Las mejores bloggers e influencers toman Barcelona y montan un señor escándalo

El diseñador de Ze García con las 13 influencers./E.C.
El diseñador de Ze García con las 13 influencers. / E.C.

Dulceida desborda todas las previsiones en la apertura de 080 Fashion, con una organización desastrosa, que deja a decenas de periodistas de todo el mundo en la calle

LUIS GÓMEZ

Era solo cuestión de tiempo, de muy poco tiempo, que las influencers y bloggers asaltaran las pasarelas. Algún día, es posible, tomarán también las portadas de las principales publicaciones de moda. Al tiempo. Caminan a toda velocidad y se dejan notar. Ayer tomaron la ciudad condal. Coparon los focos en la inauguración de 080 Barcelona Fashion 2018 y la armaron, pero no por lo esperado, que también. Un desastre de organización dejó a decenas de periodistas de todo el mundo a la intemperie. El desfile se les fue de las manos y, cuando quisieron arreglarlo, ya era tarde. No pudieron porque para entonces muchos asientos ya los ocupaban conocidos rostros televisivos, que accedieron al interior del Recinte Modernista de Sant Pau - parte de las instalaciones siguen funcionando como hospital- como Pedro por su casa y como el que va a una fiesta. Anoche parecía un psiquiátrico.

Antes del tumulto de la pasarela, se oyeron los gritos de reporteras -ganan por goleada las periodistas en estos certámenes- llegadas expresamente de Londres, Ciudad de México, Bogotá o Milán para el evento que abrió el diseñador local Ze García. Dio igual. El aforo se llenó en cuestión de minutos y el escándalo alcanzó proporciones épicas. Más de un millar de profesionales de la comunicación, entre periódicos, radio, televisión, prensa especializada y revistas, están presentes en la vigésimo primera edición de la pasarela impulsada por la Generalitat.

Rocio Crusset, la hija de Mariló Montero.
Rocio Crusset, la hija de Mariló Montero.

Sin embargo, un importante número se quedó sin poder ver a las estrellas de la noche. «Aquí está todo Barcelona porque está Dulceida», lamentó otra compañera llegada de París. Después de esperar más de una hora con la acreditación en las manos, la organización dio con un palmo de narices a periodistas que no daban crédito al plante. «Hostia puta, joder, que vengo de México. ¿Para qué me han hecho venir aquí», denunció. A la pobre muchacha solo faltó llamarles pendejos. «Yo de aquí no me muevo», amenazó la responsable colombiana de una agencia experta en contenidos digitales. «Muy lamentable», criticó, mientras a lo lejos se oían las canciones del desfile. «Tiene toda la pinta de ser Benjamin Clementine, ¿no?», preguntó Silvia, natural de São Paulo.

Con trato de estrellas

La expectación que levantan bloggers e influencers es brutal. Las interesadas saben lo que se traen entre manos. Debe de ser mucho. Huelen el negocio y son conscientes de que alguna de ellas podría dar el pelotazo y quedarse con el puesto de modelo. Si muchas a nivel internacional se han convertido en las niñas mimadas de las grandes firmas del lujo mundial -pongamos por caso la italiana Chiara Ferragni o Kendall Jenner-, por qué no pueden ser ellas las próximas. En Cataluña se masca más 'procés' que el político. El de la moda tiene mucha miga. Se está discutiendo la primacía de un modelo. Ni más ni menos. Quién corta el bacalao en las pasarelas, de eso es de lo que se habla. ¿Qué las puede frenar? De momento, el tiempo juega a su favor. Las conceden tratamiento de estrellas y eso, indudablemente, crea una especie de adicción.

Es normal que más de una (los hombres aquí lo tenemos crudo) ande con el pavo subido. Las ríen todas las gracias y encima las aplauden.

Jessica Goicoechea.
Jessica Goicoechea.

Pero deben andarse también con cuidado. Se enfrentan a un monstruo que corta cabezas. Se han ganado, posiblemente de forma merecida, una fama de interesadas por moverse solo por la pasta. De pedir grandes emolumentos (o solo ropa) por dar un 'like' a las firmas de moda que pretenden engatusar.

Para seguir, entre otras cosas, luciendo sus prendas. Su vida, vista desde fuera, parece muy atractiva. Muchas, a base del millennial 'me gusta', van de punta en blanco, sin pasar por caja. A muchas, es de todos sabido, las regalan de todo y han pensado que ancha es Castilla. Veremos si la experiencia de Barcelona, donde se estrenaron como modelos, les ayuda. Por lo visto ayer, mucho, aunque se ganaron, sin quererlo, su legión de detractores.

Pero también de entusiastas, porque las aplaudieron a rabiar. Y eso que las luces se apagaron casi media hora más tarde de lo previsto por la gente de más que llenaba el recinto y que algunas protagonistas se pusieron a la defensiva. Laura Escanes, la mujer del presentador televisivo Risto Mejide, planteó el peor de los escenarios. Llevaba días advirtiéndolo a través de su cuenta de Instagram, antes de posar con el trasero al aire: «Si me caigo, me meo encima o hago la croqueta, que sepáis que será para darle emoción y regalaros memes», anunció. No llegó la sangre al río.

Laura Escanes, la mujer del presentador televisivo Risto Mejide, en la pasarela.
Laura Escanes, la mujer del presentador televisivo Risto Mejide, en la pasarela.

La chavala, con mucho estilo, superó la prueba. Ya no es que no se bajen de la red. Tampoco de las pasarelas. Las recolectoras de 'likes' gustan y se gustan. Y buscan más seguidores que nadie. Las tendencias caducan, ¿caducarán ellas? Quién sabe. Por lo visto anoche, en la colección de Ze García, las 13 influencers más relevantes de la generación millenial española - Dulceida, Jessica Goicoechea, Marta Lozano, Laura Escanes, Marta Riumbau, Michelle Salas, Inés Arroyo, Patry Jordán, Gigi Vives, Ángela Rozas, Nina Urgell, Carla Hinojosa y Maria Pombo- tienen cuerda para rato. Arrastran a más de 9 millones de seguidores en sus redes sociales. Pero destaca, especialmente, Aida Domènech, más conocida como Dulceida. Ganó por goleada. Es verdad que jugaba como local, pero el no necesitó ninguna ayuda arbitral. Se basta solita para triunfar, aunque muchos periodistas se quedaran con ganas de verla.

Dulceida, en la pasarela.
Dulceida, en la pasarela.
 

Fotos

Vídeos