La adjunta a la directora de 'Vogue' Italia, contra las bloggers en Instagram

Sara Maino Sozzani ./fernando Gómez
Sara Maino Sozzani . / fernando Gómez

«Hacen mucho daño al decir lo que la gente debe llevar», asegura Sara Maino Sozzani, de visita en Bilbao

LUIS GÓMEZ

Sara Maino Sozzani es la adjunta a la dirección de la edición italiana de 'Vogue' y se dedica a identificar nuevos talentos en el mundo de la moda. Ha mamado el mundo del diseño. Es sobrina de la difunta Franca Sozzani, directora de 'Vogue Italia' durante casi treinta años y una de las pocas figuras realmente influyentes en la moda, e hija de Carla Sozzani, dueña de Corso Como, tienda de culto. Ayer presidió el jurado de la sexta edición del concurso internacional Bilbao Art&Fashion.

¿Hay todavía espacio para diseñadores emergentes?

– Por supuesto. El mercado está muy saturado en este momento, pero el mundo es grande y hay muchos talentos. Hay espacio para ellos y hay que apoyarles.

¿No es frustrante que míticas casas como Gucci, Chanel, Dior o Balenciaga marquen la moda contemporánea cerrando el paso a las nuevas generaciones?

– Para nada es frustrante. Son marcas históricas y es bueno que hagan esto. Hay que reparar en la parte económica. Dan trabajo a muchas personas, pero, es verdad, hay que pensar también en las nuevas generaciones.

¿Entre los consumidores pesa más el nombre de la marca o el de los diseñadores que la producen?

– Claro que el nombre sigue siendo importante y seguirá siéndolo, pero las cosas están cambiando mucho. La economía, los medios de comunicación, las redes sociales... Y, además, hay algo más.

¿Qué es?

– La sostenibilidad. Los más jóvenes se centran también en la calidad, pero están muy interesados en con qué y cómo confeccionar las prendas. Quieren cumplir las normas.

A la búsqueda, desde hace 12 años, de futuras estrellas del diseño, ¿cómo detecta el talento?

– Lo más importante cuando veo a un diseñador es que posea un mensaje que transmitir, una declaración de intenciones. Que sea muy fuerte en su ADN.

¿J. W. Anderson, director creativo de Loewe, es su gran hallazgo hasta el momento?

– Ja, ja. Nunca digo que descubro a diseñadores. Yo los encuentro y les pongo bajo los focos en el momento adecuado. J. W. Anderson es un ejemplo. También Sophia Webster, Simone Rocha y muchos más.

¿Las grandes revistas de moda siguen siendo igual de influyentes que antaño o ya no son lo que eran?

– 'Vogue' es 'Vogue', evidentemente. Es una revista que está en proceso de evolución porque el mundo está cambiando. La revista siempre tendrá influencia.

¿Siguen cortando cabezas?

– ¿Qué quiere decir con 'cortar cabezas'?

Si siguen arruinando carreras con sus críticas.

– ¿Desde la revista?

Sí.

– ¡Nooo! Nunca tendría poder para destruir una carrera. Cuando enjuicio a diseñadores, lo hago desde una perspectiva constructiva. Es fundamental.

¿Cómo se le queda el cuerpo cuando hace una crítica demoledora?

– Ja, ja. Bueno, yo soy muy apasionada. Intento forzar a los modistas que hagan lo mejor. Si un diseñador viene y me muestra su trabajo, significa que cree en lo que ha hecho. Eso, de partida, está bien, me guste o no a mí. Yo nunca decido según mis gustos. Me alejo de eso.

¿Por qué?

– Cuando no me gusta algo les hago preguntas del estilo '¿Tú crees que está bien?' '¿La gente lo comprará? '¿Alguien se pondrá estas prendas?' '¿Tiene calidad?' '¿Es muy caro' Digamos que les fuerzo a entender todas estas cuestiones. Bueno, yo siempre quiero ser objetiva. Criticar sin razón es la cosa más fácil.

¿Aspira algún día a llegar a ser lo que fue su tía, Franca Sozzani, directora de 'Vogue Italia'?

– Ella me enseñó todo y ahora tengo el deseo de seguir haciendo lo que he empezado. Me ilusiona 'Vogue Talents'. Mi deseo es cumplir todos los proyectos que hizo ella.

¿Prefiere trabajar la moda desde la redacción de una revista que vendiéndola como hace su madre en su tienda de culto de Milán?

– La industria de la moda es tan creativa... Me gusta trabajar en ambos lados. Caminan juntos de la mano.

¿Qué es más difícil?

– En este momento... ¡vender!

¿Los más jóvenes han perdido pasión por la moda?

– No lo creo. Me fascinan las energías de las nuevas generaciones. Por eso hago el trabajo que hago. Viajo por todo el mundo y veo a diseñadores apasionados que creen en el sueño. Me hacen sonreír cuando me escriben correos electrónicos. Les digo 'tienes que creer en lo que haces'. Les animo siempre a que sigan haciéndolo.

¿Tiene blog?

– No.

¿Por qué?

– No soy una persona a la que le gusten los focos.

Sin blog no se es nadie hoy en la moda.

– Bueno, pero yo no soy todo el mundo.

¿Las bloggers han llegado para quedarse?

– Algunas, unas cuantas.

¿Los consumidores necesitan guías para asesorarnos?

– Las redes sociales han ayudado mucho, pero han creado también bastante confusión. Hay muchas personas que no saben tomar sus propias decisiones sin mirar a otras. Por eso Instagram está provocado tanto daño.

Pero, ¿por qué?

– La gente debe pensar lo que tiene que elegir y no lo que las bloggers le digan lo que tiene que hacer.

¿La moda es conservadora o progresista?

– Progresista. Ja, ja.

Según se mire, ¿es bella pero también fea?

– Hermoso o bello... Si ves algo feo significa que es algo interesado y que te ha estimulado a pensar que es feo

Su tía marcó historia. Participó en la creación de las top models de los 90, se atrevió en 2008 con un número dedicado a las modelos negras y llevó a las portadas a mujeres de tallas grandes. ¿Es la moda un arma política?

– Eso pensaba ella. Se comunicaba a través de imágenes. Enseñó que la moda no sólo consistía en mostrar cosas bonitas y acudir a fiestas. No va solo de esto. Tiene un componente social porque afecta a las personas. Yo opino lo mismo.

¿Cuál es el nombre del modista que no deberíamos olvidar y está llamado a consagrarse?

– Nunca me gusta dar nombres, pero en Italia Marco de Vincenzo está funcionando realmente bien. En Reino Unido Charles Jeffrey Loverboy es un joven muy interesante. Pero hay muchos.

Bilbao Art&Fashion

La sexta edición de Bilbao Art&Fashion coronó ayer a Gabriela Grajales ganadora en diseño de vestuario. Jimmy Junichi se llevó el apartado de complementos y Eneko Iturbe se impuso en la sección de mejor diseñador vasco.

Temas

Moda
 

Fotos

Vídeos