Loris Karius, un tipo de moda

Loris Karius./Instagram
Loris Karius. / Instagram

El protagonista de la final de Kiev por sus clamorosos errores adora los tatuajes y la ropa de Balmain y Lanvin

Luis Gómez
LUIS GÓMEZ

Loris Karius, el triste protagonista de la final de Kiev, es un tipo elegante. Puede que no lo fuera el pasado sábado, cuando el Real Madrid levantó su decimotercera orejona gracias a sus manos blandas, pero el portero alemán es un dandi al que le mola el estilo. Si bajo la portería acaparó todos los flashes por sus groseros fallos, en la moda rara vez le meten un gol. Es un habitual de los desfiles de moda de Paris. Suele ocupar los mejores lugares cuando la pasarela presenta lo último de Lanvin y Balmain, sus marcas favoritas. Karius persigue como los mejores delanteros las tendencias más fashion.

Los editores de moda sostienen que Karius ha venido a sustituir a David Beckham y Xabi Alonso como los futbolistas mejor vestidos del vestuario. Desde que llegó a la Premier League, el revuelo formado por la unanimidad sobre su atractivo y sus múltiples escarceos amorosos ha superado al relacionado con sus paradas. Puede que su rendimiento fuese desgraciado ante el Madrid, pero en las tiendas más exclusivas es óptimo. La prensa británica tiene constancia de sus millonarias compras en las boutiques más lujosas. Le ponen a la altura de jugadores como Dele Alli, la gran promesa del fútbol británico, Memphis Depay o Daley Blind.

Con solo 24 años, el guardameta del club inglés, que ha recibido amenazas de muerte por las redes sociales -ha pedido disculpas después de sus terribles errores-, es un joven al que le gusta ejercer de eso: de joven. Lleva marcado en su piel 19 tatuajes. Y puede que la cosa vaya a más.

Pese a recibir escaso apoyo de sus compañeros del Liverpool, Karius fue consolado por su novia, Pamela Rief, una gurú de las redes sociales que cuenta con más de tres millones de seguidores en Instagram, donde publica temas sobre alimentación, ejercicio físico y moda. Además de la ropa más vanguardista -la firma Balmain no es precisamente un dechado de discreción-, el guardameta alemán adora los perros. Sube frecuentemente a las redes sociales imágenes con 'Bansky', un husky de ojos azules, tan claros como los suyos. Y para olvidar su penosa actuación, cuenta los días que le quedan para coger un avión y tomar rumbo a Miami, donde pasará sus vacaciones. Quién sabe si allí, en su playa favorita coincide con el actor Leonardo Di Caprio, el personaje con el que ha confesado que querría cenar. Quién sabe si para olvidar la pesadilla que desde el sábado vive este portero con pintas de modelo.