La mano tonta de Enrique Iglesias

Enrique se fotografía con un grupo de fans. /AP
Enrique se fotografía con un grupo de fans. / AP

Al cantante le llueven las críticas por haber manoseado el trasero de Celia Chávez, su telonera

Arantza Furundarena
ARANTZA FURUNDARENA

A este paso a Enrique Iglesias acabarán apodándole Enrique 'Ingle-sias' por su afición a los asuntos de... 'el arco del triunfo'. Aunque antes tendrían que haberle puesto ese mote a su padre, el infatigable Julio. Lo cierto es que Enrique, como Casanova, está muy lejos de alcanzar a su progenitor. Pero él no para de hacer oposiciones... Y lo triste es que las acaba suspendiendo casi todas. Las críticas no paran de lloverle estos días por su actitud en un reciente concierto que ofreció en Durango (México). Enrique manoseó descaradamente el trasero de Celia Chávez, su telonera, y no contento con eso se abalanzó sobre una de sus fans y le estampó un beso largo en la boca, sin pedirle previamente permiso.

Chávez no se ha quejado públicamente y la fan, por la sonrisa que puso después del beso, parece haber quedado encantada. Pero a los detractores de Enrique eso les da lo mismo. Lo que les parece intolerable es que el cantante dé por conquistada a cada mujer que se le acerca. Lo acusan (no sin algo de razón) de prepotente y machista. Consideran que su conducta es una falta de respeto hacia su pareja, la tenista Anna Kournikova. Y ven como un agravante el hecho de que ahora tenga dos bebés a su cargo. «Su actitud -razonan- no es la de un padre responsable».

Indiferente al chaparrón, el cantante ha colgado el vídeo del beso en su cuenta de Instagram con un mensaje que dice: «Gracias Durango, por todo vuestro cariño!». En la secuencia se ve cómo Enrique, finalizado el concierto, trepa a una de las vallas de protección para acercarse a una seguidora aupada a hombros entre una marea de chicas vociferantes que extienden sus brazos hacia su ídolo. La fan, móvil en mano, parece dispuesta a conformarse con un 'selfie', pero él la coge por el cuello y le da algo más que un 'piquito' en los labios. A lo que ella responde agarrando también la cara del cantante entre los aullidos de regocijo de las presentes.

Iglesias, sin embargo, no ha difundido en sus redes el vídeo del manoseo al trasero de Celia Chávez, que ya es viral en YouTube. Ella, tampoco. La «minúscula pero poderosa cantante» de Seattle, tal como se define a sí misma, actuó de telonera de Enrique y luego protagonizó con él un baile a lo agarrado en el que el cantante, en plan Cipriano, aprovechó para bajar más la mano y manosear la retaguardia de Chávez e incluso subirle la falda de forma un tanto grosera. «No es la primera vez que Enrique y Celia bailan así, es un juego entre ellos», argumentan sus fans. Lejos de justificarse, Iglesias sigue centrado en la promoción de su nuevo 'single', que curiosamente se titula 'I don't dance' (Yo no bailo). «Lo mío es otra cosa», le falta añadir.

A una fan la besó en la boca sin consentimiento previo

Enrique abraza a Celia durante el concierto.
Enrique abraza a Celia durante el concierto.

La supuesta ofendida, Anna Kournikova, ni se ha dado por enterada. Al menos, públicamente. Sus redes están consagradas a sus dos mellizos, Nicholas y Lucy, de ocho meses, al entrenamiento físico que la mantiene esquelética y a las incontables travesuras de sus perros... Igual que su chico, está ya curada de espanto. Como ídolo mundial, Enrique se ve obligado a surfear una ola de histeria. «¡No soy maricón, pero te quiero y te amo!», le gritó hace poco un seguidor en una firma de discos... Muerto de risa, el cantante solo acertó a responder: «Tengo los mejores fans del mundo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos