Daphne Selfe, espléndida a los 90

Daphne, fantástica durante una sesión de fotos./R. C.
Daphne, fantástica durante una sesión de fotos. / R. C.

La modelo en activo más anciana del mundo va a ser condecorada por Isabel II. «No pienso en retirarme»

I. CUESTA

Dentro de unos meses, cuando Isabel II haga entrega de las Distinciones de Honor que la reina británica concede anualmente, la increíble melena plateada de Daphne Selfe (Inglaterra, 1928) ondeará por los pasillos del palacio de Buckingham. La modelo, que el próximo mes de julio soplará 91 velas, es una de las personalidades a las que la monarca homenajeará este año. Junto a Christopher Bailey, el joven y exitoso presidente y ex director creativo de Burberry; la también modelo Twiggy, la escritora Margaret Atwood y la actriz Thandie Newton, Daphne será condecorada por su aportación a un mundo al que lleva ligada desde que tenía 20 años.

De hecho, apenas había empezado a trabajar en los grandes almacenes Heelas de Reading cuando alguien la vio, se fijó en ella y la propuso ser portada de la revista 'Reading & Berkshire Review'. A partir de aquel día, la modelo más anciana del planeta solo dejaría de posar durante el tiempo en el que su marido estuvo enfermo. Casi una década en la que Daphne se dedicó a cuidarlo. Hasta que en 1997, poco después de quedarse viuda, la llamaron para participar en un desfile benéfico y ella acudió sin saber que aquel día volvería a iniciar un camino que la colocaría de nuevo entre las grandes tops del planeta. Aquella noche, una periodista de 'Vogue' le propuso posar en una sesión de fotos en la que varias modelos representarían diferentes edades. «Yo simbolizaba la vejez», ha comentado recordando aquella época. Hoy, una agencia importante se encarga de guiar sus pasos por el vertiginoso mundo de la moda que dice no estar dispuesta a abandonar por mucho que hayan cambiado las cosas. «Cuando comencé como modelo siempre tenía que llevar guantes, bolso y zapatos a juego, sacados de mi propio armario. También teníamos que maquillarnos y peinarnos nosotras mismas. Nos enseñaban etiqueta, cómo comportarnos en la mesa o cómo salir de un coche sin enseñar nada», ha contado. Madre de tres hijos que tienen entre 50 y 60 años, y abuela de cuatro chavales que no esconden lo orgullosos que están de ella, aún le queda cuerda para rato. «No pienso jubilarme».

 

Fotos

Vídeos