Moda

Moda primavera-verano 2019: un viaje por las tendencias en 10 claves con estilo

Los diseñadores internacionales renuevan el manual de uso de vestidos, chaquetas y accesorios /Johanna Ortíz
Los diseñadores internacionales renuevan el manual de uso de vestidos, chaquetas y accesorios / Johanna Ortíz

La temporada se resume en pequeños gestos capaces de dar un giro radical a cualquier look en cuestión de segundos

MARÍA CALVO

Inauguramos la primavera y con ella, damos la bienvenida a las nuevas propuestas de temporada. Es hora de poner en práctica a pie de calle lo que se presentó a modo de aperitivo hace unos meses sobre la pasarela. Por eso, arrancamos nuestro particular viaje a las tendencias cogiendo un avión a la playa paradisíaca que creó el inolvidable Káiser para su colección primavera-verano 2019. El genio de Chanel ideó para la maison una nueva forma de entender la elegancia a orillas del mar, en un combo de extremos con pantalones ciclistas y chaquetas de tweed. Dior recrea a las bailarinas de ballet clásico con vestidos ligeros y colores pastel, mientras que otros como Saint Laurent o Céline reviven el espíritu de décadas pasadas a base de glam, opulencia y paillettes. A efectos prácticos, rescatamos 10 tendencias que se dejan ver tímidamente en y que ya puedes adaptar a tu vestidor de cara a los próximos meses.

1. Lleva tu bolso al extremo

Esta temporada imperan los bolsos que se rigen por la ley del mínimo espacio. Jacquemus, el diseñador que el año pasado nos hizo soñar con un verano en la Provenza de pamelas XL, vuelve a la carga invirtiendo sus propios términos con unos bolsos tan pequeños que ya se les conoce como Barbie Bags. Desde influencers internacionales como Caroline Daur a cantantes patrias como Amaia Romero, han sucumbido a sus bondades. Siendo menos extremistas y más prácticas, lo cierto es que el legado de primavera tiende a reducir este accesorio a la mínima expresión para sacar, paradójicamente, el máximo partido a tu look.

2. En busca del romanticismo

Piensa en la campiña inglesa, en las novelas de Jane Austen o Emily Brönte y en un verano teñido de blanco. Automáticamente, viajamos en el tiempo hasta finales del siglo XVIII para rescatar volantes, calados y cuellos victorianos que ahora mismo adornan el rinconcito ordenado de las tiendas, esperando la llegada definitiva del buen tiempo. Firmas como Zimmermann tienen la culpa de enamorarnos cada temporada de la versión más romántica de unas blusas y unos vestidos, a menudo, inalcanzables. Una corriente a la que esta primavera también se han unido, para alegría del común de los mortales, las firmas low-cost.

3. Faldas lenceras

¿Recuerdas la falda animal print que el año pasado se hizo viral y conquistó los armarios más exquisitos? Pues bien, esta nueva temporada olvídate del estampado y apuesta por la falda lencera en su versión más minimal. El acabado satinado es la clave, y se remata con su elegante largo midi y con los colores más edulcorados del Pantone. Firmas como Zara y Musier Paris e influencers como Adenorah o Camilla Coelho te respaldan.

4. Vuelven los 90' con su pieza más controvertida

El legging es un diseño que no entiende de términos medios: o se ama o se odia. A algunas les pareció una broma de mal gusto cuando se empezó a ver en street-style hace un par de temporadas, algo que jamás regresaría de las peores pesadillas estilísticas de los años 90. Sí, esas prendas que imaginábamos solo a golpe de pedaleo sobre una bicicleta han vuelto de nuevo y, esta vez, para quedarse. ¿Cómo sacar partido a una prenda tan difícil? Las editoras de moda eligen a la blazer oversize como mejor aliada y el inolvidable Káiser lo imaginó para Chanel a pie de playa, con el largo por debajo de las rodillas y combinado con saharianas de tweed. Sin duda, una de las apuestas más femeninas.

5. Invitadas con volúmenes arquitectónicos

Ver esta publicación en Instagram

@ysl by @anthonyvaccarello

Una publicación compartida de Kaia (@kaiagerber) el

Si antes lo más voluminoso que podía llevar una invitada era una pamela de grandes dimensiones, ahora, la oda al extremo se extrapola a unos vestidos que bailan al ritmo de los años 80. Saint Laurent lo inyectó en el imaginario popular hace algunas temporadas y, finalmente, se ha instaurado como la tendencia a seguir, sobre todo, en los looks de invitada que quieran permitirse la licencia de no pasar desapercibidas. No pongas límite a unas buenas mangas a todo volumen y comprobarás todo lo que pueden hacer por tu look.

6. ¿Otra vez gabardinas? Sí, pero en formato 'oversize', por favor

La gabardina es, quizás, la prenda más clásica del vestidor y, sin embargo, la única con la capacidad de estirar sus propias posibilidades hasta el infinito cada temporada. Su afán de renovación nos sigue sorprendiendo con la llegada de la primavera a través de nuevas fórmulas de estilo. Las hay quienes apuestan por el estilo gabán, una prenda típicamente masculina, sin solapas y mucho más holgada. También existen quienes se arriesgan con los estampados escoceses a la vista. Sea cual sea tu opción, la única regla a seguir esta temporada apurar el largo casi a la altura de los tobillos y que su hechura sea oversize. Renovarse o morir es su lema.

7. La herencia de las clásicas perlas

Estas pequeñas esferas de nácar han salido de su zona de confort, la joyería, para formar parte de las prendas y accesorios de temporada, renovando así el concepto clásico al que suelen estar asociadas. Vestidos con tejido de red, mules con tacón midi, pendientes de aros, collares y bolsos… Todo es susceptible de ser cuajado de pequeñas perlas. Si no has sucumbido a su favorecedor efecto, aún estás a tiempo antes de que las conchas le tomen el relevo y conquisten el verano.

8. ¿Camisa larga o vestido camisero?

Ver esta publicación en Instagram

less is more. #caftaniifirenze #ss19 #soonavailable #dontmissout

Una publicación compartida de CAFTANII FIRENZE (@caftaniifirenze) el

Los vestidos de primavera merecen un capítulo aparte, ya que no se podría resumir su amplia variedad en un solo modelo. Sin embargo, podemos destacar como uno de los candidatos a conquistar las calles a esos vestidos camiseros que juegan a confundirse con camisas masculinas. Sabemos que son prendas infalibles de cara al buen tiempo, sobre todo, en su versión safari y ceñidas a la cintura con una lazada. Sin embargo, esta temporada se llevan sueltos, amplios y con colores neutros como el blanco o el azul celeste. Combínalo con un par de sneakers y comprueba el resultado.

9. El traje de chaqueta, ¿corto o grande?

El traje de chaqueta es una de esas combinaciones que hemos tomado prestadas del armario masculino para adaptarlo de mil y una formas a nuestra silueta. Si el dos piezas ya se ha instaurado de forma natural en nuestro vestidor, las nuevas tendencias dictan ahora una nueva vuelta de tuerca. De este modo, quieren mantener su esencia pero apuestan por llevarlo o con pantalón corto o en una o dos tallas más grande. ¿Te convence?

10. Estas sandalias de tiras no son como las demás

Ver esta publicación en Instagram

Lucy in CARRIE Red ❤️ Back-In-Stock on @netaporter

Una publicación compartida de by FAR (@byfar_official) el

Se llaman floss y han llegado para llenar de estilo los looks estivales. Su éxito radica en su simplicidad, en apostar por el siempre efectivo 'menos es más' y en unas tiras estratégicas capaces de estilizar visualmente las piernas. Se trata de unas sandalias con tiras que se entrecruzan en el empeine y en los dedos, encajando perfectamente con vestidos, faldas, pantalones o culottes.

Temas

Moda