve a cabo un proyecto de construcción de viviendas. Desconocemos, de momento, el número de las que podría alojar».

El planteamiento del grupo Irabazi, en la oposición, es diferente. Desde este grupo proponen la construcción de un centro de acogida para transeúntes, con un espacio para 10 camas, comedor, baños y despacho del personal encargado.

Tras su supresión como Plaza del Mercado, el edificio fue reutilizado para diversos usos. La planta semisótano se adecuó para contener los vestuarios del personal de la brigada municipal, aspecto que hoy en día se mantiene y está perfectamente dispuesto y en uso.

Reutilizado para Sanidad

Junto a ello, la planta baja y el entresuelo se reformaron de forma integral para acoger el Centro de Salud Pública, ahora en el Hospital de Otaola. Así, la escalera que comunicaba la planta baja con la planta semisótano quedó anulada, independizando así ambos usos. Los puestos fueron tabicados en forma de despachos y se realizó un acondicionamiento global a nivel de instalaciones, además de construir una rampa para acceso de minusválidos. «No obstante, no ha habido modificaciones que alteraran su comprensión global como un gran espacio, manteniendo su esencia, con lo que podría servir también como centro de acogida», decían desde Irabazi. La superficie construida de la planta baja es de 260 metros cuadrados, y la del entresuelo de 147metros cuadrados. Dado que ha estado en servicio hasta hace bien poco, su estado de conservación es bueno, a excepción de algunos deterioros puntuales. «Posiblemente las instalaciones de calefacción, agua, y electricidad estén en buenas condiciones, lo que minimiza enormemente los trabajos par su utilización», señaló la edil de Irabazi, Maria Jesus Agirre. Todo ello hace plantear un presupuesto, en función de si se instala un equipamiento de cocina, de 30.000 a 40.000 euros. En el caso de no contarse con cocina sería entre 12.000 y 15.000 euros. «Las obras de acondicionamiento como centro de acogida serían mínimas, con leves reformas para habilitar los dormitorios, baños, pero con una amplia función social», decía Agirre.

Edificio de 1952

El edificio fue construido en 1952 por iniciativa del Ayuntamiento siguiendo el proyecto de Joaquín Domínguez Elósegui. Se trataba de un edificio exento destinado a mercado, ubicado al final del paseo comprendido entre dos hileras de bloques de viviendas protegidas, en la zona hoy en día conocida como Argatxa. Construido en hormigón armado y con forma rectangular en planta, su sección escalonada se adaptada al desnivel del terreno. El proyecto inicial contemplaba una planta semisótano con acceso independiente y 4 puestos, más una espaciosa planta baja que contenía 8 puestos organizados en torno a un gran espacio central. Sin embargo, se añadió una planta entresuelo en forma de U sobre estos puestos en el proceso de construcción. La cubierta sería en principio un tejado inclinado de pizarra. El estilo del edificio responde a un tipo de arquitectura propio de la Dirección General de Regiones Devastadas. Su fachada principal, organizada de forma simétrica, recuerda a la desaparecida Plaza del Mercado de Errebal, por el acceso a través de una escalera central que se bifurca en dos laterales, y por los grandes ventanales verticales que iluminaban el voluminoso espacio central. A modo de detalle, cabe también destacar el tratamiento exterior lateral norte, donde un reloj retro-iluminado corona la fachada.

Temas

Eibar
 

Fotos

Vídeos