Mónica Naranjo y Óscar Tarruella se divorcian tras 15 años de matrimonio

Mónica Naranjo y Óscar Tarruella, en Marbella el año pasado. /R. C.
Mónica Naranjo y Óscar Tarruella, en Marbella el año pasado. / R. C.

Se conocieron hace 16 años cuando él, policía catalán, acudió a atender un robo en casa de la cantante. Ahora se divorcian

I. IBÁÑEZ

El Twitter de Óscar Tarruella, el hasta ahora marido y representante de la cantante Mónica Naranjo (Figueras, Gerona, 1974), amanecía ayer con una simbólica rosa negra, sin textos. No hace falta mucho más para evidenciar lo que siente ante la noticia que se hacía pública ayer, su divorcio. La historia de esta pareja dura 16 años y no acaba aquí, ya que sentimentalmente dejarán de serlo, pero profesionalmente continuarán juntos. Se conocieron cuando ella estaba en horas bajas: se acababa de divorciar de su primer marido - el productor musical Cristóbal Sánsano, con quien estuvo 4 años- y lloraba la muerte de su hermano, fallecido con 29. Naranjo sufrió un robo en su casa y llamó a los Mossos d'Esquadra para informar del incidente. En su domicilio se presentó el agente Tarruella y a partir de ahí... Hubo química.

«Cuando 'Mon' y yo nos vimos por primera vez hubo una especie de flechazo, una energía 'karmática' entre nosotros», contaba el año pasado a 'Vanitatis' el policía catalán. Nacido en el País Vasco (Gernika, 1970) dejó el cuerpo -está en excedencia- para centrarse en su mujer. Se casaron en 2003 y se convirtió en su representante, creando la agencia Alaia Productions -que llevaba hasta hace poco a la cantante Edurne, entre otros-. Al poco, Naranjo adoptó al hijo que Tarruellas aportaba de su anterior relación, Aitor. «La madre biológica de mi hijo es muy buena persona pero no ha sido una madre al uso -explicaba al mismo medio-. Sentía que se le quedaba grande esto de la maternidad y eso que era más mayor que yo. Es un alma libre a la que le gusta viajar sin ataduras. En su momento y de mutuo acuerdo, me quedé con la custodia del niño, pero jamás ha habido mal rollo entre nosotros»

Hace solo dos años, Mónica Naranjo se confesaba ante María Teresa Campos sobre diversos aspectos de su intimidad: «Me gustaría volver a ser madre, pero no tengo tiempo para ello. Además, los hijos tienen que ser cuidados por los padres y no por niñeras. Ya tengo uno y me defino como una madre cojonuda. Mi hijo se ha criado conmigo, lo he llevado a todas partes, la mamá ha estado ahí, ni con niñeras ni hostias. Si yo no podía viajar, no viajaba. Ahora tendría que hacer lo mismo». También hablaba de su ahora ya ex en estos cariñosos términos: «Estoy muy enamorada de mi marido, celebramos San Valentín todos los días. Es una relación plena. Óscar es un pibón».

Ahora, la pareja ha emitido un comunicado conjunto en el que explican la nueva situación: «Nos dirigimos a ustedes para comunicarles que a partir de ahora nuestras vidas personales irán por caminos distintos. Esta decisión, meditada y de mutuo acuerdo, fue tomada desde el cariño y respeto que nos tenemos. En cuanto a lo laboral, seguiremos trabajando juntos, como venimos haciendo desde hace tantos años».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos